FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Que no siempre pierdan los mismos | Salvador García Llanos

El periodismo prolonga sus crisis, muchas empresas se las ven y se las desean para salir airosas mientras se estrujan los sesos para acertar con el modelo de negocio y los medios, por lo general, siguen esmerándose para ofrecer productos con reclamos, aunque su línea editorial siga dependiendo de los ingresos que provengan de las instituciones o empresas públicas.

En medio de esa panorama preocupante, que invita poco al optimismo y a las alternativas, surgen cifras que llaman la atención y despiertan una controversia en la que los profesionales tienen algo que decir, sobre todo cuando es su trabajo el que alimenta los beneficios.

Por ejemplo, se acaba de saber que el gigante de la búsqueda en la red, Google, ingresó el año pasado cuatro mil setecientos millones de dólares gracias al uso de las noticias. El dato se publica en una nueva entrega del informe News Media Alliance, del que se hace el poderoso The New York Times. El presidente y director ejecutivo de esa firma, David Chavern, resume la situación con frases muy expresivas: “Google gana dinero con esta actividad. Luego, debería haber un mejor beneficio para los editores de noticias”. Es evidente que Chavern reivindica más dinero para los medios de comunicación, aún cuando el informe no analiza el valor de todos los datos que Google consigna a partir de cada usuario que navega por las noticias.

Cierto que profesores y expertos en comunicación dudan de algunas conclusiones del trabajo de News Media Alliance, llegando a hablar incluso de matemáticas engañosas. Pero todo da a entender que el trabajo de los periodistas se ve minimizado y minusvalorado. Son las compañías tecnológicas las que parecen obtener unas suculentas ganancias con la información, luego no es de extrañar que se imponga una tasa (en Europa ya se conoce como Tasa Google), independientemente de que se abra una debate sobre la relación entre esas potentes y gigantes compañías tecnológicas y los medios de comunicación.

Que la subsistencia de muchas cabeceras y programas siga siendo agónica y que el empleo continúe precarizándose, en definitiva, que la crisis se alargue, colisiona con estas cantidades aparentemente indicadoras de ganancias. Es algo más que el pez grande se coma al chico. Es menester una revisión y otros planteamientos. Que no siempre pierdan los mismos.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario