FIRMAS Francisco Pomares

OPINIÓN | Perfumar las cloacas | Francisco Pomares

El Consejo General del Poder Judicial emitió ayer su informe preceptivo pero no vinculante sobre el nombramiento de la exministra de Justicia, Dolores Delgado, como Fiscal General del Estado a propuesta de Pedro Sánchez y su Gobierno. La decisión final, favorable a la propuesta del Gobierno por doce votos a favor frente a siete en contra, cambia la fórmula tradicionalmente utilizada por el Consejo -referirse a la ‘idoneidad’ de la candidata- para explicitar únicamente que esta «cumple los requisitos exigidos por la ley». Con esta fórmula se evita tener que señalar los méritos curriculares de la exministra, o pronunciarse sobre la idoneidad de la candidata para el cargo, algo que sí hizo hace unos días el vicepresidente Iglesias, el mismo Pablo Iglesias que exigió no hace tanto la dimisión de Delgado como ministra por sus vínculos con «las cloacas del Estado», tras conocerse la relación de Delgado con el excomisario Villarejo. Ahora, el poder compartido perfuma las cloacas?

El Poder Judicial prefirió no entrar a valorar la idoneidad de una candidata sometida a tres reprobaciones parlamentarias, pero a pesar de su redacción de compromiso, la votación, como era de esperar, fraccionó el Consejo en dos mitades. Fue el voto de su presidente, Carlos Lesmes, conservador pero partidario de aprobar la propuesta, sumado a la ausencia de otros dos vocales conservadores, lo que acabó por inclinar la balanza a favor de la candidata del Gobierno. La decisión del Consejo supone un jarro de agua fría a la pretensión del PP de que el Poder Judicial desautorizara el nombramiento de la exministra como Fiscal General. Los jueces, a pesar de su adscripción ideológica, suelen aplicar en sus decisiones su propio criterio, como demuestra el hecho de que en el Consejo -mayoritariamente controlado por el bloque conservador de vocales propuestos por el PP- se manifiesten con autonomía política y evidente libertad de acción.

El informe favorable ha sido aun así una sorpresa: es cierto que un informe negativo no habría bloqueado el nombramiento, pero habría sido el primero en producirse en ese sentido en la historia del Poder Judicial. Siempre que el Gobierno ha sometido su propuesta de Fiscal General, el Consejo ha acabado dando su visto bueno. Es la costumbre: así ocurrió incluso en el caso de Javier Moscoso, el más polémico antes de este.

Los equilibrios planteados por Lesmes en la redacción de la nota pretendían -y lograron- evitar un nuevo encontronazo del Poder Judicial con el Gobierno, tras la protesta institucional del Consejo ante las declaraciones del Iglesias refiriéndose a la humillación sufrida por los tribunales españoles por la sentencia del Tribunal de Justicia Europeo sobre Junqueras. Iglesias abría así el conflicto con el que -muy probablemente- ha de convertirse en el nuevo frente de oposición al Gobierno de Sánchez -el frente judicial-, que el PP ha decidido enquistar tras anunciar su bloqueo sine die a la renovación de todos los órganos jurisdiccionales. De todos: ayer se supo que el Consejo no llevará a su pleno del día 23 la terna de candidatos canarios a ocupar la presidencia del TSJC (Pedro Herrera, Juan Luis Lorenzo Bragado y Félix Mota). No serviría de nada hacerlo, porque sin el concurso del PP es imposible conseguir los tres quintos necesarios para cualquier nombramiento. El Poder Judicial no se renovará ni en España ni en ningún lado. El bloqueo ha comenzado ya, oficialmente.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario