Sin categorizar

Los biólogos piden que el PIOT vaya «más allá del beneficio económico» sobre el suelo

EBFNoticias.- El Colegio Oficial de  Biólogos de Canarias celebra el reciente anuncio que ha realizado el presidente del Cabildo Insular de Tenerife, Carlos Alonso, de revisión del Plan Insular de Ordenación del Territorio (PIOT),  con el que busca un documento «más flexible» y que esté adaptado a la «realidad» del territorio y del desarrollo económico en la Isla.

No obstante, este Colegio debe recordar que una apertura de parte del PIOT no debe servir únicamente para satisfacer los intereses económicos, sino que debe valorar y  preservar los recursos naturales de la isla. Unos recursos naturales que en Canarias son muy limitados y que es nuestra responsabilidad salvaguardar y utilizar inteligentemente. Afirmación que entendemos que está implícita en las palabras de Carlos Alonso.

El Colegio  Oficial de Biólogos de Canarias lleva años propugnando que se realice un Plan de Ordenación de los Recursos Naturales, que el PIOT soslayó en su  momento, como exigían las directivas europeas y, desde 2007, la legislación básica del Estado. El PIOT definió dónde establecer el desarrollo económico, mientras que obvió el análisis y el inventario  de los recursos naturales de la isla. Esto derivó en una falta de consenso social y en multitud de conflictos ambientales, que se hubieran evitado con un pacto por el territorio que asumiera responsabilidades colectivas.

Ahora es el momento de trabajar en la Ordenación Insular de los Recursos Naturales de la Isla y colocar las infraestructuras y proyectos, de forma transparente, en el territorio; en aquellos lugares cuya afección a los recursos sea la mínima posible. Definir bien qué se quiere y por qué se quiere, sin dejar bolsas de suelo sin precisar su uso.

El Colegio Oficial de Biólogos de Canarias aplaude, como no podía ser de otra manera,  que el presidente diga que es necesario contar con los todos los profesionales, tal y como recogió el texto de la Carta Europea de la Ordenación Territorio en 1983, cuando los ministros europeos reconocieron que la ordenación constituye un instrumento de evolución de la sociedad, en el que  todos los ciudadanos tienen el derecho, y el deber, de participar, así como en que debe tener un enfoque interdisciplinar.

Hoy en día, el PIOT (de 2002) lamentablemente no está impregnado de esa filosofía transversal, en el que el recurso natural (suelo rústico) sea valorado como tal, sino que se hace simplemente como una bolsa de suelo para colocar infraestructuras. Es posible que esa tradición de ordenar el suelo  a espaldas de los ciudadanos tenga sus días contados, porque en las condiciones y  con los medios tecnológicos actuales se está en disposición de que las administraciones y en este caso el Cabildo lidere este cambio y haga más transparente y asequible a los ciudadanos la ordenación.

Este Colegio recuerda que, en este ámbito, la legislación española da la prevalencia a la protección ambiental sobre la ordenación territorial y urbanística, incorpora el principio de precaución en las intervenciones que puedan afectar a espacios naturales y/o especies silvestres, y contribuye a impulsar procesos de mejora en la sostenibilidad del desarrollo, asociados a espacios naturales protegidos y la promoción de la utilización ordenada de los recursos.

Suelo agrario

Pero la biodiversidad no está exclusivamente en los espacios naturales protegidos, como muchos políticos quieren hacer pensar a la población.  De ahí que los biólogos valoramos muy positivamente la mención que hace el presidente de Cabildo a la protección del suelo agrario como superficie que garantiza un suelo estratégico para la seguridad y soberanía alimentaria, y gran fuente de diversidad biológica.  Creemos que es suelo que merece ser declarado de interés público para el uso agrario, y no, como ocurre en la legislación actual, para ubicar nuevas infraestructuras y dotaciones.

Por ello, animamos al presidente del Cabildo a que inicie una revisión del PIOT con la seguridad de que los profesionales pueden mejorar la actual estructura de ordenación, garantizando el principio básico de la información y participación de los ciudadanos en el diseño y ejecución de las políticas públicas. Y no sólo con planteamientos a corto plazo ni de valoración exclusiva del coste/beneficio económico de las décadas pasadas, sino haciendo uso de valores menos tangibles como la fragilidad, la  diversidad, la  escasez de renovación y estabilidad. Seguro que de esta forma, la isla estará garantizada para nuestros hijos.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario