FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Seguridad en alojamientos | Salvador García Llanos

Ya hay distintivo: ‘Alojamiento seguro’. La patronal Hostelería de España puso en marcha el proyecto denominado Hostelería segura, al que se ha unido la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT), que consiste en la confección de un sistema integral que habrá de acreditar que alojamientos, bares y restaurantes han completado una formación integral en el marco de los protocolos del ministerio de Sanidad para evitar los posibles contagios de las COVID-19. Ese será su distintivo, ‘Alojamiento seguro’. En los tiempos que corren, será indispensable.
Pensemos en que hay más de trescientos quince mil locales de hostelería en nuestro país. Su funcionamiento interior, sus prestaciones, la calidad de sus servicios deberán cumplir con parámetros de seguridad. Luego será necesario completar una formación específica para aplicar las medidas que sean exigidas para prevenir o reducir los contagios. Entre estas medidas, figuran las recogidas en las ‘Directrices y recomendaciones’ elaboradas por Hostelería de España y CEHAT con sus asociaciones territoriales, grandes cadenas hoteleras asociadas y el Instituto Tecnológico Hotelero (ITH), en coordinación con el Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE), a petición de la Secretaría de Estado de Turismo, cuya guía fue publicada el pasado 10 de mayo por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, tras su validación por parte de Sanidad.
La nueva realidad –mejor expresión, nos parece, que la nueva normalidad- pasa por recuperar la confianza de usuarios y consumidores en todos los ámbitos. El sector servicios, en su conjunto, no se iba a quedar atrás. Siempre se habló, especialmente en el marco de la Unión Europea (UE), de las exigencias de clientes y turistas. Ha llegado la hora de comprobar que las mismas tendrán que ser correspondidas. No es para tomárselo a broma, se acabó el estilo compadre si se quiere un uso público seguro.
Pero no solo están obligados los propietarios, arrendatarios, promotores y empleados de los establecimientos –a quienes, en todo caso, va dirigido el citado sistema- sino que clientes y visitantes deben ser conscientes de cómo habrán de comportarse, de lo que se les va a pedir, de cuáles deben ser sus previsiones y sus respuestas.
‘Alojamiento seguro’, pues, tiene que ser la señal transmisora de fiabilidad, el fruto de una conciencia y de un trabajo que, además de exigente, se orienta al beneficio colectivo. Los establecimientos que se incorporen habrán de firmar una declaración responsable de compromiso con el cumplimiento de los requisitos de limpieza, salud e higiene necesarios para una ‘hostelería segura’, que permita aportar confianza a trabajadores y clientes durante su estancia en el local.
Esta iniciativa, además de ofrecer la acreditación de ‘Hostelería, alojamiento, bar o restaurante seguro’, incluye un ‘pack’ integral de servicios y productos que facilitan el cumplimiento de los requisitos en las sucesivas fases de desecalada, la actualización constante de la normativa, un seguimiento de los requisitos de establecimiento seguro y un asesoramiento sobre diferentes aspectos que permitirán impulsar la reactivación del negocio.
La CEHAT ya ha adelantado que este sistema integral engloba un curso de formación para responsables de empresa y trabajadores; un manual de medidas para empresa y empleados; un distintivo acreditativo de ‘Hostelería segura’ que demuestre que la empresa ha recibido la formación necesaria para adaptarse a la legislación; un listado de comprobaciones sobre la propia empresas y el trabajador y la señalética para las zonas de trabajo, de clientes y zonas comunes así como actualización de normativa referida a la COVID-19.
Está claro: hay que velar por alojamientos seguros. Un compromiso importante de la nueva realidad.
Día 74 de la alarma
Lo escribimos días pasados. Flaco favor hacen quienes abandonan plásticos, mascarillas y guantes en cualquier rincón, en cualquier lugar. Se ha repetido hasta la saciedad lo de evitar factores de riesgo de contagio y… como si nada. Por eso es procedente que responsables del Ayuntamiento del Puerto de la Cruz hayan tomado la iniciativa para tratar de corregir estas actitudes. Pese a la ejemplaridad mostrada por la gran mayoría de la población, que está cumpliendo de forma responsable con las recomendaciones, el consistorio alerta de que se está detectando un incremento de este tipo de residuos en las inmediaciones de lugares como supermercados, centros de salud y paradas de guagua, y advierte de que la situación se agrava con la acción del viento, que en muchos casos esparce estos elementos por el resto de la ciudad hasta hacerlos llegar a zonas costeras. Se daña el entorno, se deteriora la imagen de la ciudad y se genera una carga de trabajo adicional que podría evitarse.
La concejala de Bienestar Comunitario, Flora Perera, insiste en la necesidad de deshacerse de forma adecuada de estos elementos desechables y aprovecha para recordar la importancia de la separación en origen de los residuos a efectos de su reutilización. Por eso, insiste en que se debe depositar el material de protección individual de un solo uso, como mascarillas y guantes, en los contenedores de fracción resto (de color verde) para contribuir a mantener las medidas de seguridad contra la expansión de la COVID-19 y proteger el medio ambiente. “No se debe relajar las medidas”, señala.
Tertulia en Cope Tenerife, con Jaime Hernández y Carlos Tarife, bajo la moderación de Guillermo García Savedra que plantea con preocupación el repunte de la emigración irregular y los problemas a la hora de ser atendidos, incluso por carencia de espacios apropiados. Coincidimos en la necesidad de una política de emigración por parte de la Unión Europea (UE) cuando, en directo, aportamos la noticia: España tendría acceso a ciento cuarenta mil cuatrocientos cuarenta y seis millones de euros del fondo de recuperación propuesto por la Comisión Europea para relanzar la economía tras la pandemia. Así, España sería el segundo país más beneficiado de este fondo, por detrás de Italia. En total el ejecutivo comunitario plantea a los Estados miembros de la Unión un plan de reconstrucción de setecientos cincuenta mil millones de euros que sería canalizado sobre todo a través de subsidios.
Después, despedida a Roger Montes de Oca Baeza en la Peña de Francia. Amigos y compañeros, a algunos de los cuales no saludábamos desde antes de la pandemia. Notable cumplimiento de las indicaciones sobre la distancia física, en claro contraste con unas imágenes que vimos luego en el Telediario relativas a un sepelio en Guía de Isora, tras las que el Ayuntamiento sureño hubo de pedir perdón.
Por la tarde, reunión de la directiva de la Asociación de la Prensa de Tenerife. El trayecto hasta Santa Cruz nos parecía de otra época, tantas fechas sin hacerlo. Tráfico fluido, por cierto. Como al regreso, cuando el sol atraviesa los bancos de calima y deja una puesta muy atractiva.
Reaparece aquella voz de barítono invisible del edificio vecino, ¿la recuerdan? Los ecos de la crisis en la Guardia Civil no se apagan. Solo que muchos de aquellos que tildaron a los jefes destituido y dimitido de colaboracionistas y entregados al Gobierno son los mismos que ahora ponderan su actuación. Qué facilidad para pasar de un lado a otro. Esta pandemia también trastorna y hace florecer las contradicciones.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario