FIRMAS Joaquín 'Quino' Hernández

OPINIÓN | El bar de Pepe | ¿Monarquía o República? | Joaquín Hernández

Este será el reto de los españoles en los próximos 25 años. Cambiar el sentido de nuestro sistema político no tiene por qué convertirse en un trauma, ni siquiera en un enfrentamiento entre seguidores de una u otra opción, de hecho los republicanos han aceptado el modelo y, aun reivindicando la república como sistema ideal de gobierno, siempre han sido respetuosos con la corona, cohabitando con las normas del juego democrático.

Si tenemos que poner en la balanza los pros y contras de una u otro forma de presidencia de un estado de derecho, está claro que la historia no deja en muy buen lugar a ambas opciones. La República española fracasó en sus dos intentos, la primera duró 22 meses, del 11 de febrero de 1.873 al 29 de diciembre de 1.874 cuando el pronunciamiento del General Martínez Campos dio lugar a la restauración de la monarquía borbónica.

La Segunda República Española fue el régimen democrático que existió en España entre el 14 de abril de 1931, fecha de su proclamación, en sustitución de la monarquía de Alfonso XIII, y el 1 de abril de 1939, fecha del final de la Guerra Civil, que dio paso a la dictadura franquista.

No podemos comparar en el tiempo lo hecho por un sistema, el monárquico, que ha estado siglos gobernando los destinos de nuestro país con un sistema que ha estado en el poder escasos 10 años.

La disyuntiva entre una u otra organización del Estado no tiene por qué ser un acto que traumatice, ni por qué se tiene que demonizar la opción republicana.

En nuestro país, la república ha degenerado en una guerra, tanto la primera como la segunda. Esto no significaría que una III República no sea viable, sin embargo, hay más razones para mantener una monarquía que para iniciar un proceso republicano. La primera reflexión es propia del derecho comparado: hoy, una monarquía parlamentaria, en la que el Jefe del Estado no gobierna, tiene más similitudes con una república parlamentaria que ésta con una república presidencialista, pese a que estos dos sistemas son repúblicas.

No obstante, puede haber un Estado social y democrático de derecho con una jefatura del Estado republicana -como Alemania e Italia- o monárquica -como Suecia o Dinamarca-. No obstante, si la democracia implica que el pueblo gobernado pueda ser también pueblo gobernante, es más democrática una jefatura del Estado republicana que, por definición, no reduce a una familia el ámbito de las personas que pueden ejercer esas funciones. Y además, acota el tiempo durante el que pueden desempeñarse.

¿La monarquía en España ha funcionado de forma correcta?

El 37% de los españoles cree que abolir la monarquía   sería lo mejor para el país. El estudio llevado a cabo en 28 países de todo el mundo, entrevistando a más de 20.000 personas, efectuado por Ipsos Global Advisor, situa a la monarquía española como la que menos apoyo recibe por parte de sus ciudadanos dentro de la Unión Europea,

Esto se traduce en que casi 2 de cada 5 españoles cree que abolir el régimen monárquico sería positivo para mejorar el futuro de nuestro país, frente a un 24% de la población que opina que clausurar la Casa Real tendría un efecto negativo.

La situación contrasta de manera radical con la situación de otras monarquías europeas, como la británica, ya que tan sólo un 15% de los habitantes de Reino Unido cree que el fin del reinado de Isabel II sería positivo. A nivel mundial, la Familia Imperial japonesa es la que mejor parada sale, ya que cuenta con un 96% de apoyo por parte de sus ciudadanos.

Sin embargo un estudio independiente realizado por IPSOS España el pasado mes de abril, donde más de la mitad de los encuestados, un 52%, está a favor de celebrar un referéndum sobre la posibilidad de instaurar una república en vez de una monarquía. Dentro de este sector, los jóvenes son los más partidarios de que se lleve a cabo una consulta. En concreto, un 63% de los españoles de entre 25 y 34 años quiere votar para decidir de manera democrática si mantener al rey Felipe VI en su puesto o no.

Esta fractura se hace aún más evidente a la hora de analizar la intención de voto de los más de 1.000 participantes en esta encuesta, ya que los votantes de izquierdas se muestran mucho más proclives a llevar a cabo un referéndum que los de derechas. Si bien un 86% de los votantes de Podemos apoya la incitativa de una consulta popular, en el caso de los votantes del Partido Popular los datos van a la inversa, ya que tan sólo un 25% de ellos se muestra a favor del referéndum.

En todo caso parece obvio que antes de acudir a reformar la Constitución en cuanto a la reforma agraviada de su artículo 168 sobre el heredero de la corona, también se podría plantear un referéndum sobre la decisión de los españoles ¿Monarquía o República?

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario