FIRMAS

OPINIÓN | A Babor | 1.336.632.019,31 (más o menos) | Francisco Pomares

Una gigantesca tomadura de pelo: Hacienda se embolsó entre enero y octubre de este año más de 1.336 millones de euros en concepto de IGIC, siete millones más que en el mismo período del año pasado. La recaudación bate su propio récord a pesar de la reducción del tipo general del impuesto, que paso del 7 al 6,5 por ciento el día uno de enero, por decisión del anterior Gobierno regional. A pesar de aquella cuestionada decisión, que -según el actual consejero de Hacienda, Román Rodríguez- iba a provocar una debacle en la recaudación, resulta que el IGIC ha dejado más dinero que nunca en el Tesoro de las Islas. Y eso a pesar de que la rebaja de medio punto en el tipo general del impuesto fue saludada por la actual mayoría gobernante como si fuera un delito de lesa patria contra los intereses económicos de la administración canaria. La Intervención General, dependiente de la consejería de Hacienda, llegó a calcular que los ingresos se había reducido hasta septiembre en 200 millones, más del 15 por ciento en relación con el mismo período de 2018. Nadie se explica porqué ahora la Agencia Tributaria Canaria y el ISTAC certifican que la recaudación obtiene sus mejores cifras, después de que la amenaza de colapso recaudatorio (un 15 por ciento es casi un sexto menos de recaudación) fuera utilizada por Rodríguez como principal argumento para que los Presupuestos incorporen la subida de medio punto en el tipo general. Rodríguez censuró el comportamiento («irresponsable», dijo) de la rebaja de medio punto que el Gobierno de Coalición Canaria pactó con el PP para que Asier Antona aceptara aprobar los Presupuestos 2018.

Este despropósito se suma a las tonterías que largaron hace unas semanas -y también desde la consejería de Hacienda- sobre el déficit: Rodríguez asustó a los ciudadanos de Canarias al advertir de un grave crecimiento del déficit regional, consecuencia precisamente de la reducción del IGIC desde el 7 al 6,5 por ciento. Hace unos días, el Ministerio de Hacienda certificaba que Canarias acumulaba a finales de septiembre 525 millones de euros de superávit, el mayor de toda España, una cantidad equivalente al 1,10% del Producto Interior Bruto canario. Otra monumental columpiada.

Una de dos: o a Román Rodríguez no parece que se le den muy bien los cálculos -eso es muy posible-; o todo esto del déficit y la caída de recaudación que nos vendió antes del debate a la totalidad de los Presupuestos no fue más que un camelo para meternos en las cuentas una subida generalizada de la carga fiscal sobre los contribuyentes locales. Rodríguez impuso su discurso alegando que no habría dinero para atender los servicios sociales, subiendo el IGIC, y creando nuevas cargas en el tramo autonómico del IRPF, el consumo de telefonía, la electricidad y una ridícula propinilla de cuatro millones que le sacó a las rentas más altas. Ahora sabemos que probablemente le sobre el dinero, pero no parece posible que Rodríguez rectifique y mantenga el IGIC en el 6,5. Debería hacerlo: Rodríguez acierta cuando rectifica. Si alguien lo duda puede preguntarla a los Cabildos, que andan encantados con su cambio de opinión sobre los dineros del FdCan que pensaba quedarse por la jerola y ahora ha decidido dejarles.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario