FIRMAS Juan Velarde

El milagro amarillo de Xuáncar. Por Juan Velarde

Trece años han tenido que pasar para que la Unión Deportiva Las Palmas regrese al lugar que le corresponde en el fútbol español, la Primera División, llamada ahora por cuestiones de patrocinio, Liga BBVA. Seguro que muchos aficionados amarillos conservan fresco en la memoria el recuerdo de cómo se descendió en el año 2002. A dos jornadas para el final, los insulares estaban prácticamente salvados y recibían en la penúltima jornada a un CD Tenerife que tenía todas las de perder la categoría. Pues bien, golito de Marioni en el antiguo Estadio Insular, 0-1 y a jugárselo todo en Anoeta donde el milagro no fue posible.

Desde entonces, el cuadro amarillo estuvo penando por los bajos fondos de nuestro balompié y a los dos años de ese descenso, en el 2004, nueva caída, en esta ocasión a los infiernos de la Segunda División B, donde tuvo que sufrir dos campañas para retornar a la división de plata. Desde 2006, la UD Las Palmas ha completado en Segunda campañas mediocres, al borde de caer otra vez a ese pozo de la competición de bronce y ya en los últimos tiempos, especialmente en estas dos últimas campañas, tocando con los nudillos la Primera División.

También recordarán muchos seguidores como ese premio se volatilizó hace justo un año, en el tiempo de prolongación ante el Córdoba, por obra y desgracia de unos desalmados que decidieron hacer el ultra, saltar al césped del Estadio de Gran Canaria y desorientar a unos jugadores amarillos que en un minuto vieron como los blanquiverdes empataban a 1-1 y se llevaban en sus alforjas un ascenso que había sido de los amarillos durante 93 minutos.

Pero las penas y la desesperación por este incidente se han conseguido enjuagar sólo 365 días después y cierto es que con mucho más mérito, ya que había que ganar al menos por 2-0 a un Zaragoza que, al igual que el Córdoba hace justo un año, se enganchó a los play-offs en la última jornada y al final se hizo con su plaza en Primera.

Esta vez, la justicia divina se inclinó del lado de la UD Las Palmas e incluso la divina providencia mediática porque seguro que en Tenerife aún deben estar haciéndose cruces con el señor Xuancar, director general de Deportes en COPE, que, cuando militaba en el ejército de PRISA en Radio Club Tenerife, no sólo era más tinerfeñista que los del Frente Blanquiazul, sino que en un UD Las Palmas-Rayo Vallecano (0-6) de la temporada 88-89, soltó sapos y culebras contra los amarillos por perjudicar el ascenso directo del CD Tenerife a Primera. Quien te ha oído y te oye, Xuancar, gritando ahora los goles de la UD Las Palmas, un club que merece la enhorabuena por su ascenso.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario

Comentarios recientes