FIRMAS Salvador García

Un proyecto de TDT posible y neceario. Por Salvador García Llanos

“¿Es posible una televisión local de base social en el norte de Tenerife?”.  Con esa pregunta, bajo el paraguas de un título muy sugerente, Ciudadanía Digital, se presentaron días pasados, en el Instituto de Estudios Hispánicos de Canarias (IEHC), los adjudicatarios de una concesión, transformada en licencia, para la explotación de un canal del servicio de televisión digital terrestre (TDT). Querían llevar a cabo un taller en el que reflexionar colectivamente sobre la televisión local, su uso actual y sus potencialidades para el norte de Tenerife y su población.

Arrancan, por tanto, de una premisa legal, lo cual no es de menor importancia en un campo dado a los vacíos y a la impunidad y en el que, por tanto, es fácil creerse que todo se puede hacer porque no va a pasar nada. No: parece que esa jungla ya se va despejando, de modo que la ‘alegalidad’ -tan permisiva y tan aprovechable cuando conviene- empieza a ser historia y, en teoría, solo puede y debe funcionar lo que está debidamente autorizado por la administración competente una vez ésta haya cumplimentado o cubierto los exigidos procedimientos legales. Este caso de Ciudadanía Digital, en concreto, dada la dimensión del proyecto y los objetivos que pretende, a la espera de su cristalización, solo puede entenderse desde soportes jurídicos válidos y desde el rigor que han de caracterizar, teóricamente, el funcionamiento de los medios de comunicación.

¿Cuáles son esos objetivos? Según se explicó, en primer lugar, articular y consolidar un canal de servicios y comunicación social de las organizaciones y experiencias sociales, ambientales, etnográficas, socioculturales, recreativas y deportivas del norte de la isla.  Y luego, fortalecer la ciudadanía y la participación social y política de la gente mediante contenidos programáticos que fortalezcan valores sociales y vertebren una sociedad más abierta, más participativa y mejor formada.

Desde este punto de vista, sería positivo, en nuestra opinión, avanzar en las formas organizativas del proyecto antes que entretenerse demasiado en la naturaleza, la conveniencia o la viabilidad de esos contenidos. Además de innovadora, la iniciativa es distinta de un modelo de canal televisivo generalista. No parece que estemos ante una opción más de tertulias, de programas difusos y anodinos, todo lo más con algunas transmisiones y sus correspondientes redifusiones. Si quiere ser competitivo, tiene que empezar a serlo por su propia naturaleza. Y por rigor profesional. Se trata, por lo que informaron en el taller los promotores, de elaborar e impulsar una programación que canalice inquietudes y acciones sociales de las organizaciones cívicas de la isla y, en concreto, del norte tinerfeño.

Eso posibilitaría desarrollar utilidades para la educación, las empresas, los sindicatos, los trabajadores, las mujeres, el deporte, la cooperación internacional, la discapacidad, la conciliación familiar, la salud, la cultura, el patrimonio, la infancia, los mayores, la ecología… Se quiere una televisión interactiva y que los consumidores abandonen el papel de exhaustos y deprimidos espectadores.

En la sesión, llegamos a la conclusión de que un medio televisivo así es necesario. El déficit cultural de la sociedad canaria sigue siendo elevado. Cecilia Domínguez Luis, premio Canarias de Literatura 2015, hizo el pasado 30 de mayo toda una reivindicación para salir del marasmo, de los vicios y del espíritu acomodaticio que nos envuelve. No puede ser que los medios, especialmente los audiovisuales de cobertura local, contribuyan a “desaprender”, a la deformación o al embrutecimiento, cuando no a la desinformación o la comunicación sesgada de vulgarismos e intereses perversos. En las pasadas elecciones autonómicas y locales, se registraron índices abstencionistas muy pero que muy preocupantes. Son indicadores de una desafección que ya resulta inquietante desde el punto de vista sociológico. Las carencias ideológicas se suman a una alarmante falta de cultura política. Hay que superar esos quistes.

Con esos considerandos, insistimos, que aparezca un medio dispuesto a promover valores cívicos, laicos, comprometido con la profundización de los derechos humanos, la solidaridad intergeneracional, las políticas de género y con el amplio abanico de conceptos contenidos en la Constitución y en el Estatuto de Autonomía, es, cuando menos, esperanzador.

Por ello, es primordial ultimar la fórmula jurídico-participativa que sustente el proyecto y que otorgue credibilidad desde que sea dada a conocer. Las potencialidades están: queda el buen uso del talento y de la capacidad de gestión para que esta iniciativa cristalice y sea de indudable utilidad social.

La pregunta del principio, por consiguiente, tiene una respuesta afirmativa: sí es posible y sí es necesaria.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario

Comentarios recientes