FIRMAS Salvador García

¡Qué quieren! Penoso. Por Salvador García Llanos

¡Qué quieren! Con los debidos respetos, tomando en cuenta todas las consideraciones -y los últimos sucesos, que diría Silvio Rodríguez-, por mucho afán de notoriedad y por mucha supuesta apología de la conciliación, no y no. Si ésta es la nueva política… en fin.

Nos parece, sencillamente, inaceptable. Tanto hablar de la protección de los menores, tanto difuminar o pixelar imágenes, y resulta que se exhibe un bebé ni más ni menos que en la sesión constituyente de las nuevas Corrtes. Ni siquiera valdría el socorrido ‘otro modo de hacer política’ ni siquiera una interpretación simbólica… Con Ortega, no es esto, no es esto.

Ni era el sitio ni era el momento. Aunque eso no cuente para quienes concibieron y protagonizaron la acción (bebé al margen, que ninguna culpa tiene). Lo ocurrido ayer en el Congreso de los Diputados es difícilmente digerible. La Cámara no es un lugar para espectáculos, aunque en el pasado haya habido episodios mucho más reprobables que Carolina Bescansa (Podemos) con su bebé en el escaño y pasándolo a Pablo Iglesias para que, con luz y taquígrafos, quedara constancia (Sin ir más lejos, ayer mismo, un diputado que está siendo investigado judicialmente jura su cargo y a continuación causa baja en el Partido Popular).

¡Qué quieren! Quienes trasladan el vulgarismo televisivo y la sobreactuación para satisfacer a las masas, seguramente los mismos que en más de una ocasión habrán dicho que en política no todo vale, deben entender que las escenas y los discursos de plató no pueden ni deben predominar en la institución donde está representada la soberanía popular. A ese paso, se convertirá en cualquier cosa menos en el lugar apropiado para legislar, debatir, fiscalizar y consensuar.

¡Qué quieren! Aún sabiendo que hay episodios peores o más graves, lo de ayer fue penoso.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario