FIRMAS Francisco Pomares

A babor | No dejar prisioneros | Francisco Pomares

El cierre del 13 Congreso de los socialistas canarios no ha traído sorpresas relevantes. Ni siquiera el rechazo de Lanzarote a que la secretaría de Organización fuera ocupada por un palmero -la querían ellos- ha evitado que Ángel Víctor Torres hiciera al final lo que quería hacer, que era sellar un acuerdo con los «barones» territoriales de la provincia occidental, acuerdo que le ha colocado por encima del setenta por ciento de los apoyos, y le permite gobernar una ejecutiva con aires de politburó soviético (es la mayor de la historia del PSOE canario) que el propio Torres justificó en la necesidad de que quepan en la dirección todas las sensibilidades. ¿Sensibilidades? No sé dónde habrá ido a buscar Torres esas sensibilidades de las que habla, pero yo creo que -como mucho- lo que se ha producido es un reparto del poder atendiendo al territorio. En la ejecutiva todo el que ha entrado lo ha hecho respondiendo o bien a la decisión de Torres o bien a la conveniencia de sumar apoyos locales.

A Patricia Hernández (que ayer representaba sin duda una sensibilidad, aunque fuera la suya propia, bastante magullada) la han laminado inmisericordemente, mandándola, junto a cincuenta más, a aburrirse al Comité regional. Queda con ello fuera de la dirección regional, con el consentimiento (es un suponer) de José Miguel Rodríguez Fraga, su histórico mentor. Sin el apoyo de Fraga y de los alcaldes del Sur de Tenerife, Patricia Hernández, que fue la carrera más prometedora y meteórica de la historia del PSOE canario, está amortizada. Ella y todos los que la siguieron en su viaje. La política en tiempos de primarias se está convirtiendo en el arte de la liquidación y el exterminio. En tiempos de Alfonso Guerra, el que se movía no salía en la foto. Ahora lo cuelgan en público, que es -poco más o menos- lo que le han hecho a doña Patricia. Y es una pena. Sin duda, ha cometido importantes errores: creyó que fuera del Gobierno su posición sería mejor, provocó la ruptura del pacto del PSOE y Coalición, apoyó a Susana Díaz en Canarias y se enfrentó en primarias a Torres. Ninguna de esas decisiones le salió bien. Pero es una mujer joven y merecería al menos una segunda oportunidad. Quizá lo ocurrido le habrá hecho comprender que no es bueno dejarse aconsejar por personas que tienen intereses propios, distintos a los tuyos.

Habrá quien crea que con la misma moneda han pagado al otro de los que entraron en liza contra Ángel Víctor Torres en las pasadas primarias, el siempre carismático López Aguilar. Es verdad que lo exilian al Comité Federal para que no estorbe en Canarias. Aunque hay que decir que no se trata de lo mismo. El Comité Federal es un órgano clave en el PSOE, muchísimo más importante que el Comité regional. Y supone un cierto aval para que López Aguilar intente pelear su continuidad en Bruselas. Ha respondido al detalle que Torres tuvo con él elegancia: «Es un honor representar a los socialistas canarios en el Comité Federal de mi partido», ha dicho. A él le han dado puerta. A Patricia Hernández soga.

Falta por ver qué ocurrirá en el grupo parlamentario, del que se ocupará la ejecutiva en la reunión de este próximo sábado. Visto lo visto, no creo que su actual presidenta -Patricia Hernández- duerma muy tranquila.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario