FIRMAS Salvador García

Subir impuestos y bajar pensiones | Salvador García Llanos

La vorágine informativa impide observar con mayor atención algunos hechos y algunos anuncios que son de sumo interés y afectan a nuestras condiciones de vida presentes y futuras. Ciertas declaraciones, en efecto, pasan inadvertidas o no adquieren el tratamiento mediático que se corresponde con lo que en el fondo entrañan.

Es el caso de las manifestaciones días pasados, en el Senado, del gobernador del Banco de España, Luis María Linde, a propósito de las pensiones. Lo de menos es que haya pedido “un gran pacto”, que no es muy novedoso y al que habrá que llegar sí o sí, de modo que el sistema público sea sostenible y responda a los compromisos adquiridos. Lo importante es que, para alcanzar estos objetivos, “hay que subir ingresos o bajar gastos, o ambas cosas”. Más de uno ha interpretado esta afirmación como un mensaje concluyente: el Banco de España sugiere incrementar los impuestos y bajar las pensiones.
 
Para el gobernador, la sostenibilidad del sistema dependerá de factores tales como la evolución demográfica y la marcha de la economía. La comisión del Pacto de Toledo suscrito en su día entre los representantes de los grupos políticos en las Cortes y los agentes sociales es la que debe afrontar un planteamiento delicado. El propio Linde admitió en la Cámara alta reconoció las fisuras y los problemas del actual sistema público de pensiones, especialmente acentuados con el déficit de la Seguridad Social. Por eso, señaló que “las pensiones pueden ser más altas o más bajas, revisar de un modo u otro, pero tienen que ser sostenibles”.
El mismo Banco de España ha publicado este mismo año un informe sobre la situación actual, retos y alternativas al sistema, elaborado por Pablo Hernández de Cos, Juan Francisco Jimeno y Roberto Ramos. En él se consigna que el déficit del Sistema de la Seguridad Social español alcanzó un 1,5 % del PIB en 2015, que contrasta con el superávit observado antes de la crisis económica, del 2,2 % del PIB en 2007. “Este deterioro se debe, sobre todo, -dice la introducción del trabajo-a un incremento del gasto en pensiones contributivas (en % del PIB), como resultado del incremento de la tasa de dependencia, el aumento de la tasa de sustitución de las pensiones y la caída de la tasa de empleo. Más allá de esta situación de corto plazo, el sistema público de pensiones español se enfrenta, como los del resto de los países desarrollados, a retos importantes causados por la expectativa de un aumento signifi cativo de la longevidad y, consecuentemente, de la proporción de la población en edad de jubilación”.
 
En este contexto, el documento tiene como objetivo contribuir al debate sobre la situación del sistema de pensiones mediante el análisis de su evolución reciente, las previsiones hacia el futuro, que incorporan el impacto de las últimas reformas, y los retos pendientes. Pero hay que estar muy atentos a ese vaticinio del gobernador Linde: o subir impuestos o bajar las pensiones. Muy atentos.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario