Sin categorizar

NACIONAL | El Senado aprueba por unanimidad la moción presentada por Julios sobre el incendio en Gran Canaria

EBFNoticias | El Senado ha aprobado hoy por unanimidad la moción presentada por María del Mar Julios como miembro del Grupo Parlamentario Nacionalista en la Cámara Alta, en la que instaba al Gobierno en la Comisión de Agricultura, Pesca y Alimentación “a colaborar con la Administraciones canarias en la necesaria y urgente restauración de los terrenos afectados como consecuencia del reciente incendio que tuvo lugar en Gran Canaria, debido a los importantes daños causados, no solo de carácter ecológico en las masas forestales, sino también en varias zonas urbanas, agrícolas y ganaderas de la Isla”, aseguró la senadora nacionalista, quien se congratuló de que “todas las Administraciones y partidos politicos con representación en el Senado hayan actuado conjuntamente solidarizándose con lo sucedido en Gran Canaria, como también lo hacemos hoy, y así lo quise recorder durante mi intervención, con los incendios que están afectando estos días en Galicia, Asturia y Portugal”.

El grave incendio forestal que afectó a la Isla de Gran Canaria se inició el pasado 20 de septiembre y tardó tres días en ser controlado “debido a las adversas condiciones climatológicas con vientos fuertes y baja humedad, que unido a lo abrupto y escarpado del terreno hicieron que el incendio se propagara a una velocidad extrema”, recordó María del Mar Julios. El incendio se saldó con una víctima mortal e importantes pérdidas de propiedades en varias zonas urbanas, agrícolas y ganaderas de la Isla, “especialmente ganado, cuartos de aperos y otras infraestructuras agrarias, así como zonas de cultivo dominadas por viñas, higueras y almendros. Los daños ecológicos han sido tremendos, ardiendo gran parte de la  cumbre de la Isla”,  señaló la senadora nacionalista.

El incendio, que comenzó en Tejeda, se propagó rápidamente hacia la Vega de San Mateo, San Bartolomé de Tirajana, Valleseco, Valsequillo, Ingenio, Agüimes y Santa Lucía de Tirajana, “afectando a su paso la superficie forestal de la isla, además de zonas de cultivo, viviendas, explotaciones ganaderas e infraestructuras”, subrayó Julios. La superficie total quemada es de 3.118 hectáreas, principalmente masas de pinar canario (912 hectáreas) y vegetación de matorrales (1.521 hectáreas). La mayor parte de la superficie afectada, hasta un total de 2.032 hectáreas, forma parte de la Red Natura 2000, ubicadas en Zonas Especiales de Conservación (ZEC). Del total de la superficie afectada por el fuego, 2.932 hectáreas pertenecen a la Red Canaria de Espacios Naturales Protegidos y 1.109 hectáreas a la Reserva de la Biosfera de Gran Canaria. Se da la circunstancia que dentro del perímetro del incendio se encuentran poblaciones de especies amenazadas y protegidas, por estar en las categorías de “En peligro de extinción” o “Vulnerables”, tanto en relación a flora y fauna como a su hábitat.

Cabe reseñar que la superficie total quemada supera las 2.500 hectáreas  fijadas para los territorios insulares en anteriores Real Decreto Ley de aprobación de medidas urgentes para paliar los daños producidos por los incendios forestales por el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA), “en concreto, para declarar zona de actuación especial para la restauración forestal y medioambiental de las zonas afectadas y para declarar la emergencia de las obras a ejecutar por dicho departamento”, explicó Julios.

Además, la superficie afectada incluida en lugares de la Red Natura 2000, en concreto en Zonas Especiales de Conservación (ZEC), es de 2.032 hectáreas, “por lo que se ha superando con creces las 250 establecidas para territorios insulares”, añadió la senadora canaria.

 “Nos preocupa especialmente que como consecuencia de la afección de la cubierta vegetal se puede producir una previsible aceleración de procesos erosivos, ya que estamos hablando de zonas con fuertes pendientes y  suelos erosionables que son característicos de la orografía canaria y, en particular, en la isla de Gran Canaria”, aseveró la senadora nacionalista, para quien algunos de los peligros derivados del incendio a partir de ahora se circunscriben a la “afectación de los balances hidrológicos, reduciéndose el impacto de las lluvias y la captación de las precipitaciones horizontales, así como la infiltración y aumento de las escorrentías superficiales”. A ello habría que sumar las escorrentías generadas y el arrastre, “no solo del suelo decapitado, sino de las cenizas y la madera quemada, lo que puede producir taponamientos en los cauces de los barrancos”, aseguró Julios.

Dada la inminente llegada de la temporada de lluvias y ante el riesgo de que se produzcan precipitaciones intensas en otoño, “es urgente que las distintivas Administraciones competentes acometan las necesarias actuaciones para la pronta recuperación y restauración de las zonas afectadas, y minimizar así los riesgos por flujos torrenciales”, indicó María del Mar Julios.

Ante la situación de emergencia generada y desde el principio constitucional de solidaridad con el propósito de contribuir a la vuelta a la normalidad de las zonas afectadas lo antes posible, es por lo que “precisamos la inmediata puesta en marcha de actuaciones de conservación y protección del suelo frente la erosión, así como la restauración de la cubierta forestal afectada y los hábitats de las especies dañadas, además de la puesta en marchas de los mecanismos necesarios para la restauración de las infraestructuras afectadas”, concluyó la senadora nacionalista, quien celebró que los representantes de los diferentes partidos políticos con representación en la Cámara Alta “hayan mostrado su solidaridad con los afectados por el incendio secundando esta moción”.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario