FIRMAS Marisol Ayala

Mary Sánchez, mérito a toda una vida. Por Marisol Ayala

Una emocionada Mary Sánchez, acompañada por familiares y amigos, agradeció ayer la Encomienda de la Orden del Mérito Civil en reconocimiento a los 60 años de trayectoria. Conoce algo más de su vida.

 

Diego F. Hernández.

La cantante Mary Sánchez (Las Palmas de Gran Canaria, 1934) recibió ayer la Encomienda de la Orden del Mrito Civil. Una distincin que la artista recibi “muy emocionada” arropada por familiares, amigos y autoridades en un acto celebrado en el Salón Dorado de las Casas Consistoriales. Este reconocimiento, que le llega a Sánchez en el año en que se despide de los escenarios, fue impulsado en noviembre de 2014 por el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y tuvo el visto bueno de la Casa Real en diciembre del pasado año de manos del rey Felipe VI. La notificacion llegó el 5 de junio.

“Gracias a mi querida España, por darme este premio por mi trayectoria artística”. Con estas palabras finalizaba ayer la cantante Mary Snchez el breve discurso, a modo de agradecimiento colectivo, tras la entrega de la Encomienda de la Orden del Mérito Civil. El Salon Dorado de las Casas Consistoriales, en la Plaza de Santa Ana, fue ayer el lugar donde amigos y familiares de la cantante grancanaria se reunieron para celebrar esta distinción que le llega a la artista en el año que ha tomado la decisión de abandonar definitivamente los escenarios. La gira y espectáculo Gracias por nacer canaria, producción de Clapso al que le restan fechas en 2015, es la última ocasión de escuchar en directo canciones como Mariquilla la perrera, Tartanero, Pobrecillo novio, pobre Rafael o Bendita mi tierra guanche.

Mary Sánchez ayer durante el acto acompañada por el  el alcalda Juan osé Cardona.

Mary Sánchez durante el acto acompañada por el alcalde de 
la ciudad Juan José Cardona y Mª Carmen Hernández Bento, 
Delegada del gobierno en Canarias.

LA NIÑA QUE HIZO LA PRIMERA COMUNIÓN VESTIDA DE NEGRO

M. Ayala

Mary Sánchez Ramírez nació en Las Palmas de Gran Canaria, en El Refugio, frente a la playa de Las Canteras. Su infancia fue, como marcaba la época, de escasez y supervivencia. Tales eran las necesidades en aquel tiempo, que la Primera Comunión la hizo de negro. Su madre, Lolita Ramírez, le confeccionó un vestido con prendas en desuso que guardaba en el ropero. Ella siempre lo recuerda sin dolor pero con cierta pena porque “en el banco de la Iglesia, yo era la única niña vestida de negro”.

Cuando estaba en los 15 años, Néstor Álamo se enamoró locamente de su voz, la tomó de la mano y quiso que la niña Mari contemplara con sus propios ojos la majestuosidad del Roque Nublo. Ya le había cantado a la “lírica piedra lunar” y ahora tocaba conocerla. Mary se emocionó y entendió entonces porqué cada vez que cantaba Sombra del Nublo, le daba un pellizcón el corazón. Néstor, comprendió que sus canciones y Mary en sí misma, con su voz única, eran la perfecta simbiosis para dejar siempre en nuestros corazonesvsu hermosísimo mensaje musical. Así, Sombra del Nublo, Tamadaba, ¡Ay! Teror que lindo eres, Maspalomas y tú, La noche en Arguineguín, Isla mía, Madre canaria, Adiós Canaria querida, Mariquilla la Perrera, El zagalejo, El cambullonero, El telarito, La alpispa .. y tantas otras canciones, encontraron en la voz de Mary su “identidad” como tales, perpetuándose en el tiempo como parte de nuestro acervo musical.

Mary también llevó a Hispanoamérica, los aires canarios. Nuestra canción canaria, “emigró” en su voz para llenar los espacios de aquella América que hablaba y habla nuestro mismo idioma. Y, tantas canciones de allá, retornarían después con ella para llenar nuestro espacio hermanado desde siempre, en idéntica dulzura, con aquellas tierras. De allá se trajo aquel precioso bolero de Carlos Arturo Briz, “encadenados”, haciéndolo suyo. Quienes hemos seguido su trayectoria, sabemos que Mary canta boleros con maestría y que hoy, una de sus ilusiones más cercanas, es hacer un trabajo sobre ese género musical.

Perder a Maso, Tomás Moreno, su marido, la colocó al borde del abismo. Pero en vez de dar el salto decidió continuar y refugiarse en lo que mejor sabe hacer y le gusta. Cantar. Y cantar con Los Bandama, su grupo musical de acompañamiento de siempre.

Es sencillo quererla y admirarla porque en Mary se aúnan virtudes que no son fáciles de conjurar en una persona. A lo largo de su vida, se ha caracterizado por su inmensa bondad y por su inmensa, peculiar y poderosa voz. Esa voz que impone cuando hay que imponer, desgarra cuando hay que desgarrar y enamora cuando hay que enamorar y quiere hacerlo. Esa voz, es y será siempre la dulce expresión de la palabra cantada. La palabra hecha canción.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario

Comentarios recientes