FIRMAS Francisco Pomares

A babor | El guasap | Francisco Pomares

Las redes las carga el diablo: ahora le ha tocado el turno al concejal lagunero Zebensuí González, al que un error a la hora de enviar un guasap privado -se le coló en un chat de concejales socialistas- ha convertido en personaje de la farándula nacional. González se dejó caer con un comentario casposamente machista sobre lo que al hombre le gusta hacer con las empleadas municipales a las que enchufa (no voy a repetir sus zafiedades aquí, ustedes las han escuchado ya, tampoco hace falta ser muy imaginativo?). Su error le ha convertido por minutos en el último tonto de capirote pillado «in fraganti» por soltar basura en las redes.

González pidió perdón nada más darse cuenta, pero ha sido intento vano, aquí no se perdona a nadie: su voto como concejal lagunero es clave en el sostenimiento del actual gobierno municipal, y el guasap casposo, primero convertido en una noticia de chisme en un digital de proyección nacional, se ha convertido además en portada del periódico que capitanea la oposición al clavijato.

Sinceramente, lo único que se me ocurre que puedo decir de este episodio tan chusco es que demuestra hasta qué punto perdemos la cabeza y las referencias cuando nuestros intereses están en juego. Recibo todos los días decenas de guasaps de personas a las que aprecio e incluso respeto, donde se gastan todo tipo de bromas: simpáticas, zafias, machistas, xénofobas… Algunas de ellas son tan salvajes o subidas de tono que las borro inmediatamente. La apariencia de privacidad hace que la gente pierda la cabeza en guasap. Por eso hay que empezar a discernir si un mensaje de guasap -incluso un mensaje de una persona a otra- es un mensaje estrictamente privado o es algo público. González tuvo la mala suerte de equivocarse y enviar su miserable chanza a un chat de concejales, en el que probablemente campa alguno de sus enemigos. El PSOE canario ha reaccionado fulminantemente suspendiendo al concejal de militancia. O diciendo que lo ha hecho. Uno supone que una decisión de ese tipo debería requerir de las mínimas garantías: audiencia del militante, un interrogatorio, la posibilidad de explicarse? en fin, esas cosas que también son importantes. Supongo que lo que el PSOE quiere decir es dejar claro que no tolera cosas así, y que lo que ha ocurrido es que ha pedido que se le suspenda de militancia. Y de ahí a un movimiento pidiendo su dimisión como concejal (para que le sustituya una concejala que inclinaría a favor la moción de censura en La Laguna) solo ha mediado un instante. La maquinaria se pone en marcha.

El nivel del guasap de Zebensuí González da asco. Sorprende que alguien capaz de escribir con la misma bajeza con la que habla pueda llegar a ser concejal de un partido serio. Pero lo que se pretende montar con la difusión interesada de este bochornoso mensaje privado produce también bastante repugnancia? En fin, este es el signo de los tiempos: aquí no se libra nadie. Si me apuran (y no quiero ponerme garantista), ni siquiera un partido tan preocupado por lo que diga la gente, que suspende a un pobre imbécil sin haberle dado antes siquiera el derecho mínimo a audiencia previa

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario