FIRMAS

Performance de Bosco | Salvador García Llanos

Aún le recordamos cuando recorría los escenarios de pueblos y barrios interpretando canciones de autor, con su guitarra y su voz profunda, imponente, idónea para un estudio radiofónico y para cualquier producción audiovisual. Canciones que revelaban un compromiso social, un no querer quedarse pasivo ni indolente: los mensajes, que se decía; la protesta subyacente, el inconformismo, la búsqueda de figuras poética para ir configurando la personalidad.
Entre aquel Juan Bosco (La Orotava, 1973) de entonces y el Bosco González de ahora, autor del ensayo titulado Esta voz es nuestra: capaces de hablar (Diente de León, 2017), que empieza modificando la colocación de las sillas de su auditorio en el Instituto de Estudios Hispánicos de Canarias (IEHC), “para estar más cerca todos, unos de otros”, cuando afronta una performance con una seguridad que ya es hábito, en la que revela que prefiere decir ‘orientador’ a filósofo; entre aquel y este Bosco, decíamos, hay toda una trayectoria vitalista y profesional acreedora de respeto y atención.
Este Bosco de ahora se recrea en la dimensión práctica de la filosofía y traslada las experiencias de su recorrido, en un proceso mayéutico, a un auditorio -no importa que fuera reducido- que sigue con llamativa atención un relato desbordante en el que se suceden las preguntas y en el que hay respuestas para todo. Como tiene que ser, al mejor estilo socrático: se trata de que el espectador vaya descubriendo rasgos o nociones que en él estaban latentes, que le “picaban” pero no se atrevía a que aflorasen. Bosco les invita a hacerlo, con valentía, como punto de arranque para acercarse al nudo y a la solución del problema, de la situación enquistada, del obstáculo aparentemente insalvable.
Lo mejor es que Bosco no teatraliza. No podría. Los problemas cotidianos de comunicación no se despachan condenando al objeto -el móvil, por ejemplo- sino planteando con realismo que hay otras vías interiores que, traducidas a las conductas o comportamientos habituales, han de pugnar hasta fluir por nuevos surcos y producir los cambios que realmente se necesitan. En el ámbito personal o familiar o en la esfera colectiva. La comunicación y el crecimiento personal son los campos donde la expresión de este licenciado en Filosofía, que prefiere considerarse ‘orientador’ y sabe un rato de relaciones humanas, persuade con argumentos y ejemplos creíbles.
Como para escucharle más de una vez.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario