FIRMAS

Aparatos que utilizan energía solar realizados con medios domésticos. Por Alberto Vázquez-Figueroa


No necesitan más energía que la proporcionada por el sol


Evitan las otras: leña, petróleo, gas, electricidad

PENTAX DIGITAL CAMERA

Consiste en una bandeja de metal negro y brillante, de unas dimensiones de aproximadamente 30X50 cms o mayores con un reborde de 1 a 3 cm de altura . Una bandeja de horno serviría o una paellera.

En la parte inferior de uno de los extremos del reborde se debe realizar un único agujero , de forma que permita la salida de agua.

Exponiéndola a la intemperie de la forma adecuada, en zonas desérticas , con altas temperaturas diurnas y bajas temperaturas nocturnas, como es el caso de la zona del Sahel , por la noche sirve para obtener agua por condensación y por el día como plancha para cocinar determinados alimentos aprovechando la energía solar, y dándole la vuelta como horno .

Función recogida de agua del rocío:

PENTAX DIGITAL CAMERA

En zonas de gran diferencia de temperatura entre las horas diurnas y nocturnas, por las noches actuará como recogedor de rocío.

En zonas como el Sahel ,camellos, cabras, burros y lagartos lamen las rocas antes del amanecer puesto que la enorme diferencia de temperatura entre el día y la noche – en ocasiones de más de treinta grados- las han cubierto de un rocío que les ayuda a calmar la sed.

Colocando la bandeja con una diferencia de inclinación de unos diez centímetros, con su único agujero en la parte inferior y bajo él un recipiente, si unas horas antes de la puesta del sol se ha tenido expuesta la bandeja a pleno sol, se consigue que a partir de la medianoche la escarcha comience a depositarse sobre el metal que se está enfriando, las gotas de agua resbalen y acaben en el recipiente evitando de ese modo que se evaporen con la llegada del calor.

03

Si en el interior de la bandeja se colocan ramas con abundantes hojas, la superficie capaz de captar las gotas de escarcha y acabar en el recipiente aumenta de forma considerable. Un efecto semejante se obtendría extendiendo sobre la bandeja un “estropajo” metálico.

La cantidad de agua obtenida dependerá de varios factores pero sea la que sea es agua no contaminada que servirá para cocinar alimentos que no exijan mucho agua , o para preparar biberones de leche en polvo para los niños ,sin miedo a enfermedades infecciosas.

Función cocinado de alimentos

04

El “Sahel” carece de combustibles, pero la radiación directa anual supera los 2.000 kWh/m2 y la temperatura sobre superficies oscuras pueden alcanzar los 150º, por lo que una plancha metálica negra expuesta al sol absorbe tanto calor que en poco tiempo vuelve comestibles la mayor parte de los alimentos.

Bastará por tanto exponer la bandeja a pleno sol, procurando que los rayos incidan lo mas perpendicularmente posible a la superficie plana de la misma y una vez caliente depositar sobre la misma el alimento a calentar , teniendo mucha precaución de no tocar la superficie de la bandeja, pues podría producir quemaduras.

Hay que tener en cuenta que este sistema si bien resulta suficiente para preparar algunos tipos de alimentos de los que hablaremos más adelante , el calor generado no es suficiente para cocer por ejemplo un arroz o unas lentejas , por lo será necesario adaptar el tipo de alimentación a las posibilidades de la zona .

Alimentos adecuados (Cereales tostados)

Muchos de los alimentos que las naciones comprometidas  y organizaciones humanitarias envían a países como Somalia, Etiopia, Sudan, Chad, Níger, Mali o Mauritania , para intentar paliar el hambre en esas zonas, requieren de agua y fuego para convertirles en digeribles por los seres humanos, tal es el caso del de arroz, harina, maíz, judías o lentejas, pero se da la paradoja que en esos países lo que precisamente mas escasea es el agua y los combustibles para hacer fuego..

Para volver digerible una taza de arroz se necesitan dos tazas de agua y como consecuencia suele ocurrir que tales alimentos a menudo se desperdician debido a que una pobre mujer que ha recibido un par de kilos de arroz o maíz se ve obligada a caminar durante horas bajo un sol abrasador consumiendo más energías de las que va a obtener a cambio de su carga y sabiendo que carece de agua o combustible.

A la vista de ello, los esfuerzos se han centrado en la búsqueda de formulas que reduzcan de forma notable las tres variables que conforman la raíz del problema  del hambre en el “Sahel”: alimentos, agua y combustibles.

Mucho antes del descubrimiento de América, incas, mapuches y patagones, es decir, los primitivos pobladores de la costa del Océano Pacifico, ya habían advertido que los granos de maíz previamente tostados y después molidos duraban más, consumían menos agua, eran extremadamente resistentes al ataque de gorgojos o cualquier otro tipo de plagas y resultaban mucho más alimenticios que si primero se molían y luego se tostaban.

También descubrieron que la harina resultante consumía menos agua al ser amasada, por lo que convirtieron el “ñaco” en la base de su dieta, costumbre que aun se mantiene en algunos países del Cono Sur. Es rico en calorías, contiene al menos siete vitaminas y resulta más nutritivo que la carne.

Paralelamente, a miles de kilómetros de distancia y sin haber mantenido aún ningún contacto con ellos, en la costa Atlántica de África los bereberes y los guanches prehispánicos también habían comprendido las ventajas de tostar cualquier tipo de grano – trigo, cebada, centeno e incluso judías o lentejas – antes de molerlo, dando lugar a lo que acabó llamándose “gofio”, y que continuó siendo parte importante de su dieta, máxime desde que se incorporó el maíz procedente de América.

No obstante resulta evidente que proporcionárselo en polvo a los habitantes del “Sahel” no resolvería sus problemas puesto que continuarían necesitando agua.

No obstante tales problemas se reducen de forma considerable si previamente se ha mezclado con agua y con otros ingredientes hasta convertirlo en una pasta compacta de textura semejante a la masa de pan y que se envía envasada al vacío.

Si se ha mezclado con leche, queso o frutos secos se puede comer directamente y resulta muy útil a la hora de socorrer con eficacia y rapidez a víctimas de inundaciones, guerras o terremotos.

Sin embargo, si se ha mezclado con jugo de carne o de pescado, necesita  combustible que permita convertir esa masa en algo verdaderamente útil. Calentarlo en la bandeja solar es la solución.

Lo mismo ocurre con la leche en polvo para los bebés, mezclada con el agua que se ha recogido por la noche en la bandeja , y templada sobre esa misma bandeja ya expuesta de nuevo al sol , permite alimentar a los bebés sin riesgos .

La bandeja solar en combinación con alimentos basados en cereales tostados antes de ser molidos y amasados con otras sustancias y el agua de rocío, es una propuesta del escritor Alberto Vazquez-Figueroa para reducir de forma sustancial el hambre en los países del Sahel . En este sentido habla en su libro “Hambre” (Ediciones B) y en varios artículos publicados al respecto ,de donde están tomados estas ideas , con permiso de su autor.

Publicado bajo licencia de Alberto Vázquez-Figueroa / http://www.vazquezfigueroa.es

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario