FIRMAS

Santa Cruz respira cultura | José Manuel Bermúdez Esparza

La cultura es, sobre todo, la celebración de la vida. Una vida que hoy en día gira en torno a las ciudades. Así que la labor de ayuntamientos como el nuestro consiste en propiciar las condiciones para que esa vitalidad se manifieste en toda su dimensión. ¿Por qué? Porque una ciudad viva es una ciudad rica, a nivel individual y a nivel colectivo. En lo económico, en lo social y lo cultural.

Debemos potenciar la creatividad individual como factor de progreso. Y facilitar la labor de la industria cultural, donde esa creatividad se manifiesta. Una industria que tiene un alto valor añadido, desde el punto de vista del negocio y desde el punto de vista social. Pero también, y especialmente, como elemento de democratización.

Desde esa perspectiva, el fomento de la acción cultural y la garantía de que los ciudadanos pueda acceder en igualdad de condiciones a la misma son una obligación irrenunciable para las administraciones públicas y, en particular, para los ayuntamientos.

Santa Cruz siempre ha sido una ciudad abierta, permeable a las influencias ajenas, dado su carácter portuario y su enclave geográfico entre continentes. Santa Cruz abrazó históricamente vanguardias artísticas tan impactantes como el surrealismo, quizás el mejor ejemplo de su vocación por el arte y la cultura.

Y hoy disfrutamos de una ciudad deudora de siglos de mestizaje cultural. Con recursos e infraestructuras culturales de primer nivel que también queremos aprovechar turísticamente.

En nuestra apuesta por el sector turístico, la cultura ocupa un lugar preponderante. Porque ésta ha sido siempre un reclamo para cualquier turista urbano. Sirvan como ejemplo citas como el Festival Mapas, el Festival Internacional de Música de Cine de Tenerife, el Festival de Música de Canarias, la programación anual del teatro Guimerá o del Auditorio Adán Martín, la exposición permanente de esculturas en la calle…

O espacios como sus museos y centros, como el de la Naturaleza y el Hombre, el Municipal de Bellas Artes o TEA Tenerife Espacio de las Artes, por solo citar algunos.

Todo ello, junto al trabajo de colectivos independientes muy activos, están conformando una ciudad animada y alegre. Un ejemplo lo tenemos en el Círculo de Bellas Artes, especialmente relanzado por sus últimas juntas directivas, con el que acabamos de formalizar un convenio de colaboración para el uso y fomento de actividades culturales y artísticas propias de esta entidad.

Consideramos que buena parte de este éxito pasa por la acción coordinada, en cooperación con otras instituciones públicas y privadas –igual que sucede con las entidades ciudadanas–, conformando una agenda diversa y atractiva para todo tipo de públicos.

Fruto de esa colaboración son dos iniciativas recientes: la presentación del Ballet Nacional Sodre de Uruguay, dentro del Festival de Tenerife que promueve el Cabildo Insular, o la inauguración de “Romanorum Vita. Una historia de Roma”, gracias a la iniciativa de la Fundación CajaCanarias y la Obra Social ‘la Caixa’. Ambas realzan el dinamismo de Santa Cruz.

Una ciudad para vivir la cultura, que no es otra cosa que vivir, al fin y al cabo.

 

José Manuel Bermúdez Esparza es Alcalde de Santa Cruz de Tenerife

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario