OBITUARIO

OBITUARIO | Se va un ángel…

Los vemos muchas veces en situaciones normalmente extremas, que por suerte les suelen pasar a otros, pero tienen algo magnético que nos obliga a mirar. Hablamos de los helicópteros de rescate.

En Canarias hay 6 bases de estos equipos desde hace 25 años, los mismos que estuvo la persona o, mejor dicho: el héroe sin capa del que vamos a decir algo…

Estuvo un cuarto de siglo salvando gente 
y apagando incendios en las 8 islas

El comandante Gustavo Esponera o «el abuelo» como lo conocían aquellos que volaban con él; como fue mi caso, ya  por varios motivos profesionales que tuve ese honor.

Era aparte de un gran piloto, una persona íntegra en la amplitud de la palabra. Humano a rabiar y cercano como pocos. Piloto seguro en vuelo, tenía claro cuál era su cometido y que cada vez que pedía pista a la torre para iniciar un servicio, era porque había alguien que lo estaba pasando mal. Y eso era lo que importaba. No había otro objetivo, ya fuera en el mar, o a 3.750 metros en El Teide, ese ‘412’ realizaba todo aquello que el comandante Esponera le pedía.

Había que ir rápido, el tiempo en estos casos marca la diferencia, pero todos sus compañeros – y fueron muchos en estos años – coinciden en que era uno de los comandantes más seguros con los que podías ir en la máquina. Salimos todos volvemos todos y la víctima, decía con esa sonrisa afable.

Era igual el incidente, la profesionalidad le superaba y le salía natural.

Para intervenir en un incendio forestal había que estar antes del alba para tener el pajaro operativo, el Bambi extendido y el pre flight check realizado. Entonces se salía a tirar litros de agua, desde el orto al ocaso.

Su vida era salvar vidas y ante eso no había nada más importante. Afable y campechano, querido y admirado, ahora además será recordado como el piloto tan grande que era; bueno ¡ES!, porque allí a donde vaya seguirá «al palo» disfrutando.

Esponera deja un hueco que será muy difícil de llenar. Su vida estaba arriba y era feliz haciendo lo que sabía y para lo que había nacido.

Te echaremos de menos «abuelo».

-«Torre Buenos días Alfa Hotel 4-1Juliet»
-«Adelante Alfa Hotel 4-1»
-«Permiso puesta en marcha para proceder a…»

 

Comandante Esponera Descansa en paz.

Texto: David Ruiz | Fotos: cedidas

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario