FIRMAS Salvador García

Cancelaciones por falta de hoteles. Por Salvador García Llanos

Para quienes no conozcan qué es Mundiplan, digamos que se trata de un importante grupo empresarial que se encarga de organizar, gestionar y ejecutar el denominado Programa de Turismo Social promovido por la Dirección General del Instituto de Mayores y Servicios Sociales del Gobierno de España.

Se integran en el grupo los sectores de aviación comercial (Iberia), transporte terrestre (Alsa), turoperación (Gowaii) y la distribución (Iag7 Viajes).

La noticia es que Mundiplan está cancelando viajes subvencionados del Imserso a Canarias porque se dan casos en que los hoteles contratados, aunque no pagados todavía, han acabado vendiendo sus plazas a otros turoperadores. O sea, porque no hay hoteles disponibles.

Sobre este tipo de viajes se libró en su momento todo un contencioso de intereses. Al final, tras varias impugnaciones, se llegó a una especie de solución salomónica en la que a Mundiplan le fue asignada la gestión de los viajes a las islas.

El caso es que ahora mismo Canarias registra unos muy altos índices de ocupación con las celebraciones carnavaleras y eso dificulta la disponibilidad de plazas. El citado grupo empresarial contrató habitaciones, pendientes de pago, pero los hoteleros, dado el retraso producido por haberse dilatado la tramitación del concurso, quisieron poner fin a la incertidumbre y vendieron -se supone que a mejor precio- parte de esas plazas a otros turoperadores sobre los que se amontonan demandas de Canarias a la vista de la inestabilidad en otros destinos turísticos.

Imposible atisbar una solución satisfactoria cuando ya han comenzado las fiestas en las islas y cuando el ‘no hay habitaciones’ se extiende por todas ellas. Mundiplan confía en que la situación se normalice después de carnavales pero, mientras tanto, hay que afrontar la coyuntura de las cancelaciones con los instrumentos legales en la mano. No olvidemos que estos viajes subvencionados están promovidos por una entidad pública y guiados por un marcado interés social. El Imserso tendrá que ofrecer explicaciones y soluciones: puede que sean centenares de jubilados que se quedan sin vacaciones.

Pero resulta muy curiosa la situación: cancelaciones de viajes porque no hay donde hospedarse. Somos los mejores.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario