FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Oda al arte hecho por las mujeres | Salvador García Llanos

12 es una oda al arte hecho por mujeres. Las obras de esta exposición que tiene unos brillantes antecedentes en la que, bajo el mismo título, fue ponderada hasta la admiración hace cincuenta y cuatro años (1965), cuando doce mujeres, auténticas pioneras del arte en Canarias lanzaron una propuesta sin igual hasta entonces, rezuman, en efecto, una vitalidad artística cuya prueba de fuego consistió en que, por primera vez, hubieron de retirar los fondos del Museo de Arte Contemporáneo Eduardo Westerdahl (MACEW), primero de sus características en España junto con el antiguo Museo Español de Artes Contemporáneo en Madrid, para poder albergar los de esta edición, en el fondo una revisión de aquella sustanciosa aportación, ahora bajo el patrocinio de la Fundación CajaCanarias que programó primero en La Laguna y luego en el Puerto de la Cruz.
En la cita colectiva del 65, las propias artistas hicieron su declaración de principios: “Exponemos juntas, nada más. Coincidencias, simpatías mutuas y el común deseo de hacer algo. Finalidad de la exposición: simplemente un acto. Declarar nuestra inquietud y seriedad artística y presentar nuestra busca y sus resultados”. De las participantes, cinco habían nacido en Canarias: Eva Fernández María Belén Morales, en Tenerife, y Lola Massieu, Jane Millares y Manón Ramos, en Gran Canaria. Las siete restantes escogieron las islas como lugar de residencia temporal o permanente, procedentes de la península, Europa y Estados Unidos: Birgitta Bergh, Celia Ferreiro, Carla Prina, Vicky Penfold, Quita Brodhead, Tanja Tamvelius y Maud Westerdahl.
“Los tiempos han cambiado y con ellos también el modo de estudiar y presentar las trayectorias de las aristas, particularmente en lo que compete al trabajo de mujeres artistas”, se explica en el pulcro e ilustrativo catálogo editado por la Fundación. “Desde esta perspectiva, la muestra que ahora se presenta y que hace memoria de aquella otra de 1965 es una afortunada manera de conocer el trabajo, esfuerzo y protagonismo de aquella mujeres avanzadas en nuestro arte”, precisa el texto de presentación que inserta las firmas de Ángeles Alemán y Celestino Celso Hernández para guiar su comisariado compartido.
Y ahí está la obra de las 12 de ahora, de la revisión del siglo XXI, del MACEW, de un Puerto de la Cruz que trata de remontar desde la órbita cultural. Esa obra, de verdad, es una oda, un canto artístico inestimable. Se notó en el contexto de las intervenciones del acto de presentación, fecha y horario completamente inusuales (sábado al mediodía), lo que no obstó para una muy nutrida asistencia. La mujer flagelada, la Canción a la libertad… bueno, cualquiera de las obras desprenden la sensibilidad femenina que la vicepresidenta del Cabildo Insular, Berta Pérez, acertó a condensar como “el arte que se respira de las mujeres”.
(¡Ah! Se nos olvidaba: la enésima y muy mesurada reivindicación de la nueva sede del MACEW. Parece que, por fin, quedará alojado en la Casa Ventoso, antigua sede del colegio de los padres agustinos. La misma vicepresidenta habrá quedado impuesta: en el IEHC ya no aguantan más y el alcalde se ha sumado activamente. Tan solo para evitar traslados y vacíos forzosos en el MACEW, hay que materializar las gestiones pertinentes).
Las 12 y su oda artística. Toca disfrutarla.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario