FIRMAS Salvador García

Precios hoteleros ¡Horror! Por Salvador García Llanos

La agencia de noticias Europa Press distribuía ayer una información de la que se hicieron eco varios medios nacionales: Puerto de la Cruz es el destino español con hoteles más baratos durante el presente mes de julio. La citada agencia bebía de las fuentes del operador turístico ‘Trivago’ que citaba: el precio medio de pernoctación en este país es 118 euros; en la localidad del norte de Tenerife, la media es de 68 euros por noche.

Tomemos nota, porque la diferencia es de 50 euros. Y si hacemos la comparación con Costa Adeje (185 euros/noche), se eleva a 117. Demasiado, aunque el destino sureño esté entre los diez primeros lugares del ‘ranking’ de los destinos más caros.

Las cantidades ponen de relieve un desequilibrio preocupante desde todos los puntos de vista, el de la oferta propiamente dicha. Difícilmente se puede aspirar a un destino diferenciado y competitivo con precios irrisorios en una parte sustantiva de la turoperación como es el alojamiento. Si se malbarata el producto, malo para todos, todos pierden.

El sector privado, la patronal hotelera, tendrá que dar alguna explicación. Y no basta con descansar la culpa o la responsabilidad en las administraciones públicas. Socialicemos las pérdidas, si es necesario, pero eso no enjuga las diferencias.

Lo que hay que debatir es la introducción de mejoras para recuperar atractivos y agitar los mercados en busca de clientela que hay que fidelizar. Innovación y cualificación: de ello venimos hablando desde hace años. Cuando acuñamos la idea, agentes del sector poco menos que la despreciaron por esa visión cortoplacista y por ese afán de ganancias a toda costa, sin reparar en que este negocio es exigente y obliga a superarse constantemente. Mucho tiempo se ha vivido de las rentas; ahora tendrán que recuperar terreno a base de inversiones y dotaciones. Menos mal que queda sol y playa para ir tirando.

En cualquier caso, no es una buena noticia. Los costes concluidos en el estudio de ‘Trivago’ son otro reflejo de la decadencia turística de un destino que fue puntero y que vivió su época de esplendor, sin darse cuenta de que este tiempo no volverá. Si quieren caminar hacia adelante, ha de esmerarse en la búsqueda de alicientes, ha de hacer un inmenso esfuerzo colectivo para volver a disponer de una oferta atrayente y diferenciada. Ahí tuvieron –y no queda más remedio que hablar en pasado- la oportunidad del tren del Consorcio de Rehabilitación Turística. No sabemos si volverá a pasar.

Por ahora, los precios hoteleros entristecen. ¿Así se pretende generar empleo? ¿Y robustecer la oferta? ¿Y hablar de excelencia? Por favor: si es que el domingo pasado –bien es verdad que por una avería; pero ya pudieron haber avisado- ni siquiera una de las piscinas del complejo ‘Costa Martiánez’ tenía agua.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario