FIRMAS Salvador García

Dotación en la Rambla. Por Salvador García Llanos

Un acuerdo entre el Ayuntamiento de San Juan de la Rambla, la Universidad de La Laguna y la Fundación CajaCanarias ha hecho posible que ya funcione -ha recibido los primeros ocupantes- la primera sala de estudios descentralizada de la institución universitaria en el norte de Tenerife. El espacio, cedido por el Ayuntamiento, acogerá también actividades de distinta índole así como los fondos de la biblioteca Antonio Bello Pérez, además de documentos originales y manuscritos donados por este científico al municipio, la mayoría relacionados con con la agroecología y la investigación en el sector primario.

Este es el tipo de logro que, independientemente de la buena gestión llevada a cabo, debe entusiasmar a una localidad que hace tiempo viene luchando para que sea reconocido su afán de emprendimiento y la optimización de sus recursos, aunque sean modestos. La Rambla, casi siempre de paso en la ruta norte insular, empieza a dejar de serlo pues cuenta con atractivos estimables y ganas de de consolidar una referencia social, artesanal y cultural en el contexto de los pueblos tinerfeños.
La Casa de los Pérez Luis (Casa de los Pérez, en la denominación popular), forma parte del Bien de Interés Cultural (BIC) del conjunto histórico de San Juan de la Rambla. Propiedad de José Antonio Pérez Luis, fue adquirida por el Cabildo Insular de Tenerife en 1999, cuando ya deshabitada, presentaba un deterioro considerable. Lo que suele ocurrir cuando los inmuebles quedan cerrados y pasa el tiempo para ahondar en las heridas del abandono. Dos condiciones en la operación: denominarla, en el futuro, Casa de los Pérez y dotarla de un destino o uso público cultural.
Hasta la materialización de este logro hay no pocas vicisitudes. Recordamos cómo la actual alcaldesa, Fidela Velázquez, siendo responsable de Cultura y Patrimonio del Grupo Socialista en el Cabildo, presentó, a partir del año 2003, varias mociones y preguntas interesando acciones para la rehabilitación. En 2006, la edificación fue cedida al Ayuntamiento. Dos años después, un taller de empleo afronta una primera restauración pero produciendo varias alteraciones en la fachada que desembocan en una paralización de las obras que, a pesar de haber sido reanudadas, quedan inconclusas. Otro taller de empleo, ya en 2013, lleva a cabo varias actuaciones pero, igualmente, no acaban en su totalidad.
Dos años después, reaparece sin fisuras la voluntad de completar la dotación. Las gestiones del gobierno local con la universidad lagunera dan su fruto para establecer el aula de estudios descentralizada y acoger la biblioteca de Bello. Finalizó la restauración y un par de días antes de que terminara 2016 queda inaugurada y disponible para su uso. Como que ya han llegado los primeros ocupantes. La sala, inicialmente, estará en la planta baja de la casa, donde hay espacio para medio centenar de personas. La idea que se tiene es trasladarla a la planta superior para ganar en aforo y operabilidad.
Y es así como se hace efectiva la cooperación interinstitucional. Y como se acredita la iniciativa y la capacidad de gestión de responsables públicos, preocupados por su municipio, sensibles con su realidad histórico-patrimonial y con el hecho cultural. San Juan de la Rambla, el norte tinerfeño, ganan un espacio que servirá, entre otros usos, como sala de estudios. Se trata de facilitar al estudiantado y a los investigadores las opciones de dedicación y trabajo, un mejor aprovechamiento de su tiempo y de sus recursos.
Puede sentirse orgullosa la alcaldesa Velázquez, siempre sumando. Como también su pueblo. La predisposición del Cabildo Insular, fundamental, como la de la universidad. Un inmueble recuperado y apto para su utilización. Buen presente para empezar un nuevo año.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario