Sin categorizar

¡Larga vida a Periplo!, capítulo primero. Por Eduardo García Rojas

El despliegue de escritores y periodistas fue muy intenso la semana pasada en el Puerto de la Cruz. La ciudad acogía la tercera edición de Periplo, Festival Internacional de Literatura de Viajes y Aventuras del Puerto de la Cruz y durante una semana, la que fue del 5 al 11 de octubre, muchos pensaron que realmente estaban viviendo una odisea mientras compartían charla con periodistas y escritores que han hecho del viaje y la aventura auténtica literatura, y con amigos y desconocidos que se forjaron como lectores gracias a Stevenson, Conrad y Verne, entre otros autores que estuvieron muy presentes a lo largo de los días en ese Periplo que, visto la excelente presencia de público, es más cuestión de ida que de vuelta.

Lamentablemente, en la edición de este año no pudo estar presente por problemas de salud el escritor Antonio Lozano, que es uno de los espíritus en las sombras luminosas que alimenta este festival desde sus inicios. De todas formas y pese a que físicamente no estuvo ahí, sí que acompañó a todos los que hacen posible esta iniciativa… Una iniciativa que este año estuvo centrada en El gran viaje del periodismo, un oficio el de los periodistas que en palabras de Antonio Lozano –y que reproducimos del programa del Festival–: “ocupa en nuestros días el puesto de viajero y escritor.”

Así que de periodismo pero sobre todo de viaje se conversó durante una semana en la carpa habilitada en la explanada de la entrada del Museo Arqueológico, eje central de un encuentro con las letras que vertebró en otras zonas del Puerto de la Cruz actividades de arte en la calle –fascinante la iniciativa Puerto Street Art– expositivas, musicales, teatrales y cinematográficas.

En cuanto a charlas, presentaciones y conferencias, cinco fueron los pilares que se diseñaron para tratar a través de la palabra y la imagen las sesiones que se desarrollaron en la carpa habilitada en la entrada del Museo Arqueológico: Viajeros en red, charlas que protagonizaron bloggers especializados en viajes; Derribando murallas, presentaciones de obras para las que no existen las fronteras; Tan lejos, tan cerca, diálogos planteados como encuentros con mucho contraste; Nada que declarar. Mujer viajando sola y Conversaciones en La Ranilla, entrevistas con  algunos de los autores invitados en esta edición y que procuraron que resultasen y cercanas muy cercadas a los espectadores.

La fiesta comenzó el lunes 5 de octubre con la intervención del escritor y viajero Antonio Cordero, quien presentó sus excelentes relatos reunidos en La tortuga de Luang Prabang y otras historias de viaje (Baile del Sol Ediciones) y abrir a todos los que acudieron el apetito de lo que se avecinaría días después.

Antonio Cordero es uno de esos viajeros que se desplazan solos o escasamente acompañado por territorios que no pisaría demasiada gente salvo los locales. Le encanta, dijo en su intervención, sobre todo la selva, espacios que, sin embargo, no despiertan demasiada pasión a Paco Nadal, a quien le gusta más los desiertos reveló al nutrido público asistente a la última Conversación en La Ranilla que tuvo lugar el domingo 11 de octubre, clausura del Festival Periplo.

Los protagonistas de la sesión del martes 6 fueron los responsables del blog La gaveta voladora, Yolanda Afonso y Marcos Barrera, dos viajeros portuenses que cuentan sus viajes por el mundo en esta bitácora virtual; el escritor y editor Servando Rocha, quien habló de su último trabajo que lleva por título El ejército negro. Un bestiario oculto de América (La Felguera) y Miguel Nonay, quien además de habar de su blog A salto de mata dio lecciones de entusiasmo y espíritu aventurero como viajero en silla de ruedas y su labor de difusión a favor de la adaptabilidad o no de los destinos que visita.

Nos quedamos, entre otras frases de su intervención con: “Las limitaciones no están en las personas sino en los entornos”. Frase que tras un largo silencio fue rota por una gran ovación del público, que se lo pasó francamente bien a tenor de las risas y ocasionales carcajadas que interrumpieron la entrevista que desde el escenario se mantenía con Nonay.

(*) En la imagen el poeta y escritor Antonio Cordero durante su intervención en la tercera edición de Periplo. Firma la fotografía: Juan García Cruz

Saludos, continuará, desde este lado del ordenador.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario