Canarias Educación SOCIEDAD

Martinón toma las riendas de la ULL con una llamada a la unidad

Elblogoferoz.- Antonio Martinón Cejas es ya el nuevo rector de la Universidad de La Laguna, tras haber tomado posesión de su cargo hoy, miércoles 27 de mayo, en una ceremonia presidida por el presidente en funciones del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, que se ha desarrollado ante un Paraninfo repleto de personas, tanto de la comunidad universitaria como de instituciones civiles y militares de Tenerife. El nuevo mandatario de la institución inició su mandato con un discurso en el que insistió en la necesidad de unidad de la comunidad universitaria para afrontar los importantes retos que tiene por delante.

La ceremonia en sí fue muy sencilla pero plagada de simbolismos. La secretaria general de Presidencia del Gobierno de Canarias leyó el decreto mediante el cual el ejecutivo regional nombraba a Martinón y, seguidamente, éste procedió a prometer su cargo y a firmar el acta en presencia de varios testigos procedentes del alumnado, el profesorado y el personal de administración y servicios de la institución.

A continuación, el rector saliente de la ULL, Eduardo Doménech, entregó a su sucesor en el cargo la medalla, el anillo y el bastón símbolos de su cargo y, para terminar sus ocho años de mandato, cedió a Martinón el puesto preferente en la mesa presidencial que hasta ese momento él había ocupado. El nuevo rector brindó el bastón de mando al público asistente que lo ovacionó, y seguidamente procedió a dictar su primer discurso en el cargo.

Martinón comenzó su intervención agradeciendo a Doménech, y a todo su equipo el trabajo desarrollado en estos ocho años de mandato, así como al conjunto de universitarios que apoyaron su candidatura. “A quienes prefirieron votar alguna de las otras candidaturas les pido ahora que se sumen a nuestro proyecto con sus ideas, aportaciones y trabajo”, añadió, al tiempo que también tuvo palabras de agradecimiento para los otros dos profesores que concurrieron a estos comicios, Olga Alegre y Juan Capafons.

El nuevo mandatario de la institución académica habló de un tiempo nuevo para construir una universidad mejor y para ello recordó los ejes de su plan de gobierno. “Queremos una universidad con una muy buena docencia en todas las disciplinas”, explicó ante un Paraninfo expectante, y señaló que no puede aceptar un déficit de calidad docente en ninguno de los títulos que imparte la Universidad de La Laguna.

Martinón persigue una universidad en la que todo el mundo se sienta involucrado con la investigación “como parte consustancial a la condición de docente universitario”. También habló de una universidad “situada en el mundo”, con estrechas relaciones con universidades del continente africano, otras muchas americanas y europeas.
“Deseamos una universidad con una relación más intensa con la sociedad, especialmente con el mundo económico”, prosiguió el rector. El recién nombrado rector hizo referencia a su compromiso absoluto con la sociedad canaria y con el progreso social de la región.

martinon12

“Todos trabajamos para la universidad y para la sociedad; nadie trabaja para el rector”, explicó Antonio Martinón, quien apeló a la unidad de los universitarios, “porque necesitamos ser uno”, dijo. “Lo pido, lo ruego, lo exijo: desterremos para siempre de nuestro lenguaje universitario el “ellos y nosotros”. El catedrático sostuvo que recabará las opiniones y consejos de los que han sido rectores, del profesorado activamente implicado en al docencia y en al investigación, del personal de administración y servicios y del alumnado, “razón primera de la existencia de la universidad”, aclaró.

El nuevo rector recalcó la obligación de dar cuenta a la sociedad y enfatizó el carácter público de esta institución. “La universidad no es patrimonio de los universitarios, aunque a nosotros nos corresponda decidir. La universidad es de la sociedad, que nos ha concedido el privilegio de la autonomía y con él la responsabilidad del autogobierno”, lo que obliga a tener siempre presente el servicio público que la define.

“Quiero una universidad de la que se habla y con la que se habla; no solo una universidad a la que se cita sino también una universidad con la que se cita cualquier problema de nuestra sociedad y cualquier aspecto del saber humano”, indicó el nuevo rector del centro docente.

Canarias tiene tasas de desempleo insoportables, precisó Martinón, para quien la educación superior de calidad es la más poderosa herramienta para luchar contra esa lacra. “Desarrollaremos espacios de reflexión que permitan poner en valor el conocimiento de la universidad para abarcar la solución de los problemas”.

El rector apuntó en su discurso que se ha encontrado en muchas de las propuestas electorales de estas semanas un claro apoyo a la educación, lo que anima a pensar que seamos capaces de aumentar nuestro gasto medio en este capítulo. “Confío en alcanzar con la ULPGC un sistema estable de financiación para las universidades canarias”, añadió en este punto.

La Universidad de La Laguna tiene un papel decisivo para lograr una conciencia política regional, “superadora de viejos pleitos e integradora de sensibilidades diferentes”, dado que en sus aulas se encuentran canarios de todas las islas que entienden esa unidad regional.

Martinón tuvo un reconocimiento a los rectores de esta universidad que él ha conocido, desde Antonio González González en adelante, y señaló que la universidad es tradición pero también es innovación, al tiempo que animó al alumnado a explorar nuevas ideas.
”Somos conscientes de que no es fácil alcanzar la universidad con la que soñamos”, y de que va a encontrarse numerosos problemas. “Pero hay ganas de trabajar y hay ambición colectiva. Pido el apoyo a toda la sociedad para lograrlo”, sostuvo. Invitó a la comunidad universitaria a acompañarle en este tránsito, al tiempo que solicitó a los condescendientes y pesimistas que no pusieran peso en las alas en el vuelo que pretende emprender ahora.

Paulino Rivero

El presidente en funciones del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, cerró la ceremonia con una intervención en la que comenzó recordando la «abrumadora mayoría» con la que Antonio Martinón fue elegido rector por la comunidad universitaria. “La colaboración, el respeto a las decisiones de la mayoría y el compromiso institucional son valores que deben primar en la convivencia universitaria”, señaló.

Rivero recordó el valor histórico de la ULL como centro que ha impulsado una formación de calidad para toda la comunidad canaria durante sus dos siglos de existencia. “Hoy es una institución respetada y asentada que juega un papel fundamental en la sociedad. Estoy convencido de que Antonio Martinón, cuya trayectoria profesional es intachable, y su equipo, sabrán hacer que la universidad siga avanzando”.

El presidente abogó por abrir la universidad al exterior, poniendo especial hincapié la internacionalización. Recordó que la colaboración entre gobierno y universidades para aumentar la competitividad de las instituciones académicas ha sido estrecha, a pesar de que las circunstancias de crisis no han sido las más propicias. Rivero reiteró que a lo largo de su gobierno se ha intentado defender “contra viento y marea una educación pública de calidad” mediante diversas medidas, ayudas y becas que se han intentado mantener a pesar de la situación económica.

Rivero concluyó su locución afirmando que “es necesario que exista una colaboración llena de lealtad y confianza” entre gobierno y universidades, momento en el cual recordó que ambas cualidades han sido demostradas por el rector saliente, Eduardo Doménech, y su homólogo de la ULPGC, José Regidor.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario