FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Pacto por la noche, en blanco y andando | Salvador García Llanos

El Puerto de la Cruz ensaya hoy una fórmula para la dinamización comercial de la ciudad, con tal de mostrarla abierta y diferente, “como ese centro comercial en movimiento -señalan fuentes del gobierno local- donde las tiendas y sus clientes tienen que ser los grandes protagonistas”. “Ando por el Puerto” es el título de la iniciativa, que tiene sus antecedentes en “La noche en blanco” y en aquel “Pacto por la noche” que promovimos desde la alcaldía a principios de los años 2000.

Entonces, en plena metamorfosis del ocio nocturno y con un problema latente de ruidos molestos y alteraciones frecuentes que requerían la actualización y aplicación de ordenanzas, se hacía necesario idear y llevar a la práctica alternativas que siguieran distinguiendo a la ciudad que había tenido en ese ámbito nocturno una actividad febril para todas las edades, pero especialmente para los jóvenes.

El paso de los años ha ratificado que los cambios en los usos y hábitos sociales eran viables. Se trataba de ser imaginativos y emprendedores. Lo conseguimos pese al escaso entusiasmo que, inicialmente, despertó la convocatoria de aquel “Pacto por la noche”. En efecto, el gobierno municipal de entonces llevó a la práctica algunas iniciativas que nacieron con propósito de continuidad: durante una temporada, las canchas deportivas estuvieron abiertas los fines de semana; incluso acogieron alguna competición doméstica. En varias ocasiones, en horario de tarde-noche, el complejo turístico “Costa Martiánez” reunió juegos de mesa -¡quién lo iba a decir: anticipo del posterior casino de juego!-, actuaciones musicales y cuentacuentos. Recordamos que hubo programas de fomento del ocio sin consumo de bebidas alcohólicas. Durante varios meses, establecimientos de ocio, pubs y cafeterías recibieron bonificaciones fiscales al albergar actividades culturales que favorecieron la proyección, por cierto, de grupos musicales locales. Todas estas actuaciones desembocaron en Inspiración, una singular convocatoria enmarcada en la “culture-club” de entonces que encontró un escenario extraordinario: el Lago de Martiánez. En estas tareas de promoción y organización se esmeraron los concejales Esteban Padilla, Jesús Galindo, Ángeles Marrero y Carmen María González.

Repasando el programa de “La noche en blanco” primero, y el “Ando por el Puerto” ahora, se contrasta que, con otros nombres y en otros espacios públicos, las actividades son similares a las de entonces. Haber sido precursores también en esta materia es motivo para alegrarse.

La iniciativa actual surge de la puesta en común de la concejalía integrada en el área de Turismo y el tejido comercial del municipio. Se quiere que la dinamización del sector sea un hecho fehaciente. Dicen desde el gobierno local que el objetivo principal del proyecto es dar vida a la zona comercial abierta de la ciudad, callejeando, abriendo camino de la mano de las diferentes actividades que se programan para llenar el Puerto de vida, haciendo que eso repercuta favorablemente en los establecimientos y en los comercios. Los propietarios y arrendatarios de ellos van a experimentar: de ellos depende pues el enriquecimiento de lo que se programe, las innovaciones y las tendencias con vistas al futuro. Hasta la frecuencia temporal debería ser motivo de debate.

En asambleas previas de comerciantes se apostó desde el minuto uno por diferenciar la dinamización comercial de un municipio que desde siempre ha sido cuna de talento y creatividad, también en el arte de la venta de productos que no se encuentran en ningún otro sitio. “Hay que subrayar también el servicio que años de experiencia otorgan a los comercios de la ciudad una relación preferente con su clientela fidelizada durante años”, señaló Roberto Medina, concejal-delegado quien ha aprovechado para colar en la programación, acaso con pretensión de un estímulo participativo, la elección popular del cartel anunciador del Carnaval 2020.

A ver qué resulta de este invento que parece apto para los objetivos diseñados y hace que el Puerto se siga proyectando. Está de moda. Se anda por él.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario