FIRMAS

Entrevista a Alfredo Menéndez (I). Por Gorka Zumeta

“Cuando me llamaron para “Las Mañanas” de RNE pensé que era una broma”

La radio posee una cualidad tan exclusiva como peligrosa: te muestra tal cual eres. Como el algodón, “la radio no engaña”. Y pese a las imposturas y las afectaciones, al final quien sale retratado en la antena es la auténtica personalidad de quien habla a los oyentes desde el micrófono, intentando convertirse en una costumbre para ellos. El caso de Alfredo Menéndez, al frente de “Las Mañanas” de RNE, el programa estrella de la radio pública, el que encumbró a Luis del Olmo e hizo ‘cotizar en Bolsa’ a Carlos Herrera, a dos de los más grandes, me parece muy sintomático de la radio que se hace hoy día: de cómo se habla, de cómo se estructuran las frases, de qué expresiones se utilizan más.
Alfredo pertenece a otra generación y su forma de hacer radio, como él, ha evolucionado. Quienes le conocen, subrayan de él que es “atento, cariñoso, receptivo y un cachondo. Humilde y buena gente”.  Es, justo, el retrato que corrobora la radio. E insisto, la radio no traiciona nunca al oyente, es transparente con todos sus hijos, para bien y para mal. Si analizamos su forma de trabajar “se desprende entusiasmo (de ella), profesionalidad y amor rotundo y absoluto por la radio”, -me dicen-. Y todo esto se nota. Y los lectores de este blog conocerán en esta entrevista las fuentes de donde bebió Menéndez y de quién ha aprendido esa Escuela que defiende a cada minuto. RNE, hoy en día, suena muy diferente. La hace gente más joven. En el caso de Menéndez un tipo de 42 años que, cuando estudiaba en la facultad, ya escuchaba del Olmo y a Gabilondo en la radio, y soñaba con llegar tan alto como ellos. De momento ya se ha sentado en la silla de las mañanas de la radio.
Alfredo Menéndez, un nuevo estilo para la radio pública

-¿Cómo se define mejor a Alfredo Menéndez: como un periodista, como un periodista de radio o como un radiofonista?

-No soy especialmente mitómamo con los términos. Supongo que entre profanos, prefiero definirme como periodista –y con mucho orgullo- y entre colegas, como periodista de radio. Pero no tengo mucha manía al respecto. La radio es el apellido, el nombre, es el periodismo.
-Trabajaste en el ‘Protagonistas’ de Luis del Olmo, ¿tener la escuela tan cerca, imagino que sería un lujo… Luego llegó Carlos Herrera… Has tenido a los grandes muy cerca? ¿Qué tres cosas te llevaste de ellos?
 
-No sé si me llevé nada ; en todo caso lo intento día a día de lo que vi. De Luis el olfato. La puesta en antena. El saber rodearse de gente que aporta. El equilibrio entre información y entretenimiento. De Carlos me gustaría llevarme la energía, la ironía, el ritmo, el sentido del humor, las ganas de reír. Pero hay más: de Carlos Alsina que también tuve esa suerte…
-…no me lo digas! El respeto por el medio!
 
-Exacto, el amor por la radio bien hecha (lema de Antena 3 Radio por cierto), la importancia de las sintonías, la pausa… En fin. Tanto de tantos que me gustaría poner en práctica.
image_content_medium_813121_20130723163453
De sus tiempos en Onda Cero, donde se encargó, 
en la última etapa, de la información local de Madrid

-Tú has experimentado un salto enorme de micrófono: de la programación local de Madrid en Onda Cero al liderazgo de la radio matinal en RNE. ¿Cómo recuerdas el día en que te dieron la noticia? ¿Con vértigo? ¿Cómo un reto?

-Pensé que era una broma. Creía sinceramente que estaban buscando una posible terna para incluir mi nombre en una candidatura de tres nombres. Y no: era para ofrecérmelo tal cual. El vértigo total porque cuando dejé la radio en mayo de 2013 pensaba que no iba a volver a hacer radio nunca más. Pero ya ves: te alejas de la radio y si la radio quiere, vuelves. Y en mi caso, vuelves por la puerta grande.
 
-¡Y tan grande! Ahora resulta que Carlos (Herrera) se ha marchado de Onda Cero (o le han marchado), y llegan Carlos Alsina y Juanra Lucas y –parece- tendrás enfrente, en la Cope, a Carloherrera…  Va cambiar el paisaje. La única que mantiene su oferta es RNE. ¿Qué ¡reflexión te merece enfrentarte a tus compañeros/competidores en este nuevo escenario?
 
-¡Jeje! No deja de tener su gracia que en septiembre, si se confirman todos estos cambios, el más veterano haciendo el programa de la mañana sería yo. Sería mi tercera temporada y mis competidores se estarían estrenando o apenas llevarían un trimestre. En fin: no tiene más importancia que la del chascarrillo, pero me hace gracia porque me sigo considerando “el nuevo” en todo esto.
Entrevistando al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy

-Además, toda la competencia ha partido sus mañanas en dos tramos y dos conductores y RNE sigue manteniendo la misma estructura ómnibus heredada del ‘Protagonistas’, de Luis del Olmo… ¿Es que no hay profesionales capaces de asumir con eficacia las seis horas del programa de la mañana? ¿O por qué crees que se produce este desdoble?

-Hacer seis horas no tiene más mérito que saber cambiar de registro del tramo más informativo al tramo de mayor entretenimiento. Creo que hay muchos profesionales capaces de asumirlo y a mí me ha tocado intentar demostrar que soy uno de ellos. No sé por qué el resto de cadenas opta por partir el tramo: sus razones tendrán. En mi caso estoy encantadísimo de tener que hacer todo el formato porque mi curiosidad es insaciable y así no tengo que renunciar a nada.
-A un buen político se le evalúa cuando estructura y defiende bien sus réplicas, ¿a un periodista se le puntúa más en las repreguntas?… porque tú acostumbras a hacerlo. Y bastante a menudo…
 
-La repregunta no es más que una pregunta que no ha sido respondida. Así que el mérito, como todo en la radio, está en escuchar el doble de lo que se habla. Si has preguntado algo y no ha sido respondido, de una manera elegante y educada, debe ser repreguntado. No creo que haya que mitificar la repregunta, ni la entrevista a modo interrogatorio.
RNE
En directo, con Javier Capitán e Iñaki Anasagasti

-¿Qué es entonces una entrevista para ti, cómo la concibes?

-Una entrevista es una charla con dudas y certezas; y si un entrevistado – a la tercera – no quiere responder, su silencio o su evasiva es otra clase de respuesta a veces incluso más contundente. No necesariamente supone que el que pregunta esté de acuerdo con el que responde.

Continúa…

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario