FIRMAS Salvador García

Utilidad y vigencia de la nota de prensa. Por Salvador García Llanos

En el debate sobre las tendencias de la comunicación presentes y futuras, surge la cuestión de la nota de prensa. Si, de facto, ha muerto; o si sigue teniendo valor. Alguien va más lejos y se pregunta si ha muerto la susodicha.

Nos alineamos con quienes creen en su utilidad y en su vigencia. En muchos ámbitos y aspectos, sigue siendo necesaria. La nota de prensa tiene que ser una fuente de referencia, especialmente para determinado tipo de medios. A partir de ella, pueden trabajar con certeza y dispensar al hecho noticioso el tratamiento periodístico que se quiera.

Eso sí, la nota debe ser esencialmente informativa, estar bien redactada, ser clara y contener elementos esenciales. Las exigencias de los medios y de los consumidores de productos periodísticos obligan a cánones de eficacia, utilidad y personalización. Y es que los envíos masivos, como fórmula de transmisión informativa aprovechando adelantos tecnológicos y costos baratos, han mermado su valor y, si nos apuran, su credibilidad misma.

Pablo Herreros, de “Goodwill Comunicación” admite que “la nota de prensa no ha muerto como soporte”. Y explica que hay que seguir confeccionándola “para que el periodista tenga de dónde tomar los datos principales de lo que quieras contarle”. El símil de Herreros es ilustrativo: “La nota ya no es una llave que abre cerraduras sino un reloj que, guardado en un cajón adecuado, sirve para que los periodistas miren en él el dato que buscan”. Y ya que lo emplea, piensa en un modelo como el iWatch, esto es, lleno de información, con multiplicidad de enlaces para ampliar, facilitar la transmisión y el acceso en tiempo real, así como para contactar con agilidad con portavoces y el mismo medio.

Según este autor, en cualquier caso, la nota de prensa ya no es la herramienta por antonomasia. En un mundo que se desenvuelve a velocidad de vértigo, en una sociedad atiborrada de conductos mediáticos audiovisuales y digitales, “una nota de prensa tradicional tiene poco sentido”, remata Sergio Cortina, uno de los expertos en comunicación de la firma “Tinkle”, quien critica la escasa propensión a la actualización del formato.

Cortina se esfuerza en aportar soluciones e incide en la personalización como uno de los valores para que la nota perviva o no muera del todo. Una sugerencia, bien transmitida personalmente, debe producir efectos interesantes hasta estimular el trabajo del redactor. “Como periodista -dice el experto- quiero recibir en mi correo cosas útiles y mucho más si hablamos de informaciones que, en la mayoría de los casos, no he solicitado expresamente”.

De ello hay que interpretar que en la comunicación hay que ser creativos. Los cargos públicos per se, los gabinetes de compañías privadas e instituciones públicas han de esforzarse en crear, en dotarse de originalidad si escogen la nota de prensa como fórmula informativa o de comunicación. Se debe llamar la atención de los periodistas y cultivar con lealtad recíproca esa relación personal hasta conseguir el éxito, mejor dicho, el mejor resultado posible. Para lograrlo hay que huir de tópicos y envíos masificados.

Lo dicho: la utilidad y la eficacia de la nota merecen un esfuerzo continuado de cualificación y superación.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario