Espectáculos LA LAGUNA Música SOCIEDAD

Alejandro Sanz, el poeta de la canción, repartió «sirope picón» en La Laguna

EBFNoticias/Ale Hernández/Foto: Rubén de Cándido.- Aún recuerdo aquel «Paraíso Express», en Adeje hace seis años. En dicha ocasión encontré un Edén de sensaciones disfrutando del buen hacer en directo de Alejandro Sanz y de su banda.

Seis años después, como si hubiese sido teletransportada en una máquina del tiempo, pude comprobar, pese al yugo del calor extremo que reinaba en toda la isla, que los años no han hecho mella en el cantante madrileño.

Puntual a su cita con su público tinerfeño, Alejandro Sanz pisaba con firmeza el escenario del campo de fútbol de La Manzanilla, al cual le quedó grande el espectáculo del madrileño ya que no cabía ni un alfiler en dicho recinto.

Ante más de 10.000 personas y sin temblarle el pulso, Sanz comenzó su show cambiando su «Sirope Vivo» por mojo picón. El público asistente al completo coreó la famosa canción, «Mojo picón » del cantante canario Caco Senante, que el cantante madrileño quiso obsequiar a su público tinerfeño a modo de aperitivo.

Tal y como había prometido el día anterior durante su rueda de prensa acontecida en el Hotel Mencey de la capital isleña, Sanz «hizo caso a su fans» y  alternó los temas más sonados de su último trabajo discográfico, » Sirope», con un variopinto repaso a su extensa discografía.

Temas como «Desde cuándo», «Camino de rosas» o «El alma al aire» fueron la antesala para que el cantautor madrileño diese rienda suelta a su lado revolucionario interpretando,  con la fuerza que requiere dicho instinto, los temas «No es lo mismo» y «La música no se toca».

Con ese peculiar sabor a sirope, recurrente en las papilas gustativas de todos y cada uno de los asistentes, y sin dar pauta al descanso, Sanz arremetió con lo mejor que sabe hacer: hablarle al sentimiento aparcando a la razón desatando, con su peculiar voz desgarrada, el «Corazón partío».

Entre el fastuoso espectáculo de led, el buen hacer de la banda, el continuo dialogó con el público asistente y la nostalgia hecha canción que invadía el recinto, Alejandro Sanz, en su deseo constante por sorprender,  pidió un beso colectivo -interpretado en un dúo virtual con Marc Anthony- con su último éxito «Deja que te bese».

Para finalizar su magnífico show, Alejandro Sanz se puso al piano y, alternando el teclado con su voz, invitó al público asistente a quedarse, interpretando magistralmente uno sus últimos singles más aclamados «¿A qué no me dejas?

Anoche, en La Laguna, la poesía se vistió de música en directo de la mano del poeta de la canción por antonomasia. Anoche Tenerife recibió al poeta y sintió la nostalgia de un tiempo pasado por el cual, gracias a maestros como Alejandro Sanz, se puede pasear y caminar hacia un futuro mejor con un dulce sabor a sirope.

Agradecimientos: Planet Events.

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario