FIRMAS

OPINIÓN | La procesión de Venezuela va por dentro, y por fuera… | Eduardo Guerra B.

Tal como lo denotan las noticias de Venezuela que hemos leído esta semana, el grave problema del coronavirus no parará la Operación Tenaza, que los gobiernos del mundo que apoyan la libertad y la democracia en Venezuela, le están haciendo al dictador de Miraflores.

La  Campaña Naval Internacional de Lucha Contra el Narcotráfico, “Orión”, que se inició hace semanas, es un hecho palpable, tangible, que demuestra que el Pdte. Donald Trump está dispuesto a cumplir su palabra de desalojar el Castro-Chavismo-Madurismo en toda la región americana. Sin duda Maduro y sus 40 ladrones tienen que sentir miedo en el cuerpo. Bueno, el temor no solo lo estará padeciendo Maduro, también los gobernantes de Cuba, Nicaragua y México. Creo que hasta los otros carteles de la droga, también estarán pensando que es mejor salir de Maduro, para que los dejen tranquilos un tiempo.

La autoridades antidrogas del mundo saben que los traficantes son muy hábiles, y siempre van un paso adelante, si les cortan el espacio aéreo y marítimo del Caribe y el Pacífico, inventarán otras vías, por ejemplo las fluviales de Colombia y Venezuela, que son grandes y extensas. Pero creer que la “Operación Orión” es solo un plan antidrogas sería equivocarse. Los norteamericanos saben que sacando del juego a Maduro, los demás socios de la franquicia Castro-Chavistas pueden caer como piezas de dominó. Hamas, Hezbolá, las FARC, el ELN, Irán, China, Rusia y otros, también son objetivos…

Aparentemente, Trump neutralizó las acciones de los rusos en Venezuela con el acuerdo de la OPEP de bajar la producción petrolera, y aunque los rusos hagan declaraciones a favor de Maduro, por intermedio de funcionarios de tercera categoría, el efecto de anestesia es real.

Por otro lado, las recientes declaraciones de Trump donde le advierte al gobierno chino,  “No estaré contento” por el apoyo que le dan a Maduro, indican que la tensión es constante, a ver quien aguanta más, el dictador, o los paises que respaldan a Guaidó y a los venezolanos demócratas.

Finalmente, me siento obligado a comentar que el cinismo de Maduro es muy burdo, ordenar y asistir a una misa privada, especial, en la iglesia de San Francisco de Caracas, para él y sus allegados, después que un Vice-ministro del régimen criticara al Cardenal Baltazar Porras, por organizar la procesión del Nazareno, es, al menos contradictorio. Comunista no cree en Dios, y verdugo no pide clemencia… la procesión de Venezuela va por dentro, y por fuera…

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario