FIRMAS Salvador García

Lección de gratitud (con brindis por San Andrés) | Salvador García Llanos

El sacerdote y periodista José Siverio Pérez, realejero de nacimiento, dio una sobria lección de gratitud (con brindis añadido por San Andrés) en ocasión del acto conmemorativo del nacimiento del insigne José de Viera y Clavijo (1731-1813), celebrado la semana pasada en la Sociedad Círculo que perpetúa su nombre.
 
Siverio caló desde el principio, “la gratitud que se inicia en el zagúan de la buena educación”, antes de evocar las circunstancias de su natalicio, un 29 de noviembre, víspera de San Andrés:
 
“Muchas gracias por tenerme; muchas gracias por llamarme; muchas gracias por quererme; muchas gracias por hablarme. Gracias por dejar se os quiera no esperando a cambio nada: esa es fórmula sagrada de la gratitud sincera”.
 
Y luego fue desgranando el asunto escogido para la ocasión: la corrida del carro o del cacharro, en la víspera de la festividad del hermano de San Pedro, pescador en el lago Tiberíades y a quien se conoce, en algunos lugares, como el patrono de los sastres, después de haber sido crucificado en una Cruz de Aspas. La costumbre, también mantenida en otras localidades cercanas, debe tener su fundamento: Siverio recurre a la hora, al atardecer, a la hora de encender los faroles de las esquinas de las calles:
 
“La hora de acudir a las bodegas, que en aquella época eran más domésticas que públicas -diría. En la mayoría de las casas fundacionales del pueblo había bodega propia; y los que las visitaban en aquel atardecer eran invitados: personajes y amistades. Pero también era la hora del recorrido diario de “la ronda de alguaciles” en todo el casco urbano. Entonces supongo que en un momento determinado los alguaciles de la ronda y los personajes notables de las bodegas hicieron un pacto de buen entendimiento entre sí: valerse de algún cacharrito pendiente de un hilo y hacerlo sonar cuando en cualquier bocacalle la ronda preguntara el consabido ¡quién vive, o quien va! … el cacharrito diera la respuesta sin hablar, porque los cacharros no hablan: los que vamos o venimos de bodegas. Y siga la ronda en paz, que aquí todos nos conocemos… Como fácilmente se comprende, esto es solo una opinión. Pero también aquí se puede dar la disyuntiva famosa del mal estudiante de historia: si no fue así, bien pudo haberlo sido”.
 
Fue un brindis sentido y afectuoso a la tradición y al santo. Después de aludir a los orígenes de las fallas valencianas y de las alfombras orotavenses y de preguntarse cómo empezó la centenaria tradición de engalanar las cruces realejeras, su conclusión:
 
“Importa recordar que todo eso está ahí y se conserva mientras sigamos queriéndolo y respetándolo. Desentendiéndonos y dejándolo en manos inexpertas y ajenas, sería su quiebra y desaparición… La historia nos pedirá cuentas. Y ya sabemos cómo castiga la historia a los pueblos que la olvidan: con su repetición…”.
 
Fue la suya una intervención cargada de rigor y de emotividad, leída con su estilo pausado de siempre, para que el auditorio quede bien enterado. El padre Siverio, que comenzó 2017 recibiendo el premio ‘Patricio Estévanez” de la Asociación de la Prensa de Tenerife, lo cerraba con el pergamino que le entregaban el alcalde Manuel Domínguez y el presidente de la entidad, José Antonio Mesa Yanes. Antes, el vicepresidente del Círculo, José Domingo Hernández Grillo, hizo una ajustadísima semblanza de la trayectoria humana y profesional del galardonado, un polifacético próximo a los noventa años. Le había precedido una brillante actuación musical del dúo compuesto por Saúl González (piano) y Carolina Hernández (flauta). La profesora e investigadora, Carmen Nieves Luis García, había logrado condensar, con la lectura de un fragmento del Diccionario de Historia Natural de las Islas Canarias, la erudición de Viera y Clavijo, el abate dieciochesco que, de vivir en nuestro tiempo, hubiera superado las más altas cotas del cultivo del naturalismo y sus especies.
 
Un perfeccionista del violín, Luis Mañero, a quien le recordamos sus actuaciones bajo la dirección del maestro Rafael Ibarbia en varias ediciones del desaparecido Festival Internacional de la Canción del Atlántico, añadió otras composiciones musicales que nos acercaron a un atinado epílogo del acto, protagonizado por el historiador Abilio Martín, lector enfático de una pieza en la que trazó la línea mágica que une la poesía y la escritura surrealista de Agustín Espinosa con la sabiduría de Viera. Isidro Pérez ejerció con brillo de presentador.
 
La lección de gratitud de Siverio, brindis por San Andrés incluido, se vio así correspondida por la generosidad de quienes protagonizaron en la fría noche realejera una conmemoración a la altura del sabio. De Viera y Clavijo.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario