FIRMAS

Crimen contra la humanidad. Por Alberto Vázquez-Figueroa

“…en las calles del mundo existen doscientos mil millones de filtros de colillas de cigarrillos de celulosa absolutamente indestructibles.

“No se pueden quemar o enterrar sin miedo a que contaminen la atmosfera o el suelo, crecen a un ritmo de seis mil millones anuales y juntos le darían la vuelta a la Tierra.

“Muchos van a parar a los ríos y al mar, algunos animales se los comen y de esa forman penetran en la cadena trófica conservando toda la nicotina, alquitrán y productos tóxicos que los fumadores han dejado en ellos durante cuarenta años.

“Uno de cada nueve retiene saliva de enfermos de sida, sífilis, hepatitis o  tuberculosis.

“En algunos países se fabrican con agua que contiene arsénico, las minúsculas partículas de ese arsénico se alteran con el paso del humo caliente y envenenan al fumador.

“Los cánceres de pulmón han descendido de forma notable pero se han centuplicado los de hígado, riñón, mama, estómago e intestinos,

“Y especialmente han aumentado las enfermedades infantiles porque los niños están en contactos directo con las colillas en los parques y las playas.

“Un informe de la ONU afirma que cada dos niños que nazca en este momento uno morirá joven por culpa de un cáncer.

“Se debe atajar esa plaga volviendo al cigarrillo sin filtro y que cada fumador asuma los riesgos para su salud, porque sus colillas- un poco de papel y tabaco- no contaminan.

“Las tabacaleras no quieren renunciar al filtro que constituye la tercera parte del cigarrillo, ya que ese filtro les resulta veinticinco veces barato que un tabaco que es necesario plantar, cultivar o recoger. Debido a ello se ahorran setenta céntimos en cada paquete, lo que puede considerarse una estafa al consumidor…

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario