Espectáculos Música SANTA CRUZ SOCIEDAD

Quinto elemento Maluma

EBFNoticias | Ale Hernández | Fotografías: Ylva Cristina Carrillo | Colombia se hizo presente, anoche en el parking del Parque Marítimo, recibiendo a uno de sus «parceros», el cantante Maluma.

Abriendo su gira europea en Tenerife , este titán, con aires de ligón de discoteca, aterrizaba en la isla con polémica incluida. Es obvio que la fama pesa y, por ende, conlleva sus cargas pero el bloqueo por parte del Cabildo de Tenerife a la subvención a dicho espectáculo no tenía razón de ser y el «pretty boy, dirty boy» lo demostró ante las más de 8.000 personas que aclamaron, incesantemente, su nombre.

Bajo el manto de protección que conlleva firmar con Planet Events y con la certeza del éxito asegurado que tiene trabajar dentro del Festival Mar Abierto, Maluma sabía que tenía el terreno ganado y que de su carisma dependía dejar claro que con su talento se nace y no se hace.
 
Con una puesta en escena digna de su colega Ricky Martin y con «Vente pa’cá» inclusive, el cantante colombiano besaba escenario chicharrero con más de 20 minutos de retraso. Como la espera desespera, Maluma abrió su show con un look  pijo a la par que desenfadado, micrófono dorado en mano, cuerdas vocales afinadas y caderas dispuestas a deleitar la visión del público presente.
 
Con un repertorio diseñado para que el aburrimiento brillase por su ausencia e interactuando con su público tinerfeño, Maluma decía adiós al absurdo machismo, con el que se han bautizado y politizado sus letras, dando paso a un show dinámico, osado y sublímemente cuidado.
 
 
 
Con temas como «Vuelo hacia el olvido«, «La Invitación» y «Desde esta noche«, el colombiano paseaba su chulería natural para dar paso a una versión muy particular de «Chantaje«.
 
El fuego formó parte del espectáculo reiterando, de ese modo, que Maluma calienta y revoluciona a las masas con ese fragor característico que poseen los latinos. Entre el juego de luces, las serpentinas vertidas al aire y el fuego que despedían sendos dispersores, este titán colombiano y su magnífico grupo de baile agitaban las ganas de más espectáculo del público presente.
 
Con la sensación del buen trabajo cumplido y sin poder despedirse sin interpretar «Felices los 4» y el polémico tema «4 Babys» con ese halo de seguridad y de picardia que le caracteriza, Maluma dejaba el escenario con un salto triunfal, haciendo caso omiso a polémica alguna y con el buen sabor de boca que proporciona saberse ganador.
 
Anoche, en Tenerife, Maluma fue el quinto elemento.
Agradecimientos: Arte y Valle Producciones.
 
 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario