Defensa FUERZAS ARMADAS SOCIEDAD

480 Aniversario del Cuerpo de Infantería de Marina de la Armada Española

ASSOPRESS.- El 24 de febrero y en el Arsenal Militar de Las Palmas, tendrán lugar el Acto​ Conmemorativo del 480 Aniversario de la creación del Cuerpo de Infantería de Marina, que será presidido por el Almirante Comandante del Mando Naval de Canarias, Juan Luis Sobrino Pérez-Crespo.

Resumir la historia del glorioso Cuerpo de Infantería de Marina resulta difícil, sobre todo, teniendo en cuenta que desde el siglo XVI al XIX la hoja de servicios de un soldado del Cuerpo bien podría ser un extracto de la historia de España.

El infante de marina estuvo presente en todos los escenarios bélicos donde los intereses nacionales debían ser defendidos, demostrando su arrojo, disciplina y valentía, haciendo acreedor al Cuerpo de lemas como «valientes por tierra y por mar», y de títulos como «El Invencible» (dado al Tercio de Armada en el siglo XVIII), de privilegios como el que se concede por Real Orden de 1886 de «Ocupar en campaña el puesto de mayor peligro, el de extrema vanguardia en los avances y de extrema retaguardia en la retirada».

Las principales acciones son hitos históricos del glorioso Cuerpo de la Infantería de Marina, como fueron la batalla de Flandes, Sicilia, Cerdeña, Tolón, Milán, Conchinchina, y Filipinas, Méjico, Cuba,Santo Domingo, Buenos Aires y Cartagena de Indias, Marruecos, Oran, Guinea y el Sáhara, Gibraltar, Ferrol, Bailén, Ocaña, San Pedro Abanto, Tolosa, la Muela de Sarrión y Contravieja, así como en combates navales como los de Lepanto, Islas Terceras, San Vicente, Trafalgar, Cavite y Santiago de Cuba.

Desde 1763 la Infantería de Marina es el Cuerpo de Casa Real, en premio de la heroica defensa que 600 infantes de marina hicieron del Castillo del Morro de La Habana frente a 12.000 soldados de la flota inglesa. Su uniforme mantiene, hoy en día, las «sardinetas» en su bocamanga y los colores azul y rojo de Tropas de Casa Real.

En sus filas han servido hombres como Miguel de Cervantes, soldado de marina en Lepanto y las Terceras; Pablo Murillo, soldado en Tolón, San Vicente y Trafalgar, y más tarde General de División y Conde de Cartagena; Martín

​Á​lvarez, granadero a bordo del navío San Nicolás de Bari, en el combate naval de Cabo San Vicente; y otros muchos que, casi en el anonimato, dieron muestra y son ejemplo de valor y sacrificio.

​E​l Teniente Coronel Albacete Fuster, que después de duros combates contra los carlistas, al mando de su unidad rompió el frente de San Pedro Abanto, llegando hasta Murrieta en una brillante carga a la bayoneta (1874), acción por la que se le concede al 2º Batallón la Corbata Laureada de San Fernando; el Teniente Coronel Diaz de Herrera que al mando de su batallón y con un ímpetu y decisión logra detener a los carlistas y consolidar la posición en el barranco de Monlleó (1875), y se distingue en el asalto a la plaza de Cantavieja, donde muere a pocos metros de la muralla, por tales acciones y por Real Orden sus restos descansan en el Panteón de Marinos Ilustres.

​L​os soldados Rama y Cancela que rodeados por 1.800 insurrectos en Holguín (Cuba, 1895), defendieron su puesto a fuego y machete hasta perder la vida; el Teniente Ristori que por la heroica defensa del arsenal Cavite y luego en Bacoor en 1898, en donde pierde su brazo, se hace merecedor de la Laureada de San Fernando; el soldado Domingo Diaz Novalta que a bordo de la fragata Numancia en 1913, se hace merecedor de la misma condecoración.

​El soldado Manuel Lois García, perteneciente a la guarnición del crucero Baleares (1937), que por su heroica acción al arrojar con sus propias manos los saquetes de pólvora incendiados tras ser el crucero alcanzado por un proyectil y, con ello, logra salvar la vida de sus compañeros y posiblemente el propio buque, se le impuso la Medalla Naval Individual y posteriormente la Cruz Laureada de San Fernando y en su honor el Cuartel de la Infantería de Marina en Las Palmas, llevó su glorioso nombre.​

​Estos son algunos ejemplos del patriotismo y heroico comportamiento, más allá del deber, que desde su fundación hace ya 480 años, adornan la bizarra figura del Infante de Marina de la Armada Española.

En esta destacada fecha, queremos personalizar nuestra felicitación, en la persona del Comandante de la Unidad de Seguridad de Canarias de Infantería de Marina, el Teniente Coronel Alejandro Humanes Laplaza. ​​

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario