FIRMAS Juan Miguel Munguía Torres

Pluriempleo y accidente de trabajo | Juan Miguel Munguía Torres

En contexto como el actual, donde predominan los bajos salarios y los contratos a tiempo parcial de unas pocas horas, cada vez es más frecuente, encontrar personas que compaginan o necesitan varios trabajos para completar un salario mínimo de subsistencia. Coloquialmente se conoce como pluriempleo y se entiende como la situación del trabajador por cuenta ajena que preste sus servicios profesionales a dos o más empresarios distintos y en actividades que den lugar a su alta obligatoria en un mismo Régimen de la Seguridad Social.

Una reciente sentencia del pasado 6 de junio de 2017 de la Sala Cuarta del Tribunal Supremo resuelve, ante un accidente de un trabajador pluriempleado, qué Mutua aseguradora de accidentes de trabajo resulta responsable del abono de una prestación de incapacidad permanente parcial. En su fallo, el alto tribunal aplica el criterio de imputar la responsabilidad a la mutua de la actividad profesional que quede afectada por las limitaciones funcionales derivadas del accidente. Si la incapacidad del trabajador se proyecta sobre las dos profesiones, habrá un reparto de responsabilidades.

El caso,  es el de un trabajador que prestaba servicios a tiempo completo como peón de chatarrería en una empresa que tenía aseguradas las contingencias profesionales con una Mutua, y que en régimen de pluriempleo también trabajaba a tiempo parcial para otra empresa como repartidor de pizzas en moto, siendo otra Mutua.

En ésta actividad de repartidor a tiempo parcial sufrió un accidente de circulación, calificado sin discusión como accidente de trabajo, con el diagnóstico de «traumatismo cráneo encefálico con pérdida de conciencia y traumatismo en rodilla derecha», del que tras intervención quirúrgica y tratamiento médico fue dado de alta. Ambas empresas tenían su propia Mutua para cubrir las contingencias profesionales. La duda surge qué Mutua aseguradora es la responsable del abono de la prestación de incapacidad permanente parcial.

Tal como recoge la sentencia las secuelas sólo proyectan limitaciones funcionales sobre uno de los trabajos (el de repartidor), pudiendo el trabajador seguir desarrollando la otra actividad con normalidad, y por ello fue declarada responsable la Mutua adscrita a la actividad de reparto de pizzas.  No obstante el Juzgado de lo Social declaró la responsabilidad concurrente de ambas Mutuas en el abono de la prestación de la incapacidad permanente parcial del trabajador accidentado, con una distribución de responsabilidades en proporción a la cuantía de las bases de cotización.

Y aunque el cuadro clínico residual de la situación incapacitante de manera parcial puede condicionar algunas de las tareas de la profesión de peón de chatarrería,  no se indica que esta incapacidad incide en una sola de las profesiones. En la medida en que la incapacidad parcial incide en las dos actividades, aunque el trabajador accidentado tras el alta haya prestado servicios solo en una de ellas, deben ser ambas Mutuas las que deben abonar la prestación.

Sin perjuicio de lo examinado en la sentencia reseñada, producido un accidente de trabajo en una determinada actividad, si el trabajador, debido a su pluriempleo, estuviera en otra empresa o en algún otro Régimen de la Seguridad Social, las prestaciones se reconocerán de la siguiente forma: a) Si la otra actividad o empleo es por cuenta ajena, se considera como accidente laboral. b) Si la otra actividad es por cuenta propia, si es un accidente, se considera como accidente no laboral. c) si la otra actividad es por cuenta propia y el trabajador no hubiera optado por la cobertura de las contingencias profesionales: Si es una enfermedad protegida como accidente de trabajo (infarto), se considera como enfermedad común. d) Si la otra actividad es por cuenta propia y el trabajador hubiera optado por la cobertura de las contingencias profesionales: Si es una enfermedad protegida como accidente de trabajo (infarto), se considera como accidente laboral. Las denominadas enfermedades del trabajo tienen la consideración de accidente de trabajo, siempre que en el régimen especial por cuenta propia se tengan cubiertas las contingencias profesionales.

En definitiva, Los empresarios deben comunicar esta situación de pluriempleo a la Seguridad Social en el momento del alta del trabajador en la empresa. Y Los trabajadores en situación de pluriempleo están obligados a comunicarlo tanto a la Seguridad Social como al empresario.

 

munguia@munguiaabogados.com

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario