FIRMAS

OPINIÓN | Maduro, candelita que apagas, candelita que se te vuelve a prender… | Eduardo Guerra B.

Hugo Chávez se regodeó más de una vez gritando en cadena nacional por televisión, una frase que más o menos decía así: “Candelita que se prenda, candelita que apago…”, refiriéndose a las protestas sociales y políticas, que fueron y han sido muchas en estos veintiún años de dictadura.

Y en efecto, apagó muchas candelas a lo largo de su mandato, asesinando gente, políticos, civiles inocentes, militares disidentes, estudiantes, apagó la esperanza y el futuro del país. Su sucesor, el dictador Maduro siguió el trabajo y demostró que es muy bueno en eso de reprimir y apagar vidas.

Pero a medida que arruinaron el país y se les acabó la época de las vacas gordas, las candelitas se les están convirtiendo en fuegos enormes que amenazan con sacarlo del poder.

El pasado fin de semana le explotó un gran incendio con la guerra entre carteles por el control del pueblo de Paraguaná, en el estado Falcón. El operativo de EE.UU decomisó recientemente tres toneladas de droga en Curazao, poniendo en apuros a los narcos que en Venezuela habían negociado con militares de la base naval, Juan Crisóstomo Falcón, el paso libre al pueblo pesquero de Carirubana.

En esta pelea se dice que también esta involucrado el gobernador chavista del estado Carabobo, Rafael La Cava, alias “Drácula”, quién funge como el socio y protector de estos narcos que ahora están a punto de caer. La Cava, es un excéntrico personaje que nunca ha simpatizado mucho con Maduro, de tal manera, que no sería extraño que la cúpula de Miraflores lo sacrifique y lo encarcele para hacerle creer al mundo, que el régimen castro-chavista si combate el trafico de drogas. Algo así como hizo Fidel Castro cuando mandó a fusilar al general Arnaldo Ochoa, héroe de la revolución cubana, quién pagó como chivo expiatorio las actividades de tráfico de drogas de la dictadura de los Castro.

A Maduro le harán falta muchos bomberos y mucha agua para poder apagar esos incendios que tiene activos en todo el país, y lo más grave, es que el pueblo ya no lo aguanta más, él tiene rabo de paja, algo muy combustible en este gran incendio que se le avecina.

Maduro, candelita que apagas, candelita que se te vuelve a prender… qué vaina…

 

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario