FIRMAS Salvador García

Sensibilización turística | Salvador García Llanos

‘Puerto de la Cruz Más’, es el título de una estrategia de concienciación turística que el gobierno local quiere desarrollar con el fin de hacer ver a la población nativa y residente la importancia de involucrarse en una iniciativa integral y transversal que la haga sensible y corresponsable de lo que significa el turismo para fortalecer el destino, mejorar su oferta y cuidarla hasta hacerla más sostenible y competitiva.
 
Han hecho bien el alcalde y la concejala-delegada en no aparecer transmitiendo como si ésta fuera la primera vez que se intenta una iniciativa de estas características. Ya en 1995 y 1999, hubo intentos similares, frenados, curiosamente, por gobernantes del mismo signo político que el actual. Pero no pasa nada: las campañas de entonces corrieron peor suerte simplemente porque fueron enfocadas con prejuicios políticos. Es más, la del mandato 1999-2003 fue dada a conocer, con sus soportes ya disponibles, terminado el proceso de elecciones locales de entonces, con lo que hubiera sido ejemplar haber dado sello de continuidad a lo que se había puesto en marcha en conexión con el sector privado que, por cierto, no tuvo entonces el papel de identificación generosa que ahora interpreta.
 
Pero, de verdad, no se vea reproche en estas líneas. Esa iniciativa se enmarcaba en una acción que tuvimos ocasión de exponer personalmente en el seno de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), cuya vicepresidencia ejercía Vidal Suárez, alcalde que fuera de Tegueste. La filosofía era sencilla: la población debía ser consciente de lo que significaba el turismo como sostén de la productividad económica. Había que cuidarlo, pues. Había que ser consecuentes desde todos los puntos de vista (prestación de servicios, seguridad, cuidado patrimonial, dinamización de actividades sociales y culturales…) para que siguieran viniendo turistas y todos saliéramos ganando. Por lo tanto, de alguna manera se empieza a hacer ahora -a ver hasta dónde llegan la autonomía y el sello propio no dependiendo de otras instituciones- lo que se vislumbró hace unas dos décadas. Ese sería el reproche: el tiempo desperdiciado. Cuánto se hubiera ganado ejecutando lo dispuesto entonces (Todavía algunos comercios lucen el gráfico identificativo de aquella campaña, Puerto acogedor).
 
Y cuidado con desenfocar el asunto introduciendo matices políticos o elementos propagandísticos, favorecedores de enconos y controversias. Esta estrategia, por las informaciones periodísticas a las que hemos accedido, no es para eso. Se desvirtuaría si se utiliza con fines más próximos a otras coordenadas. Si se habla de sostenibilidad, de ambiente amable, de respuestas que favorezcan descubrir el carácter, el costumbrismo y la idiosincrasia de los portuenses; si lo que se quiere es promover y garantizar la implicación de todos los colectivos del municipio y de la isla (empresas, organismos, agentes sociales, profesionales, escolares…) en la sensibilidad hacia el hecho turístico (por lo tanto, valores más allá del negocio); si se pretende favorecer prácticas saludables y respetuosas con el medio ambiente para que se entienda de una vez lo que es sostenibilidad en un destino turístico; si se trata de aplicar innovaciones tecnológicas para no perder el tren en el que otros ya circulan, entonces hay que actuar con racionalidad y pragmatismo: concienciación y conciliación turística deben ser conceptos que, adecuadamente ensamblados en el contexto de la experiencia que ya tiene el Puerto de la Cruz, han de ser pilares del interés general y de los supuestos beneficios que se persiguen.
 
‘Puerto de la Cruz Más’. Es verdad que tampoco se han vuelto locos con el título pero si se quiere hacer honor a lo que simboliza, ya deben estar obrando con altura de miras.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario