FIRMAS

El bar de Pepe. No te quejes guanajo, tienes lo que mereces. Por Joaquín Hernández

En un estupendo artículo, Carlos García, médico traumatologo y cirujano, titulado «el pasotismo de los canarios», se queja de la falta de vergüenza de los canarios en cuanto a dar la cara para defender sus derechos.

El artículo publicado en la revista digital San Borondón, supongo que en algún otro medio también, es una queja ante el miedo de una sociedad aborregada y temerosa de los poderosos.

En Tenerife, más que en cualquier otra isla, se vive con el miedo pegado al cuerpo, la mafia institucional llevada años tras años por el tripartito, ha dejado a los tinerfeños con el pánico de no saber ni siquiera protestar por salvar su vida.

Carlos viene a decir: «lo vivido hace unos días en la Marcha Blanca, que fue convocada invitando a la ciudadanía para demostrar su contrariedad ante la situación de la Sanidad Pública, con sus graves colapsos, con su inoperancia, con su pérdida de calidad, con los recortes y tijeretazos a su financiación, con la ausencia de hospitales y camas públicas hospitalarias y con todo lo que ya sabemos y padecemos, me confirma el grave pasotismo que padecemos en Canarias en relación con este tema que tanto afecta a los pacientes, fundamentalmente, y a las familias y vecinos en general».

Y sigue, «…A los ciudadanos de las islas lo que los convoca son las fiestas de carnavales, las noches en blanco, los tenderetes y las romerías a las que acuden por decenas o cientos de miles a los lugares de convocatoria, debiendo ponerse ayudas y refuerzos a los transportes públicos y habilitando medidas excepcionales para poder soportar la avalancha humana que a ellas acuden».

Esto que dice el médico Carlos García, lo vengo diciendo desde hace más de 20 años, al principio me tachaban de facha derechista y falangista, posteriormente de «godo gediondo», luego de anti sistema, ahora mínimo de hijo de puta…

Pero aparte de las fobias que me tengan mis paisanos, a mí, a Joaquín Hernández, cada día me da más asco pertenecer a esta suciedad de sociedad.

Los canarios, con excepción de algunos, somos un pueblo de masoquistas, pringaos, miedosos ante el presente y con diarrea pensando en el futuro preferimos que nos sigan robando, aguantando la mafia sin darnos cuenta que esa mafia no maneja sus “fondos», manejan nuestros dineros, y lo hacen para su propio beneficio.

Se nos convence con un vaso de vino pirriaco, un bocata de mortadela o un plato de paella y un tenderete en la plaza de España para los capullos de los jóvenes voten al rey del mambo sucesor de anteriores reyes del mambo…

Menos de 1000 personas acudieron a la manifestación «Marea blanca por un mejor Sanidad en Canarias».

Carlos García harto de estar harto, grita «Por eso digo que estoy cabreado. Porque para algo tan básico como la salud o la sanidad, ninguno asiste, les da igual y solo acudimos los profesionales sanitarios, médicos, enfermeras, auxiliares y los representantes de los trabajadores, los sindicatos, las asociaciones de la sanidad pública, los colegios profesionales. Pero, ¿dónde puñetas estaban los ciudadanos?; ¿dónde los 300.000 parados sin trabajo?; ¿dónde el 50% de los jóvenes sin empleo?; ¿dónde los jubilados?; ¿dónde los familiares de los ancianos con dependencias?; ¿dónde los usuarios que se quejan de las listas de espera y de que soportan largas horas en los servicios de Urgencias?; ¿dónde los que llevan meses y años a la espera de una consulta, prueba diagnóstica o intervención quirúrgica?; ¿dónde estaban los que engrosan las listas de pobreza, los que pasan hambre, las familias con niños que no comen bien y están desnutridos?; ¿dónde los que tienen problemas de pacientes con drogadicción o enfermedades mentales?; ¿dónde los que con incapacidades médicas no cobran lo que deben?; ¿Dónde los desahuciados de sus viviendas y que no tienen donde vivir?; ¿dónde los que no pueden costearse sus tratamientos médicos?».

Carlos tiene toda la fuerza de la razón para protestar, para sentirse frustrado y engañado por esa gente que forma parte de la sociedad donde el habita y por la que tanto ha luchado para lograr un mejor bienestar social.

Carlos ha luchado por todos nosotros para que logremos derechos fundamentales como es la salud, la sanidad pública como ejemplo de una medicina moderna y eficaz. Canarias se ha convertido en el paraíso de los especuladores de la salud, lo peor de todo no es que de nuestro presupuesto sanitario se vaya a la sanidad privada el 65%, lo peor es que no tiene el nivel, ni lo tendrá jamás.

Existen clínicas, conocidas por todos, que por mucho cambio de imagen y nuevas instalaciones siguen estando en el más bajo nivel sanitario de España, una simple operación de cataratas puede convertirse en el problema mayor de tu vida, si se trata de una colonoscopia huelga decir del riesgo que corres en manos de un principiante y novato, por decir algo; el 80% de los pacientes desviados de la sanidad pública a la privada muestran su descontento.

Si tenemos en cuenta que el 52% de los hospitales canarios son privados y que el número de camas asciende al 35% del total de las islas, la pregunta del millón sería esta ¿a quienes no les interesa la puesta en marcha de los hospitales del norte y el sur de la isla de Tenerife que llevan esperando 30 años su construcción?

Cobardes con rostro, cobardes sin él, Cobardes anónimos somos todos los que, asistiendo impasiblemente a tanta locura desatada, a tanto horror y miseria, seguimos sentados mirando el cadáver de nuestro vecino pasar, sin creer que el próximo será el nuestro.

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario