FIRMAS Joaquín 'Quino' Hernández

OPINIÓN | El bar de Pepe | El sexto sentido | Joaquín Hernández

Según dicen, yo también lo creo, el sexto sentido es el  sentido común, que no se sabe muy bien el por qué, es el menos común de los sentidos.

De hecho todos los males de la humanidad se deben a no aplicar el sexto sentido, o sea; no utilizar el sentido común.

Es posible que, en este aspecto, la política y los políticos no lo utilicen e incluso ni siquiera conocen que exista.

De otra forma no se puede explicar la falta de convivencia, pacifica, entre personas de otras formas de pensar, claro que ya sabemos que para aplicar el sentido común se tiene que aparcar, dejar a un lado, la ambición.

La lección que, los que dominan nuestra vida y cartera, nos están ofreciendo es, sencillamente, deleznable. Cualquier persona, lejos de fobias o filias, como simple espectador de una película tragicómica de suspense masoquista, no sabe si levantarse del asiento y abandonar el cine, o bien seguir viendo el espectáculo pese a correr el riesgo de morir en el intento victima de sucesivas nauseas vomitivas.

El caso no es nuevo, ni siquiera novedoso, nos tienen acostumbrados a este show de la vanidad, de la avaricia y codicia por el poder, no obstante, por muy acostumbrados que nos tengan siempre te sientes defraudado, engañado, puteado y vilipendiado, en el fondo eres como un condón, una vez utilizado te tiran a la basura.

Si Mpunto Rajoy defraudó, engañó, indujo al suicidio a miles de españoles. Si Mpunto Rajoy quedará en la historia de España como el “secretario de Merkel” y el “banquero”, Pablo Iglesias quedará registrado para la historia como el “encantador de serpientes”, como el David Copperfield capaz de disfrazar la codicia con la mascara de la solidaridad de la izquierda progresista, la excusa es la “consulta a sus bases”, donde convierte a 3,7 millones de votantes en poco más de 170.000 que son los que “deciden” siempre a favor de las decisión del mago con coleta.

A tal punto llega la sin razón del líder podemita que por segunda vez ha negado su voto al partido socialista español, por segunda vez asistimos al increíble show de Pablo Iglesias votando en contra de la izquierda moderada española.

No es novedoso, los partidos de izquierda que forman el arco del hemiciclo del Congreso nunca estén pensando en quienes dicen representar, en el pueblo y si se preocupan y piensan muy mucho en su bolsillo, en su escaño y en no perder sus privilegios como “casta especial”

Si Pablo Iglesias se hubiera limitado a aplicar el sexto sentido, seguramente, ya tendríamos, por primera vez en España,  un gobierno de coalición formado por los dos partidos hegemónicos de la izquierda española.

Y echo la culpa a Iglesias porque lo inaudito es la irracionalidad de sus peticiones, tratando de ocupar sillones ministeriales olvidando que no sólo no ganó las elecciones del 28-A, además perdió 32 diputados. El sentido común obligaba a la agrupación morada a proponer acuerdos programáticos al gobierno y quedarse fuera del mismo.

Podemos ha perdido, el Psoe ha perdido, y en esta payasada, donde ninguno se fiaba de la mitad de “cuadrilla” y eran padre e hijo, los ganadores son los del “cara al sol con la camisa nueva”, los de cualquier tiempo pasado fue mejor, los que quieren resucitar a Mpunto Rajoy, beatificar a Franco y de camino volver a la ley Corcuera; patada en la puerta y se acabó el problema.

Muy posible será que en las próximas elecciones del 10-N la abstención supere todo lo previsto, los españoles aplicando el sexto sentido, y pensando en que su voto es más inútil que un 0 a la izquierda, se abstengan y con ello gane el tripartido formado por PP, Cs y Vox, mi sentido común me dice que veremos a Santiago Abascal de ministro del Interior y a Rivera de vicepresidente, con Casado como el totem de la derecha española, si esto ocurre les puedo asegurar y esto no es nada extraño, tendremos la dictocracia peor de toda Europa.

 

 

 

 

 

 

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario