FIRMAS

¿Malos tiempos para los Influencers? Por Armando Pinedo

instagram-ceo-kevin-systrom-657x360
El CEO de Instagram anunció que la red social de 300 millones de usuarios y propiedad de Facebook creará anuncios promocionados con el fin de satisfacer la demanda de muchos de sus usuarios. ¿Significa esto que la figura del influencer se verá amenazada por esta nueva vía de negocio de Instagram?

Vendida a Facebook hace casi tres años por mil millones de dólares, Instagram es obviamente hoy una de las plataformas más sólidas del mundo digital, convertida en un referente expositor para sus 300 millones de usuarios activos mensuales, quienes suben un total de 75 millones de fotos diarias. Con estos números, queda más que evidenciado que Instagram vive su momento más rentable con una reputación de marca que hoy valdría el doble si se pusiera de nuevo en venta.

Fuente: D.R.

Por todo ello, su CEO, Kevin Systrom, anunció que había llegado el momento de que Instagram desarrollara y atendiera las quejas de muchos de sus usuarios ante la falta de crear post shoppables, es decir, post donde se pudieran adquirir prendas, objetos o experiencias a través de ellos, a la vez que ofrecer la posibilidad de descargar aplicaciones rápidas y sencillas dentro del propio Instagram. Es decir, que ha llegado la hora de rentabilizar potencialmente la que para muchos es la plataforma más aspiracional de la industria de la moda que, además, ha creado todo un estilo de vida y un lenguaje en paralelo a su fulminante ascenso.

Este anuncio coincide con la misma estrategia que ha decidido implantar Pinterest y que ofrecerá la posibilidad tan sencilla de comprar todo lo que se anuncie por ambas redes con una simple tarjeta de crédito o por el sistema Apple-Pay. De esta forma, la comercialización de espacios en Instagram para anunciar todo lo que la dirección de la compañía decida en las próximas semanas cambia la estrategia de muchas marcas y, sobre todo, de muchos usuarios convertidos en auténticos empresarios debido a su elevado poder de compromiso con sus seguidores y, sobre todo, de credibilidad a la hora de recomendar un vestido, un accesorio o un hotel. Muchos de estos influencer habían creado lucrativas empresas de difusión y promoción a cambio de elevadas cantidades dinero que ahora podrían verse mermadas ante el cambio en la hoja de ruta de Instagram.

Fuente: D.R.

Es obvio que una vez consolidada como plataforma, Instagram ya no teme perder usuarios que dediquen su tiempo a navegar por una página promocional con el fin de adquirir lo que la marca desee anunciar. Antes eran esas mismas marcas las que podían destinar elevadas cantidades de presupuesto a contratar los servicios de un influencer (modelo, actor o blogger) con una elevada cantidad de seguidores y, sobre todo, con una altísima interacción con ellos, lo que podía traducirse en conversaciones muy productivas entre una marca a través de su interlocutor con esos posibles clientes. Todo cambia y la estructura de poder añadir estos anuncios promocionados obligará a muchos de ellos ha inventar otras opciones de visibilidad y, sobre todo, de influencia entre sus seguidores.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario

Comentarios recientes