Canarias Partidos POLÍTICA SANTA CRUZ SOCIEDAD

ENTREVISTA | José Manuel Bermúdez: «Todo lo que huela al mandato anterior lo rechazan y eso se llama sectarismo»

Foto: Cristo Ramos

EBFNoticias | Ale Hernández | Fotografía: Cristo Ramos | Ya no recuerdo el número de entrevistas que le he realizado a José Manuel Bermúdez, pero tal vez sea en esta ocasión en la que más sereno le he percibido.

Chicharrero hasta la médula, a este político de raza, se le cae la baba hablando de su adorada Santa Cruz. Tras unos meses duros, entre transfuguismos, traiciones y cruda realidad, Bermúdez reaparece ante los medios con la honestidad, la madurez, la nobleza, la lealtad y ese aroma a Santa Cruz en la piel que le caracterizan.

Este currante, 24/7 por y para Santa Cruz, asume su nueva dedicación, a su ciudad y a los chicharreros que le alzaron con la lista más votada, ahora desde la oposición, portando con tronío las voces que, a diario y por cada calle de Santa Cruz, le siguen llamando «alcalde».

─Ante todo… ¿Cómo está?

─»Estoy bien, muy bien. Ahora estoy tranquilo, sereno, organizado y encarando este mandato con la misma ilusión y con un equipo de 10 concejales, (más que nadie) intentando darle voz a aquellas personas que no están de acuerdo con el gobierno municipal».

─ ¿Cómo se sintió aquel sábado de junio en el cual, habiendo obtenido la lista más votada, observó  cómo se formaba gobierno municipal, apoyado por dos tránsfugas?

─»Evidentemente ese día era de incertidumbre, yo llevaba dos discursos porque sabía que podía pasar algo. Llevaba un discurso como concejal y un discurso como alcalde, a pesar de que se me dieron garantías de que C’s se iba a votar a sí mismo; yo no me fiaba por perfil de las personas que tenían que votar. Esa desconfianza, desgraciadamente, se confirmó con lo que hicieron. Evidentemente no me sentí bien pero, por otro lado, siento que el trabajo que he hecho durante mis mandatos como alcalde de Santa Cruz, estaba bien hecho. Ganamos las elecciones, sacamos 5.500 votos más que en 2015, sacamos casi 4.000 votos más que el partido socialista y es obvio que tenemos el apoyo de la gente. Perdimos el poder pero tenemos el apoyo de la calle».

Foto: Cristo Ramos

─Hace un momento me comentaba que, tras dicho sábado de Junio del año en curso, pasó un mes y medio «muy duro»… ¿Dicho estado emocional se debía a que le costó asumir que no volvería a ser alcalde?

─»Realmente no me costó asumir que no sería alcalde; ya lo había sido durante 8 años. Yo le dedicaba a Santa Cruz todo mi tiempo, todo el día y a veces parte de la noche . Lo duro fue adaptarse a una situación de menos trabajo y más tiempo libre a la que yo no estaba acostumbrado. Felizmente eso ya pasó y estoy ocupado en mi vida y en Santa Cruz».

─¿Cómo se empezó a plantear su vida a partir de dicha «adaptación al cambio»?

─»Lo primero es interiorizar que tengo una responsabilidad, y yo soy muy responsable, por lo tanto hay 27.000 personas que me votaron y que no puedo defraudar. Por ello, lo primero que anuncié, en Julio, fue que me quedaba en el Ayuntamiento y que íbamos a trabajar, desde la oposición, para mejorar las cosas. Vamos a fiscalizar al grupo de gobierno y vamos a hacer nuestro trabajo de oposición. Organizar el partido, en Santa Cruz, pensando en que ahora tenemos que hacer oposición. Ese es mi trabajo político y ya está empezando a tomar la forma que quiero. Tardaremos un poco en estar en velocidad de crucero pero vamos a hacer nuestro trabajo con responsabilidad y la gente sabe que, otra cosa no pero, a trabajador, serio y responsable, difícilmente me va a ganar nadie. Luego está el amor que le profeso a Santa Cruz, eso no ha cambiado. Sigo queriendo a Santa Cruz de la misma manera que cuando era alcalde. Ganamos en los 5 distritos, CC, en 20 años, nunca había ganado en los 5 distritos. Para mí fue una satisfacción muy importante ver que también obtuve el apoyo de los barrios».

─Hablemos de su partido, CC, ¿Está de acuerdo con las declaraciones que han ofrecido ciertos miembros de su partido afirmando que «el partido ha perdido confianza y que se debe reflexionar al respecto”?

─»No, porque la gente no lo ha demostrado así. En este año hemos tenido dos elecciones, las generales y las autonómicas. En las generales nos daban cero diputados y sacamos dos; los mejores resultados que en las cuatro elecciones anteriores. Y, en las autonómicas, sacamos más diputados regionales, ganamos la lista al Cabildo, ganamos, de una manera clara, en Santa Cruz e, incluso, en otros municipios que también se discutía  como lo fue La Laguna, sacamos dos concejales más. Creo que tuvimos el apoyo de la gente a través de los resultados electorales; otra cosa son las componendas y los pactos. Desgraciadamente, hoy puedes ganar unas elecciones y no gobernar. ¿Quién nos dice que dentro de cuatro años no las ganamos y gobernamos? Por lo tanto, entre tener el apoyo popular que tuvimos y no tenerlo, prefiero haberlo tenido ya que eso demuestra que el partido es apoyado y que sigue vivo. Nosotros no perdimos el apoyo de la gente, perdimos el poder. El poder hoy no se consigue sólo ganando las elecciones, el poder se consigue llegando a acuerdos políticos. No pudimos llegar a ello, en el caso de Santa Cruz, debido a dos tránsfugas que no hicieron caso a su partido y que lo traicionaron, y que son Matilde Zambudio y Juan Ramón Lazcano. Es evidente que, además del pacto, en Santa Cruz hubo una traición ajena a CC, una traición entre dos concejales de C’s y su partido. Por lo tanto, el principal damnificado de lo que sucedió no es José Manuel Bermúdez, es C’s que se ha quedado sin representación ni el el Cabildo ni en Santa Cruz. Ahora mismo tan sólo hay concejales y consejeros tránsfugas».

─En su partido, a nivel interno… ¿Hay «buen rollo”?

«Sí, dentro de CC, por lo que yo percibo, hay buenas relaciones entre sus dirigentes. Por ahora no veo que haya tan malas relaciones que pongan en peligro nuestro trabajo. En general hay buen rollo. Siempre les digo, a la gente que trabaja en CC, que no tienen porqué ser amigos pero que es obligatorio ser compañeros».

─Se habrá llevado un «palo» con la decisión de Fernando Clavijo al decidir irse al Senado…

─»A mí me propone, como candidato al Senado, la ejecutiva insular del partido en Tenerife y, dicha ejecutiva, al llegar la permanente, se encuentra con que hay otras opciones para ello, entre ellas las de compañeras de Lanzarote y de Fuerteventura. A última hora surgió la de Fernando Clavijo. Creo que él ya dio las explicaciones respectivas al partido, no seré yo quien las repita, por lo tanto lo que me toca es asumir el resultado del acuerdo de la comisión permanente y poco más. Fernando Clavijo ya ha dado explicaciones del porqué quería presentarse al Senado y las ha dado a los órganos del partido. Yo no tengo ni que añadir ni que quitar nada de lo que él ha dicho».

¿Qué ambiente percibe al entrar, en la actualidad, en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife?

─»Lo que pasa en el Ayuntamiento es que hay un gobierno en minoría, con 9 concejales del partido socialista y dos tránsfugas. Para tener mayoría  en Santa Cruz necesitas tener 14 concejales en el grupo de Gobierno, y tienes 11. Lo que ocurre es que están en manos de Unidas Podemos, que tiene 3. Por lo tanto, Unidas Podemos es quien va a decidir si se aprueban o no los presupuestos, qué mociones se aprueban o no y qué expedientes se van aprobar, o no. Por lo tanto, el Ayuntamiento, tanto la alcaldesa como los concejales del grupo de gobierno, están en manos de Unidas Podemos. En segundo lugar, noto que no han asumido que están gobernando y que son ellos los que tienen que dar las soluciones. Nosotros les dimos 100 días de gracia pero, a partir de dicho tiempo, tienen que responder al ciudadano y eso de decir: «la culpa es del anterior“, eso ya no vale. Usted hizo una serie de promesas durante la campaña acerca de solucionar muchas cosas, y ahora lo que tienen es que solucionarlas. Es un gobierno que acierta cuando rectifica. Por ejemplo, el contrato de limpieza: el partido socialista y la alcaldesa hicieron bandera durante la campaña electoral, que el contrato de limpieza que adjudicamos era malo para Santa Cruz y sin embargo ahora, que ha entrado a gobernar, lo ha firmado. Acierta cuando rectifica. También entran en contradicciones la señora Zambudio, que dijo que había que suspender Prenilunio y sin embargo luego dice que lo mantiene, pero con otro contenido; por lo tanto, acierta cuando rectifica. Lo que veo es que no hay un programa de gobierno escrito, no sabemos qué quieren hacer y acuden constantemente a la improvisación, fruto de ello son sus rectificaciones y, alguna de ellas, son aciertos».

Foto: Cristo Ramos

─A su juicio, ¿Patricia Hernández está preparada para ejercer como alcaldesa?

─»Creo que lleva poco tiempo en el cargo, habrá que juzgarla con un poco más de tiempo. Es cierto que Patricia nunca ha gestionado, es su primer cargo de gestión. No soy de los que hacen valoraciones a «vuela pluma», habrá que dejar pasar un tiempo para poder valorar si está o no preparada para el cargo. El tiempo y los vecinos de Santa Cruz lo dirán».

─ ¿Gobernar Santa Cruz es compatible con ser diputado del Parlamento?

─»Lo dije en su momento, yo siempre me he presentado a la alcaldía de Santa Cruz, en exclusiva, porque entendía que un alcalde debe tener exclusividad al Ayuntamiento, a los vecinos y a la ciudad. Pasan tantas cosas a diario, tienes que tomar tantas decisiones, tienes que estar pendiente de tantas cosas que es un cargo que merece una dedicación total y yo la tuve. Creo que no es posible ser alcalde y ser diputado del Parlamento. Me presenté al congreso, de número 2, a sabiendas de que no iba a salir, por eso me presenté, para ayudar a Ana Oramas a que saliera; sabíamos claramente, además así lo dijimos durante la campaña, que yo no iba a salir. En cambio, doña Patricia Hernández sabía que iba a salir como diputada del parlamento porque iba en el puesto de salida y supongo que tenía dudas sobre si iba a ser alcaldesa o no; por eso hizo doblete. Creo que Santa Cruz merece un alcalde a tiempo completo».

─Paseando en la actualidad por Santa Cruz se respira miedo ante la incertidumbre de no saber lo que va a pasar. La gente está cohibida hasta a la hora de comprar. ¿A qué cree que es debido?

─»Desde el punto de vista económico va a pasar lo mismo que en el resto de España, todo el mundo anuncia enfriamiento económico e incluso una posible crisis. Creo que un gobierno débil en minoría, en manos de Unidas Podemos, no es el mejor gobierno ni para afrontar una ralentización, ni para afrontar un enfrentamiento económico, ni para darle seguridad al pequeño y mediano empresario, ni para crear empleo en la ciudad. Me parece que no es el mejor gobierno para todo ello. Ahí comparto la desconfianza tanto de muchos vecinos como de muchas empresas. Desde mi punto de vista, un gobierno que no genere confianza en el empresario, que no admita que se creen o que vengan empresas a Santa Cruz, no es bueno para crear empleo sino que para crear continuamente de la desconfianza en el empresario. Creo que eso es malo. No se puede poner bajo sospecha a todos los empresarios que lo único que buscan es crear puestos de trabajo y ganarse la vida de la mejor manera posible. Creo que este gobierno no da confianza y me encantaría equivocarme al respecto. He dicho que apoyaremos al grupo de gobierno si lo que hace es bueno para Santa Cruz, lo importante para nosotros es esta ciudad. No les vamos a apoyar en el caso de que veamos que no van en la línea correcta de lo que es nuestro modelo de ciudad «.

─Hablando de sensaciones, también hay que decir que se denota cierto aroma a «odio», desde el grupo de gobierno municipal, hacia todo lo que huela al mandato anterior. ¿Ha notado, dicho aroma, tanto hacia usted como a su equipo?

─»Lo que creo es que tanto el partido socialista como los dos concejales tránsfugas, todo lo que huela al mandato anterior, lo rechazan y eso se llama sectarismo. Creo que eso es malo para la ciudad. Nosotros hemos dejado un Ayuntamiento saneado, con un centenar de obras en marcha, un Ayuntamiento que, durante los últimos tres años, ha bajado los impuestos. Por lo tanto decir que «la culpa de todo lo malo es del mandato anterior», rechazar todo lo que venga del mismo y sustituirlo, no tiene demasiado sentido. Hay muchísimas cosas más buenas que malas y, a juicio de la gente, es así ya que ganamos las elecciones. Hicimos un buen trabajo. Creo que se equivocan si su objetivo es sustituir todo lo que huele a nosotros y creo que se equivocan en intentar silenciar a todas aquellas voces que no están de acuerdo con su manera de proceder porque, sinceramente, eso no es ser demócrata».

─Durante sus dos mandatos como alcalde de Santa Cruz, ¿Llegó a vetar a alguien?

─»Nunca, en absoluto. No está ni en mi manera ni en mi estilo de hacer las cosas vetar a nadie. Soy demócrata, los vetos no los soporto. Hay pocas cosas que me hagan llegar a perder los papeles, la figura del abusador en los colegios, el abusador en el maltrato de género, el abusador en la política. El abusador es aquel que intenta machacar al más débil y eso no lo tolero».

─ ¿Son muchos los chicharreros que le siguen llamando «alcalde»?

─»Sí, son mucha gente me sigue llamando alcalde. Eso también se debe a una práctica democrática institucional con respecto a quien ha sido alcalde, se lo siguen llamando siempre. Es algo normal. Mucha gente me sigue llamando así por cariño y por empatía».

─Cuando llegó al Ayuntamiento, como dice una buena amiga, heredó un solar…

«Sí, heredé un Ayuntamiento en quiebra. Muchos dicen que lo heredé de alguien de mi propio partido, lo que hay que entender es que hubo una crisis económica que se llevó por delante al 90% de los Ayuntamientos de España, el de Santa Cruz inclusive. Recibí dicha herencia, seguramente, por los claros y por los oscuros del mandato anterior pero también a consecuencia de una crisis económica que hizo quebrar a la mayoría de los Ayuntamientos en España. Por eso lo recibí de tal manera, no hay que echarle culpas a nadie, cada uno ejerce la gestión con las circunstancias que le rodean y es evidente que en 2008 ─ 2009 hubo una crisis económica espantosa que laminó a todos los Ayuntamientos».

─ ¿Le causa pavor llegar a pensar que todo lo que construyó, por y para Santa Cruz, durante su mandato como alcalde lo tire por la borda el actual gobierno municipal?

«En 2013 teníamos 30.000 desempleados, yo dejo el Ayuntamiento con 21.100 desempleados. En mi etapa como alcalde se ha creado empleo, mes tras mes, con más contrataciones, con menos desempleo, siendo más capital, con más porcentaje realizados en Santa Cruz que en toda la isla. Dejo unos datos económicos incontestables, desde que empecé como alcalde hasta la fecha, con una mejoría en general. Lo que espero, ya que es ahí donde está la clave, es que eso no cambie. Porque si eso cae, caerá todo lo demás. Nosotros hemos dejado una fotografía de Santa Cruz y veremos la que vamos a tener dentro de cuatro años.  Al contrario de lo que ocurría con la anterior oposición, yo no me alegraría de que a Santa Cruz le fuera mal, al contrario, lo lamentaría profundamente. Ojalá, dentro de 4 años, tengamos una mejor fotografía, de la ciudad, que la que yo dejé».

─ ¿Se visualiza volviendo a ser alcalde antes de cuatro años?

─» No. Tengo claro, a día de hoy, que estoy en la oposición. Lo que pase el día de mañana ni me lo planteo. Ahora mismo mi trabajo es hacer oposición y eso es lo que voy a hacer durante los próximos cuatro años. Si hay acontecimientos, los valoraremos cuando ocurran, pero no pienso que los haya. Veo muy cómodos, a los concejales tránsfugas con el partido socialista. Me sorprende ver a un partido que ha firmado el pacto anti-transfuguismo en España, con 16 formaciones políticas, como lo es el partido socialista gobernando con dos tránsfugas. Lo que está claro es que no apoyar las leyes que castigan a los tránsfugas es, simplemente, no hacerlo por interés. Yo voy por la calle con la cabeza muy alta, gané las elecciones, tengo un grupo de 10 concejales y hago oposición con la mayor dignidad del mundo».

─ ¿La cúpula de C’s ha actuado tarde al respecto?

─’Los partidos que dependen de Madrid tardan mucho en hacer las cosas porque tienen una burocracia muy grande, se pierden los papeles por el camino. Eso es lo que tiene depender de Madrid. Lo que sí creo que es un partido muy centralizado y que eso tiene determinadas consecuencias que las han sufrido los propios miembros de C’s aquí».

¿Cómo es su relación con Patricia Hernández?

─»Correcta. Le he ofrecido la posibilidad de tener una conversación, para darle mi impresión sobre cuáles son los temas estratégicos de la ciudad, pero ella no ha querido. Para mí lo importante es Santa Cruz. Me preocupa mucho más la ciudad que el Ayuntamiento».

─Casi no puede dar un paso sin que algún vecino le pare, ¿Qué es lo que le comentan?

─»La gente está indignada con lo que pasó. No les gustó que el que ganó las elecciones no gobernase. Eso es lo que me dicen. También es verdad que los que piensan lo contrario no me dicen nada. Estuve 8 años como alcalde y hay mucha gente que me tiene empatía».

─En la anterior entrevista que le realicé, previa a la rotaciones autonómicas, me comentó que estaría 4 años más en política y que, tras ello, se retiraría, ¿Continúa pensando lo mismo al respecto?

─»Mantengo que voy a estar estos cuatro años, a lo largo de los mismos tomaremos decisiones sobre si sigo o no».

─ ¿Es necesario cambiar la Ley Electoral respectiva a los pactos?

─»Hay que intentar ponerles las cosas difíciles a los tránsfugas. En el cómo hacerlo es dónde está más complicado. Lo que hay que combatir es el transfuguismo. Habría que adaptar las leyes para hacerlas lo más anti transfuguismo que la Constitución permita».

─Según el reciente informe del secretario municipal, Zambudio y Lazcano pasarán a ostentar la condición de concejales no adscritos, por lo que no podrán tener dedicación exclusiva ni parcial. Tampoco podrán ser designados para el desempeño de cargos o puestos directivos, en las entidades públicas o privadas, dependientes de la Corporación, ¿Hay que creerse que ambos ediles  no cobrarán por realizar su trabajo dentro del gobierno municipal?

─»Por lo pronto, eso es lo que ha dicho el secretario y, desde luego, si nosotros observamos alguna jugada de carácter jurídico evidentemente vamos a ir por lo administrativo y, si hiciera falta, por la vía penal. Vamos a hacer todas las acciones necesarias para que se cumpla la ley, ni más ni menos. Si la ley dice que no pueden cobrar, hay que aplicar la ley y punto. Cuando uno ejerce la política, teniendo una responsabilidad de gobierno, creo que tener un sueldo es una garantía de que no se van a producir influencias externas, por decirlo de una manera suave. Porque cuando ejerces una competencia del calibre y de la importancia de la que ejercen ellos, y no tienes una remuneración pública y transparente, puedes sentirte tentado a ejercitarlo con influencias externas».

─ ¿Cree que, tanto Matilde Zambudio como Juan Ramón Lazcano, podrían llegar a renunciar a sus actas?

─»En Santa Cruz es la primera vez que tenemos dos tránsfugas pero no es la primera vez que dos personas, que no están de acuerdo con su partido, entregan sus actas. Eso me parece ejemplar: si no estás de acuerdo con tu partido, entregas tu acta y te vas. Lo otro es transfuguismo».

─El próximo 10 de noviembre, los españoles, volveremos a ser convocados a las urnas. Esta escena, al más puro estilo «El día de la marmota», ¿es buena para el país?

─»Es mala… Cuatro elecciones generales en cuatro años no hay quien lo resista. Percibo mucho enfado de la gente por tejer que volver a ir a votar, cuando ya ha votado hace unos meses. Creo que unas nuevas elecciones generales son malas. Creo que no van a aportar gran cosa, no van a variar exactamente los resultados anteriores; diez diputados arriba, diez diputados abajo, aproximadamente. Creo que son malas para el país porque le dan inestabilidad, somos el país europeo con menor estabilidad política. Algunos partidos no están acostumbrados a formar acuerdos».

─ ¿Estima que se volverán a repetir los buenos resultados, que obtuvo CC, en las últimas elecciones generales?

─»Ojalá, espero que sí. El bipartidismo en Canarias en las elecciones de noviembre va a ser, o votar a partidos de obediencia canaria, o votar a partidos de obediencia nacional».

─ ¿Cuál es su mayor sueño político recurrente?

─»Que Santa Cruz mejore. Que dentro de 4 años la fotografía de mi ciudad sea mejor que la que dejé. Mi objetivo siempre será que Santa Cruz mejore intentando contribuir a ello con mi colaboración y mi experiencia».

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario