FIRMAS INTERNACIONAL SOCIEDAD

ANÁLISIS | Hegel y Black Lives Matter

"Viendo el otro día el vídeo del asalto a una mansión colonial de Missouri y a su rubia dueña enfrentándose armada al populacho..."

EBFNoticias | Cosme de las Heras | elmanifiesto.com  | Viendo el otro día el vídeo del asalto a una mansión colonial de Missouri y a su rubia dueña enfrentándose armada al populacho cual María Antonieta rediviva, pero esta vez no dejándose guillotinar, la evocación no podía ser más clara: estamos ante una nueva revolución de la canaille contra la civilización.

Black Lives Matter es un movimiento marxista que plantea la misma vieja dinámica proletariado-burguesía, pero, en esta ocasión, este nuevo «proletariado» goza de una cualidad que hace que todo sea muy distinto de lo que solía ser.

Marx postuló su dialéctica desarrollando la triada dialéctica de Hegel, cuyo primer momento (Tesis) se corresponde con el estar en sí. Es el momento de la posición abierta a la inmediatez y situada en la indeterminación: la revelación del aspecto abstracto que es accesible al entendimiento; el ser es visto como identidad, pero no en su totalidad.

Ocurre entonces que, haciendo uso de la razón, lo que está en sí sale de sí y se niega a sí mismo en lo otro, llegándose así al segundo momento (Antítesis) que se corresponde con el ser para sí. Se produce la negación o contradicción del primer momento, provocándose una autoescisión, una alienación u objetivación.

El tercer momento (conocido como Síntesis) se corresponde con el ser en y para sí: el Ser real, la Totalidad que ha sido alcanzada por la razón. Se llega a la superación (que no a la negación) de la antítesis, y, en definitiva, a la autorreconciliación del ser.

Pero hete aquí que Hegel no incluía a los pueblos subsaharianos dentro del movimiento dialéctico ya que consideraba que se trataba de pueblos ahistóricos. Esto tendría unas consecuencias gravísimas en caso de una hipotética victoria de Black Lives Matter liquidando la tesis de nuestro Ancien Régime.

Con la implicación de masas subsaharianas, la dinámica dialéctica no podría generar nada, no saldría de ahí ninguna antitética I República Francesa ni ninguna síntesis napoleónica. El movimiento histórico se vería detenido, Todo el Devenir se vería absorbido en un gigantesco agujero negro temporal, haciendo desaparecer no sólo al mundo occidental, sino al Universo entero.

Como metáfora, podemos ver una dramática diferencia entre el Monolito Vigeland, en Noruega, representando al río de la vida…

...y un hipotético reemplazamiento por un tótem 
africano, que muestra un mundo estático...

 

Precisamente, Arthur Schopenhauer, quien fue un gran estudioso de la energía en flujo del mundo, y a la que llamó Wiile zum Leben, escribió:

La civilización y cultura más grande, aparte de los hindúes y egipcios, se encuentra exclusivamente en la raza blanca; ya que la necesidad es la madre de la invención, porque todas las tribus que emigraron pronto hacia el Norte, y ahí se volvieron gradualmente blancas, tuvieron que desarrollar todas sus capacidades intelectuales e inventar y perfeccionar todas las artes en su conflicto con la necesidad.

Black Lives Matter cree que sobre las ruinas del Viejo Mundo construirá uno nuevo, pero desgraciadamente se equivoca. Lo que llegará será la implosión cósmica. ¿Puede esta certeza hacer reflexionar a todo el movimiento para que detenga su caos, y sus miembros, incluidos sus partidarios blancos, abandonen Europa rumbo a la bella Sabana africana, a vivir la vida del bon sauvage, lejos del malvado hombre blanco?

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario