FIRMAS

Santa Cruz da un “sí quiero” al turismo | José Manuel Bermúdez Esparza

Esta semana ha sido especialmente intensa en materia turística. Por un lado, el pasado miércoles se celebró el Día Internacional del Turismo y, por otro, el jueves se celebró el vigésimo quinto aniversario de la sociedad Turismo de Tenerife, órgano adscrito al Cabildo Insular.

 No quiero desaprovechar la ocasión para, desde esta tribuna pública, felicitar a Turismo de Tenerife y al Cabildo en tan señalada fecha; porque más allá de la anécdota del cumpleaños, la trayectoria de esta Sociedad de Promoción justifica el elogio a su eficaz y productiva gestión. Humildemente también me siento partícipe en alguna medida de esa celebración, no en vano desempeñé en su momento la responsabilidad de consejero insular de Turismo.

 Así que este es buen momento para reivindicar la vigencia y fortaleza del turismo en Tenerife, y la vigencia y fortaleza de este sector como actividad económica fundamental.

 Como se suele decir, con las cosas de comer no se juega. Y en Canarias, el turismo es una de esas cosas: la que nos ha permitido prosperar y alcanzar unas cotas de bienestar antes nunca vistas. Siempre, pero también –y sobre todo- en los recientes tiempos en los que hemos sufrido el golpe de una profunda y duradera crisis económica; en esos momentos, fue precisamente el sector turístico el que nos mantuvo a flote.

 Resulta sorprendente la propagación en diversos territorios del Estado de un clima de opinión combativo con el turismo. Afortunadamente, Canarias y Tenerife parecen estar al margen de esos movimientos, pero es necesario explicitar de manera firme y contundente el respaldo a una actividad económica imprescindible. Y la disposición de la administración pública a colaborar con el sector privado para su mejora continua.

 Y para decir alto y claro: Santa Cruz sí quiere al turismo.

 Porque a buen seguro hay cosas que perfeccionar y modelos que actualizar, pero el turismo es una actividad indispensable y su carácter de motor económico, incuestionable.

Santa Cruz, en ese sentido, seguirá siendo un aliado del sector. Es más, aspiramos a fortalecer nuestra condición turística de la mano de los agentes económicos.

 Y a hacerlo a partir de una nueva realidad que se viene asentado en la capital, que ha batido registros históricos en cuanto a turistas recibidos –el año pasado llegaron 2,2 millones, en sus distintas modalidades– o ha conseguido incrementar en 20 puntos porcentajes la ocupación de los establecimientos turísticos en dos años, al pasar de un 40 por ciento en 2014 a un 60 por ciento en 2016.

Datos a los que podemos añadir el incremento de la estancia media o el aumento del gasto turístico.

Ese escenario, aunque es bueno, nos obliga día a día a mejorar nuestro producto para seguir ganando espacio en un sector tan competitivo como el turístico, igual que abordar retos como la indispensable regulación del alquiler vacacional, la mejora del espacio público turístico o la conclusión del enlace de la ciudad con el mar.

Y en eso estamos. Intentando conformar un producto de gran calidad, asociado a nuestras particulares condiciones, que nos permita genera riqueza y crear empleo en un municipio en el que el turismo ha venido para quedarse definitivamente.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario