FIRMAS Joaquín 'Quino' Hernández

OPINIÓN | el bar de Pepe | El Ruedo Ibérico | Joaquín Hernández

Los que apoyamos el proyecto de Pedro el “guapo”, sabíamos que lo conseguiríamos. Estábamos convencidos que con poco que hiciera se cargaría a la sultana, que el proyecto del Psoe en Andalucía estaba agotado, puteado, esquilmado y que solo subsistía a base de montar chiringuitos ex profesos para acólitos, peloteros y familiares de una mujer que  no veía más allá de un palmo de su nariz.

Pedro lo hizo bien y aguantó lo inaguantable soportando las constantes idioteces, insultos y chanchullos de toda clase de Susana Díaz y su consorte. Muchos le pedimos “paso corto, vista larga y mala leche” y con su “manual de resistencia” nos explicó que todo tiene un final y que el tiempo deja a cada cual en su lugar natural.

Pedro ha sabido mover ficha en un tablero donde estuvo a punto de acabar perdiendo el partido. Susana creyó que le había dado el “jaque mate” y sólo le estaba dando un jaque a la reina, la jugadas siguientes le dieron el triunfo a Pedro y dándole el jaque al rey Susana abandonó.

Hoy el Psoe celebra el éxito del “sanchismo”. Pedro ha sabido leer lo que el pueblo demanda, lo que queremos la inmensa mayoría de los españoles, que no es otra cosa que se gobierne con políticas sociales por y para el pueblo.

Pablo Casado ha sido el gran perdedor, el PP ha sido el partido que, dependiendo de las elecciones locales del 26 de mayo, posiblemente tendrá que, como ya lo hizo con Alianza Popular, cambiar de nombre, estrategia y sobre todo del factor humano, de  Pablo Casado y compañía. Pero que nadie crea que el único culpable de la debacle del PP ha sido el señor Casado, no es así, el 90% de la perdida de más de 60 diputados, la mayor caída de la historia del partido de la derecha moderada ha sido provocada por la política de lo absurdo de Mpunto Rajoy, los españole no hemos olvidado que los peores 6 años de la historia de la España “democrática” han sido los del gobierno liderado por Rajoy y su pandilla de mafiosos, suicidios, desahucios, reformas laborales anulando los derechos fundamentales de millones de trabajadores, provocando el salario miseria y el trabajo esclavo, haciendo que los españoles nos empobreciéramos hasta tal punto de aumentar el umbral de la pobreza a los propios trabajadores que han visto como, aun con un trabajo, tenían y tienen que acudir a comedores sociales para poder pagar un alquiler, la luz o el agua. No, no ha sido toda la culpa de Pablo Casado, si acaso un 25% el resto corresponde a la herencia de Mpunto Rajoy, alguien que deberá rendir cuentas a los españoles por crímenes de lesa humanidad.

Los días de “vino y rosas” por el que atraviesa Albert Rivera y sus “palmeros” es puro humo. Albert es un pipiolo lleno de “orgullo y ambición pero con poco aguante y prestigio para gobernar un país con el aplomo y dialogo que se necesita. Inés Arrimada, producto made in Rivera, acabará como Soraya Sáenz de Santamaria, o sea como la niña del exorcista. Lo que empezó siendo novedoso e incluso interesante en cuanto al debate secesionista catalán, empieza a aburrir a propios y contrarios, el empecinamiento en adoptar la razón de la fuerza en lugar de la fuerza de la razón terminará pasando factura a Cs y eso lo comprobaremos el 26-M. Tomen nota del tema Cataluña… donde los catalanes, unos y otros, parecen hartos de la misma propuesta, el 155 y a mi la legión.

Podemos se desinfla, nada nuevo bajo el sol, y se ha confirmado que Pablo Iglesias, al que le dije por activa y pasiva que su política ambiciosa rallaba más en un partido al corte tradicional, o sea la ley del embudo impuesta por el sr. de la coleta se parecía más a la de un partido comunista absolutista y donde todo pasa por el “líder” y que se maquilla con “los votos de los militantes que expresan libremente sus preferencias”. La salida de Bescansa y de Iñigo Errejón es fiel reflejo de esta clase de maniobras del fundador de Podemos y su consorte. Pablo tardó dos meses en entrar en la campaña de las elecciones generales, su paternalismo y su baja por paternidad dejo al pairo a su partido. Con poco más de un mes  y aun pidiendo perdón a todos sus votantes por sus continuadas chorradas, no pudo evitar perder 30 diputados y pasar a la 2 división del panorama político español. Podemos ya no asusta a nadie, una pena, pero al igual que al PP, o se va Pablo Iglesias  o esto se apaga como una vela extinguiéndose poco a poco.

Los que sabemos algo de política, los que analizamos  sin fobias ni filias las conductas de los españoles ante las urnas, creímos que el efecto Andalucía no era suficiente como para creer en que Santiago Abascal, con Vox, podría llegar a más de 15/20 escaños, y así fue, 24 diputados que a ellos les sabe a poco, pero que demuestra que en España 2.5 millones de los cuales un 500 mil son nostálgicos del franquismo y los otros dos millones son incautos pardillos que creen que cualquier tiempo pasado fue mejor, claro que esta gente no sabe ni siquiera de oídas lo que fue la dictadura y su consecuencias. Vox a tocado techo y ahora,en menos de 20 días,se demostrará.

Lo mejor de todo es que parece que les llega un poco de cordura a Ezquerra Republicana de Cataluña y por ende a los separatistas catalanes que empiezan a pensar que tienen muy lejos eso de la independencia y mejor un mal acuerdo que un buen juicio.

Y ahora, a los creyentes que; Que dios reparta suerte y a los ateos; No hace falta creer en los milagros, pero existir existen.

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario