FIRMAS Francisco Pomares

OPINIÓN | A Babor | Una mentira evidente | Francisco Pomares

Yo recuerdo perfectamente lo que nos dijeron: dijeron que no se encarecería el coste del Parlamento por aumentar en diez el número de diputados. Entonces algunos dijimos que sí, que la broma nos iba a costar entre un millón y un millón y medio de euros más, que el Parlamento podía asumir, pero que era mejor no engañar a la gente diciendo que no costaría ni un euro. Porque las dos únicas formas de que no subieran los costes subiendo un trece por ciento el número de diputados sería rebajar los salarios un trece por ciento, es decir, en el mismo porcentaje en que aumentaron los diputados, o también que los nuevos diputados -los diez de la lista regional- renunciaran a cobrar. Por supuesto que no lo han hecho, es más, siete de los diez han pedido dedicación exclusiva, es decir, han solicitado cobrar el máximo que el Parlamento puede pagarles. Cuando dijimos que habría que gastar más para sostener el funcionamiento de la Cámara regional, se nos contestó que no era verdad, que se ahorraría de otras partidas, sin aclarar de cuáles.

Que yo sepa, el Parlamento no ha tocado a la baja ni una sola de sus partidas presupuestarias, y lo que ha hecho ha sido aumentar de diez a algo más de once millones de euros la que corresponde a gasto de personal. Es cierto que han eliminado una de las comisiones parlamentarias, pero eso no ha reducido el millón de euros que cuestan los nuevos diez. Porque se ha pasado a tener más diputados por comisión, hasta el máximo que permite el reglamento, que son 17. Todos los diputados están en comisiones, y todos cobran dietas y asistencia. Y además, este año, el Parlamento pasará de seis grupos parlamentarios a siete, porque una de las condiciones sine qua non planteadas por Casimiro Curbelo para sumarse al Pacto de las flores fue que le permitieran abandonar el Grupo mixto para formar grupo propio con sólo tres diputados. Los partidos que al final de la legislatura pasada se opusieron radicalmente a esa posibilidad -el PSOE, Nueva Canarias y Podemos- ahora están de acuerdo en permitirla, y eso también va a costar dinero: porque Curbelo tendrá grupo propio, pero seguirá existiendo el grupo Mixto, y eso cuesta una pasta gansa. Son más asesores para los grupos, más sueldos para secretarios y jefes de prensa y más asignación -porque hay más diputados por grupo- a más grupos parlamentarios.

Es verdad, lo ha dicho el presidente Matos, que a pesar de los magníficos salarios de sus señorías, el Parlamento de Canarias no es uno de los más caros del país, en función de la población representada, ni sus señorías son tampoco las que más cobran (ni las que menos). Podría decirse que están en la media, un poco por arriba. El problema es que traten a la gente como si los ciudadanos fueran idiotas, que nos mientan con evidente descaro, y que les dé igual que los hechos demuestren después que nos han mentido.

Era del género tonto defender que diez diputados más no nos costarían más. Si se hace una reforma electoral que implica que haya más diputados hay que decirle a la gente que eso va a salir más caro, no mentir. Que es lo que hicieron.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario

Comentarios recientes