Sanidad SOCIEDAD

SALUD | 7 remedios caseros para aliviar el dolor de garganta

EBFNoticias | Nadie está libre de enfermarse, muchas veces eso es inevitable. Cuando nos duele la garganta, ya sea causado por alergia o virus, lo único que deseamos es la cura inmediata para evitar que los síntomas empeoren.

Sentir dolor de garganta puede ser el primer síntoma para darnos cuenta de que estamos resfriados, una señal secundaria puede ser las cuerdas vocales tensas y el último indicador  que empeora la situación es la faringitis estreptocócica.

Definitivamente la mayoría de casos siempre necesitaran que hagamos una visita al médico, sin embargo hay remedios caseros que podemos tener en consideración. Aquí encontrarás 7 remedios naturales para deshacerse de esos incómodos dolores de garganta rápidamente.

  1. Gárgaras con agua salada

No es broma, la sal ayudará a combatir la irritación y eliminar bacterias.

Debes hacer lo siguiente:

-Disolver en una taza de agua tibia, media cucharadita de sal.

-Hacer gárgaras con el preparado 3 veces al día.

-Escupir el agua cuando haya acabado de hacer las gárgaras.

Tip: Si el sabor salado es muy desagradable para ti, puedes optar por añadir una pequeña cantidad de miel para ayudar a endulzar la mezcla.

  1. Té de ajo

Si de antibióticos naturales hablamos, el ajo es el primero en la lista. Posee antioxidantes que refuerzan la inmunidad y evita la infección.

Para hacer el té de ajo:

-Cortar 2 dientes de ajo en rebanadas medianas y ponerlos en una taza.

-Añadir agua hirviendo, reposar unos minutos y luego retirar el ajo.

-Agregar una bolsita de la infusión que más te guste para ayudar a mejorar el sabor.

-Agregar un poco de miel o edulcorante natural de tu preferencia.

Puedes beber este preparado las veces que quieras.

  1. Canela

Dentro de las propiedades naturales que tiene la canela, destaca su riqueza en antioxidantes. Beber té de canela, ayudará a disminuir la producción de moco y congestión nasal.

Pasos para el té de canela:

-En una cacerola coloca agua y cuando empiece a hervir agregar 2 a 3 palitos de canela y dejar hervir durante 4 minutos.

-Servir en una taza y endúlzalo con miel de abeja o edulcorante natural de tu preferencia.

  1. Sopa caliente

No hay nada más reconfortante que una sopita de pollo caliente cuando estamos resfriados. ¿Sabías que el sodio del caldo de pollo tiene propiedades antiinflamatorias?

Cuando estamos enfermos, lo último que queremos es cocinar algo complicado, entonces hacer una sopa es nuestra mejor alternativa.

Si eres una persona vegetariana o vegana, puedes reemplazar el pollo por verduras. Buscar recetas de sopas en internet, páginas o blogs, son una fuente de ayuda.

  1. Tomar agua de jengibre

El jengibre es un excelente expectorante que ayuda a expulsar la flema de nuestras vías respiratorias. También ayuda a desinflamar, incrementa el flujo de oxígeno y ayuda a desechar las toxinas.

Sigue estos pasos para preparar el té de jengibre:

-Lavar el jengibre, pelar de 2 a 3 pulgadas y cortarlo en trozos pequeños.

-Aplastar con un mortero el jengibre.

-Hervir agua a fuego medio y agregar el jengibre. Dejar hervir por 5 minutos.

-Retirar del fuego, colar y servir en una taza.

-Agregar media cucharadita de miel y, si gustas, también puedes agregar limón.

Lo más recomendable es beber este té caliente.

  1. Miel de abeja

Es muy común saber que la miel de abeja sirve para preparar postres, endulzar líquidos y, según el blog el-nacional, también sirve para tratamientos de belleza y rostro

Así mismo, la miel de abeja contiene propiedades antimicrobianas que ayudan a mejorar el dolor de garganta más rápido. Aquí es simple, solo debemos coger una cucharita de miel y disfrutarla.

  1. Beber vinagre de manzana

El sabor que tiene el vinagre de manzana no es delicioso, pero es rico en acidez y tiene propiedades que eliminan las bacterias.

Debemos mezclar 1 cucharada de vinagre de manzana con una cucharada de miel y agua tibia.

 

Si bien es cierto que probar las recetas naturales es una excelente opción, no debemos dejar de consultar a un médico si el dolor de garganta dura más de tres días o empeora.