FIRMAS

El bar de Pepe. El patito criollo de Podemos. Por Joaquín Hernández

Los argentinos llaman “patito criollo” aquellas personas que a cada paso que dan van dejando una cagada. Pablo Iglesias es el justo ejemplo de Patito Criollo.

No cabe la menor duda que el partido “emergente” PODEMOS está perdiendo credibilidad día a día y con ello votantes, los españoles hemos llegado a una  edad que nos permite distinguir, por mucho que se quiera camuflar, al trepa del oportunista, al padre de la patria del Ayatola, el mentiroso compulsivo que es capaz de mentir a su puta madre, como del pulcro y aseado o aseada que todo lo hace por y para el pueblo pero no lo único que quiere es la poltrona, el mando y nada más. Los españoles acabamos de pasar 4 horribles años por votar un cambio, por acabar con Zapatero y sus acojonamientos nos metimos en la boca del lobo más traidor y mediocre payaso que ha tenido esta España de la dictacracia que nos hacen padecer desde hace 40 años.

Pablo Iglesias nos ha mentido en cuento al funcionamiento del “partido del pueblo”. PODEMOS funciona de forma dictatorial, las asambleas locales, los círculos, los foros ciudadanos no tienen voz y si tienen voto su voto no sirve más que de encuesta y ni siquiera para  eso. Pucherazos para las elecciones municipales y autonómicas se produjeron en casi todas las regiones. El “Comité Central” dispuso a su antojo o sea como le salió de los cojones a Pablo Iglesia y sus amigotes . El caso de Canarias, Tenerife en concreto, hizo perder miles de votos a la nueva formación, el hecho de dejar hacer y deshacer a un partido político local llamado Si Se Puede (un verdadero caballo de Troya que se infiltró dentro de partido en la isla con la autorización de la cúpula del partido en Madrid) verdaderos descendientes de la más rancia derecha isleña que con el marchamo PODEMOS se ha introducido en varios municipios, incluido los dos principales.

La idea de una izquierda fuerte y unida es tan vieja como la vida misma. Muchísimos folios escritos, mucha saliva gastada a favor de esa unión que cada día nos parece más una utopía que una realidad. El portazo en las narices de PODEMOS a una gran coalición con partidos de la izquierda española es posible que ya le esté pasando factura, es más me atrevo a decir que la mayoría de los votantes indecisos que se inclinaron por PODEMOS, les están dando el pasaporte a Pablo y sus camaradas.

Alberto Garzón sabe muy bien que sólo la unión entre todos los partidos de la izquierda solidaria y socialista puede dar el golpe mortal al bipartidismo, sobre todo al Partido Popular que a base del desencanto de miles de seguidores de PODEMOS empieza a subir como la espuma en las estadísticas de intención de voto. Los esfuerzos en este sentido tienen que continuar porque la debacle de PODEMOS es posible que sea de tal magnitud que de 2ª o 3ª fuerza política en el arco parlamentario pueda pasar a un grupo de no más de 7 u 8 diputados.

Si seguimos analizando, el tema PODEMOS  se agrava con la crisis griega y su homologo “Tsipras el cobarde”.

Si SYRISA es el doble de PODEMOS y viceversa, que Dios nos acoja en su seno eterno o el diablo en el fuego del infierno. Tsipras ha decepcionado a su pueblo ni más ni menos que como lo hecho Rajoy,  la partida que Tsipras jugó con  la ventaja del aval de su pueblo era de vida o muerte y no había cambio posible, y no lo había porque el pueblo dijo NO al suicidio impuesto por la invasión germana y la famosa doble “t”. La presión era acojonante, eso es cierto pero no menos era la contestación del pueblo que le dio carta blanca a su presidente, confiando en él.

El corralito no hizo efecto  entre la población más allá de las molestias de las colas en los bancos, el pueblo griego sabe sufrir y tiene múltiples experiencias en ese sentido, el asedio al pueblo griego fue brutal hasta tal punto que los bancos de la Unión Europea tenían ordenes de no transferir más de 100 euros a residentes en Grecia; o sea que la guerra estaba en su punto álgido, una guerra en toda regla, sin misiles ni la wermacht desfilando ante el Partenón Heil Merkel proyectaba toda su potencia obligando a los países bajo su bota a cargar contra los griegos.

Tsipras se acojonó, no supo aguantar la ofensiva europea contra su pueblo, un hombre débil o un hombre vendido y traidor a su pueblo que ha hecho flaco favor a las ilusiones de millones de europeos que veíamos en SYRISA y en PODEMOS la posibilidad de quitarnos de encima una Unión Europea de las clases, de los vagones de 1ª, 2ª y 3ª clase. El fracasos de Tsipras es el fracaso de Pablo Iglesias, porque Pablo Iglesias cada día  se parece más al cobarde presidente griego.

El patito criollo debe reflexionar y antes de perder y convertirse en algo que pudo ser y no fue, aliarse con esa propuesta de gran unión de la izquierda solidaria, sobre todo por dos cosas que le pueden interesar, si no es zoquete y se deja aconsejar, la primera: porque si gana en las elecciones las ganaran gracias a él a Pablo Iglesias y PODEMOS que han hecho más grande la coalición de las izquierdas socialistas y comunista española y la segunda: porque si pierde siempre podrá echar la culpa a la coalición de sus problemas y pelillos a la mar…

Ah!! Otra que me olvidaba:  si gana y gobierna siempre podrá pactar con Merkel y la Troika obligado por sus socios de gobierno, aquí todo está pensado, venga patito, cambie de rumbo o nos va a llevar a otros cuatro largos años de austericidio conducido por Rajoy y Albert Rivera.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario