FIRMAS Salvador García

El papel de un instituto, también desde las artes | Salvador García Llanos

Hay una interesantísima exposición abierta en el Castillo San Felipe hasta la última semana del presente mes. Contiene los trabajos de los alumnos de bachillerato de artes plásticas del IES ‘María Pérez Trujillo’, de La Vera, cuyos responsables se decidieron a trasladar hasta el recinto (“a bajar al Puerto”, dicho en lenguaje coloquial) la potencialidad creativa de quienes cursan sus estudios para sentirse integrados, comprendidos y acompañados.
 
En el IES de La Vera quieren personas libres, iguales, críticas y solidarias. Nada mejor, al cabo de veinte años de funcionamiento, que mostrar el camino emprendido con los frutos del aprendizaje de quienes escogieron la ruta artística. Téngase en cuenta que el instituto es el único centro del norte de Tenerife con bachillerato de Artes, lo que propicia que el alumnado de Ciencias Sociales pueda cursar materias optativas relacionadas con las artes escénicas y las artes plásticas.
 
Con esa trayectoria de dos décadas, y siempre con el espíritu de superación y emprendimiento como factor primordial, ya hay perspectiva suficiente como para interpretar el papel del instituto de La Vera en la vertebración y proyección social primero del barrio y luego del municipio. Un hecho tan relevante o más que los títulos universitarios que ha ido cosechando: el IES ha contribuido decisivamente a que La Vera haya dejado de ser un territorio inhóspito y haya enriquecido los valores de su convivencia, borrando progresivamente imágenes de marginalidad y derivadas. Donde había prejuicios o connotaciones negativas, ahora hay una realidad intelectual, cultural y profesional que incide favorablemente en las propias relaciones sociales.
 
Por eso, hay que congratularse de que la gente, el barrio, se identifique con el instituto, o lo haga suyo y comparta su significado con orgullo. Ya es frecuente el uso de “estudié en el instituto de La Vera”, manera fácil de identificar los orígenes y la etapa decisiva de la formación académica individual y colectiva. Estupenda tarjeta de visita, de verdad: así la lucen -lo hemos comprobado- alumnos que ya han accedido al mercado laboral o profesional y los padres y madres que han comprobado que la educación es determinante para la sociedad de nuestros días y para el futuro. Para ellos, ir al centro o volver al centro es como estar en casa, desenvolverse con seguridad y retomar los valores que les brindaron. No solo es la propia vida académica: es el desenvolvimiento, la convivencia, la relación, el constante aprendizaje humano.
 
La exposición, por lo demás, reúne trabajos de cuatro asignaturas: Fundamentos del arte, con representaciones de cerámica griega clásica; Cultura audiovisual, con ilustraciones de carteles publicitarios utilizando técnicas mixtas (mezclas de técnicas, pintura, collage e impresión digital); Dibujo artístico, con realizaciones al natural (objetos reales dibujados en el aula), con técnicas de mancha y línea, utilizando carboncillos y lápices de grafito en gamas acromáticas, esto es, balanco y negros y toda la gama de grises intermedios); y Fotografía, como optativa de 2º de bachillerato, en la que se trabajan los conceptos técnicos tradicionales con propuestas de búsqueda de imágenes creativas, desarrolladas en formatos digitales, fusionando lo convencional con nuevas tecnologías.
 
El resultado, una muy estimable y variada colección de creatividad que estimula el quehacer del alumnado y proyecta las enormes potencialidades de un centro educativo que está siendo, por tantos motivos, motivo de auténtico orgullo.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario