Sin categorizar

Consejos psicológicos para una Navidad feliz en familia

EBFNoticias.- Un anuncio de una cadena de supermercados alemana ha impactado a millones de personas en el mundo porque muestra a un abuelo que, viendo que su familia “no puede” acudir a pasar las Navidades junto a él, finge su muerte como último recurso para intentar reunir a sus seres queridos y cenar en su compañía.

El anuncio deja patente que en Navidad lo importante es estar juntos. Es la fiesta anual de la familia por excelencia y reúne a varias generaciones cuyos polos principales son los nietos y los abuelos. De este modo, “la festividad es una oportunidad para que los niños afiancen su identidad, estima y valía. Y es una ocasión extraordinaria que tienen los adultos para demostrar no solo con objetos materiales, sino afectivos, la importancia que tiene cada miembro. A su vez, los mayores necesitan una atención especial en estas fechas, ya que es habitual que experimenten emociones de pena y soledad por la ausencia de seres queridos”.

Es lo que destaca la psicóloga María Dolores Vázquez González, vocal de Discapacidad, Envejecimiento y Dependencia del Colegio Oficial de Psicología de Santa Cruz de Tenerife, de este tiempo de solidaridad, afectos e identidad, puesto que “cada familia se apropia del ritual de la Navidad organizándola a su manera y atribuyéndole sus propios valores”. Y ofrece unos consejos para una Navidad feliz en familia:

1) La Navidad es una fiesta de solidaridad, esperanza, amor, unión, paz… sumerjámonos en ella toda la familia, respetando las peculiaridades de cada uno. Es esencial crear un ambiente de festividad y de armonía, donde se comparta las celebraciones con alegría. El verdadero sentido de la Navidad es cómo lo vivimos y compartimos, no cuánto gastamos.

2) Planificar la Navidad con tiempo, pero disfrutando y viviendo cada momento. La Navidad es bonita, pero también es una época estresante (preparativos, reuniones…). Lo importante es el “aquí y ahora” compartido por las diferentes generaciones.

3) Navidad y Reyes son las fiestas favoritas de los niños. Los padres, pero más aún los abuelos, pueden hacerlas inolvidables si se les da la oportunidad. Lo maravilloso de estas fechas es estar juntos compartiendo nuestros sueños en una mesa que por sencilla que sea, si hay cariño, serán unos días imborrables. Si el niño vive las tradiciones de manera entrañable, con el ejemplo de sus padres y abuelos, podrá transmitir en el futuro a sus hijos la importancia de la Navidad en familia.

4) Cocinar los menús de estas fiestas siguiendo las recetas de nuestros mayores, las que nos gustan a todos, fomentando la continuidad de la identidad familiar. Los niños, junto con sus padres, pueden recopilarlas como legado. Es necesario integrar a nuestros mayores en la mesa de las diferentes celebraciones respetando sus necesidades.

5) Participar toda la familia en los preparativos de las fiestas: adornar la casa, hacer el árbol, poner el belén, preparar la comida… todos se percibirán mejor y más activos.

6) Hagamos que todos nos sintamos cómodos y procuremos ver el lado positivo de las cosas. Si te gusta la Navidad simplemente comparte lo bueno que hay en ti. Evitar el estrés, la ansiedad y la confrontación es una buena manera.

7) Saborear lo que nos aporta la vida. Visualiza que serás feliz, que durante las Navidades harás todo lo posible para ello y para que otras personas también lo logren. Es importante agradecer lo que se ha recibido durante el año y todo lo que nos deparará el próximo.

8) Si perteneces a una familia en que se quieren mutuamente, disfrútala, eres una persona afortunada. Compartir vivencias enriquece el sentimiento de pertenencia y cariño. Los abuelos pueden brindar sus cuentos, historias y experiencias a toda la familia, como antaño les hicieron a ellos. Experimentar momentos tranquilos, en grata compañía, vividos con alegría y optimismo, facilitan el acercamiento entre las distintas generaciones y dan sentido al ser humano.

9) Erradicar la nostalgia y la tristeza. A menudo, quienes dicen que nos les gusta la Navidad añoran tiempos felices o sienten el vacío de alguien importante en sus vidas. Es fundamental que el desánimo y la melancolía no se apodere de ninguno, compartiendo nuestro tiempo y detalles con otros se puede disfrutar como niños dichosos y soñadores, de momentos de alegría en estas festividades.

10) Rememora la Navidad más hermosa de tu vida, pero vislumbra que la de este año puede serlo aún más. Reinventa la Navidad, dale un buen sentido a la festividad, evita el consumismo, pasea por la calle sin sentir la necesidad de comprar, disfruta del recorrido pensando que eres feliz.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario