FIRMAS

Apuesta por el alquiler social | José Manuel Bermúdez Esparza

La cobertura de las necesidades básicas de las personas y colectivos más desfavorecidos sigue siendo prioritaria para el gobierno municipal. Y aunque la situación general ha experimentado una notable mejoría en los últimos años y la palabra “crisis” ha desaparecido prácticamente de los titulares de la prensa, no podemos dar la espalda a los vecinos que siguen padeciendo una situación complicada desde el punto de vista económico.

No solo estamos obligados a atender con políticas de choque a aquellos sectores más vulnerables, sino a seguir tomando la iniciativa para ofrecer nuevas respuestas a los chicharreros. Especialmente, en aquellas materias o asuntos que resultan fundamentales para garantizar la cohesión económica y social del municipio y para evitar situaciones de exclusión social.

Uno de esos ámbitos es la vivienda. Desde hace años tomamos medidas novedosas para paliar situaciones dramáticas como los desahucios –con un protocolo pionero– o los efectos de las cláusulas suelo, con un Servicio de Intermediación Hipotecaria en colaboración con el Colegio de Abogados de Santa Cruz de Tenerife.

Esas acciones se han completado con ayudas de carácter asistencial para contribuir en el pago de los recibos. En la actualidad, un millar de familias santacruceras viven con un alquiler pagado por el Ayuntamiento, a través de Instituto Municipal de Atención Social (IMAS), y más de 2.000 viviendas de la capital están sujetas a alquileres sociales.

Pero no es suficiente. El municipio necesita más viviendas públicas para ponerlas a disposición de las familias necesitadas. Y aunque no tenemos competencias en la materia, no queremos mirar hacia otro lado. Por eso, vamos a emprender la construcción de nuevas viviendas públicas para destinarlas al denominado alquiler social.

En paralelo a esta iniciativa, también he recabado esta semana el apoyo de las principales entidades financieras, al objeto de que nos puedan identificar aquellos inmuebles de su propiedad que estén desocupado o de construcción inacabada para que podamos incluirlos en la bolsa de alquiler social. El Ayuntamiento está dispuesto a alquilárselos directamente o facilitar la ayuda a la familia.

 Y siendo cierto que la mayor parte de viviendas de este tipo se concentra en zonas residenciales próximas a núcleos turísticos, cualquiera que haya en Santa Cruz nos vale para contribuir a solucionar el problema a una familia.

Además, insistiré ante el Gobierno de Canarias para que agilice la construcción de nuevas promociones públicas en las cuatro grandes ciudades del Archipiélago, donde se concentra la mayor parte de la población residente y, en consecuencia, donde la necesidad es mayor.

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario