FIRMAS

El bar de Pepe. El embargo. Por Joaquín Hernández

Pepe está furioso, acaba de recibir una notificación del banco donde le comunican que si en el plazo de 15 días no abona los dos plazos vencidos del crédito se verán “obligados a proceder judicialmente y solicitar el embargo de todos sus bienes”. A Pepe, que lo último que le falta es que le den por saco, lo del embargo de “sus bienes” le importa un pimiento frito en aceite de soja, pero si le tiene meditando y mascullando en arameo no sé cuantos insultos y maldiciones a Rajoy y toda su familia. Pepe se pregunta ¿Qué putada esto de ser avalista de alguien que te embarga si  no le puedes pagar, pero que a su vez no paga lo que le has prestado?

Me pongo en  su lugar y solo puedo consolarle, le digo que vaya a ver al director del banco que yo le conozco y hablaré con él para que le aumente el plazo y baje el importe mensual de los recibos, claro que si hace eso aumentará el tipo de interés y al final la mano se la echaré al cuello. El Bar de Pepe no ha vuelto a ser lo que era, se acabaron las tapas de pulpo a la vinagreta, los tollos con mojo picón y las papas arrugás, el olor a calamares fritos o las famosas croquetas de bacalao, pollo o serrano; la bodega, antaño repleta de buenos caldos, está de un famélico que da pena verla, ya no se compra por cajas, ahora Pepe va al súper y compra un par de botellitas para ir tirando, y así con el whisky o el ron. La escasa clientela está compuesta por pensionista y parados de larga duración, los primeros grandes consumidores del vinito y la tapita y sobre todo de la máquina saca perras, ahora no tienen para pagar un par de cortaditos y los segundos los fiados han aumentado a tal nivel que Pepe se ha visto en la obligación de cerrar “el grifo” de las cañas de cerveza hasta ir cobrando los saldos pendientes.

La pregunta que se hace el amigo Pepe nos la hacemos millones de españoles ¿Cuánto dinero nos ha costado el rescate de la banca fraudulenta? ¿Qué pasa con los activos tóxicos? ¿Quién tiene el fondo inmobiliario de la banca corrupta y carroñera? ¿Qué tipo de interés pagamos por el préstamo obtenido para el citado rescate?

En un estupendo informe confeccionado por la colega Conchi Lafraya en La Vanguardia sección de economía, nos dice: “El rescate a la banca en España suscita muchas preguntas entre los ciudadanos sobre el coste real o cómo se pagará. Cada organismo ofrece cifras diferentes. En España, hasta ahora, el Tribunal de Cuentas y el Banco de España han realizado algunas aproximaciones. El primero estima que las ayudas se elevan a 107.913,5 millones mientras que el regulador calcula que son 94.157”

“Sea como sea, el Estado español calcula que, por ahora, sólo se podrán recuperar unos 4.000 millones. De los cuales, 1.760 millones proceden de la venta de Novagalicia y las devoluciones que hizo CaixaBank a cuenta de Banca Cívica. Otros 1.135 millones por las amortizaciones de obligaciones convertibles de Ibercaja, Unicaja y Liberbank. Y los 1.300 millones restantes por la venta del 7,5% de Bankia, aunque estos siguen en el balance de su matriz, BFA”.

Debemos recordar que al solicitar el rescate y acceder al mismo nuestro país se comprometió a cumplir con las condiciones impuestas desde Bruselas y que en primer lugar implican una pérdida de autonomía para decidir sobre su sistema financiero y política económica. Quién presta un dinero siempre espera que le sea devuelto y nuestro rescate no es una excepción a esa regla.

El primer designio europeo: reducir el déficit y cumplir con el objetivo del 3%. Para lograrlo se aplicarán medidas que todos los españoles deberán afrontar y que repercutirán sin duda a sus bolsillos y condiciones de vida:

Recorte de las pensiones. El aumento de la edad de jubilación de los 65 a los 67 años era una condición imprescindible para Europa.

Copagos y reducción del gasto en servicios públicos y esenciales como sanidad o educación. Lo que impulsará a muchos a apostar por la vía privada o la autofinanciación para poder acceder a los mismos.

Aumento del IVA. A pesar de que el ejecutivo negara una subida del IVA parece que las presiones de Europa pesaron más en la decisión final. Consecuencia: subida del IVA del 18 al 21% y por tanto, encarecimiento generalizado de todos los bienes y servicios y reducción del nivel adquisitivo de todos los españoles.

Necesidad del Tesoro de emitir más deuda  pública de la prevista pagando más interesantes para poder financiarse.

Lo que está claro es que nadie presta el dinero desinteresadamente, tampoco Europa. Y que deberemos devolverlo y pagarlo entre todos los españoles. ¿Qué recibimos a cambio?: NADA

O sea que esta gentuza hace lo que le da la gana con los dineros públicos que hemos avalado y estamos pagando todos los españoles, mientras esto sucede ellos siguen embargando, desahuciando sin piedad.

La política del absurdo y del caos absoluto, que nadie entiende es la realidad de la España del siglo XXI: Pagamos las estafas y nos hacemos cargo de las deudas de los mafiosos, mientras esto ocurre y precisamente por salvar de la quiebra a una parte de la banca y cajas de ahorro corrupta y ladrona, millones de ciudadanos están en la más miserable de las miserias, 5.6 millones de parados, etc. etc. etc.

Para la banca somos números de negocio, para nosotros una carga que más temprano que tarde nos tendremos que quitar de nuestras espaldas. Quizás cambiando el concepto y empezando a embargar al embargador lo que nos debe.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario